espectaculos espectaculos
miércoles 08 de junio de 2016

Las series de terror se apoderan de la televisión

Con el estreno de Outcast, este género volvió a ganar terreno en la pantalla chica con un producto que aspira a posicionarse entre lo mejor del año

El género del terror estuvo presente en el relato de las series de televisión desde sus inicios como formato popular. La Dimensión Desconocida, para los libros de estudio uno de los mejores programas de la historia, fue uno de los primeros exponentes catódicos en explotar ese tipo de narraciones. Si bien su propuesta iba más allá de un género específico jugando también en el terreno de la ciencia ficción y las historias asombrosas, varios de los episodios más destacados transitaban el terror. "Pesadilla a 20 mil pies", con guión de Richard Matheson y dirección de Richard Donner, es uno de los envíos más recordados y parodiados en la cultura popular. En él, William Shatner interpreta a un neurótico hombre que se descontrola en un vuelo durante una tormenta a partir de que comienza a ver a un monstruo en el ala del avión.

Los Cuentos Asombrosos, producción de Steven Spielberg y homenaje personal a La Dimensión Desconocida, también llevaron el terror a la pantalla en varias de sus historias en la década del ochenta. Los Cuentos de la Cripta o Masters of Horror, fueron, también, series que trabajaron relatos unitarios en el género del horror. Si bien Los Expedientes Secretos X es una serie de ciencia ficción, muchas de sus historias tienen que ver con el terror clásico. Sin ir más lejos su creador, Chris Carter, siempre reconoció la influencia de la serie de culto y terror Kolchak: The Night Stalker como fuente e inspiración del programa. En los nuevos episodios, de Los Expedientes Secretos X, fruto de su relanzamiento en 2016, en el capítulo "Mulder & Scully meet the were-monster" se realiza una parodia y homenaje a esa serie.

Lejos de perderse en las arenas del tiempo, el terror aprovecha todas sus temáticas y el subgénero en la actualidad de las series de televisión.

Series como Black Mirror, una serie inglesa que atraviesa la compleja relación entre comunicación y tecnología en el nuevo siglo. Con mucho cinismo y una mirada bastante despiadada de la condición humana, Charlie Brooker, productor y creador del programa, aborda desde diferentes fábulas conflictos donde sus protagonistas reflejan algunas de las peores facetas del ser. Por momentos ciencia ficción, por momentos terror clásico (como el episodio "White Bear"), lo cierto es que el horror presente en Black Mirror se refleja en las situaciones que atraviesan los protagonistas de cada historia.

Otra serie es Penny Dreadful. Si algo no deja dudas frente a esta serie es su género de pertenencia: terror gótico de pura cepa. Esta producción de Showtime, que en Latinoamérica se puede ver a través de HBO, se encuentra en plena tercera temporada y en ascendiente calidad. Penny Dreadful logra lo mejor de los relatos "pulp", aquellas historias populares de principios de siglo pasado y junta en una suerte de "Liga Extraordinaria" a un grupo de "raros" que enfrentan a los seres más abominables del inframundo. Frankenstein, Hombres Lobo, Vampiros, Brujas se cruzan en muy buen cóctel que aprovecha al máximo el marco de la Londres Victoriana.

American Horror Story, es una de las mejores series a la hora de explotar el terror. Imposible olvidar otras como The Walking Dead, que supo devolverles una gran popularidad a los zombies.

Ahora la gran apuesta es Outcast, una serie sobre exorcismos, que, al menos en su primer capítulo se mostró más alejada de otras como Supernatural, que lleva unas diez temporadas en la pantalla chica.



Fuente:

Más Leídas