espectaculos espectaculos
lunes 23 de mayo de 2016

Las nuevas heroínas y villanas del cine

Capitán América: Civil War y X-Men: Apocalipsis renovaron las caras femeninas en la pantalla grande

Pocas semanas aparecieron los elencos a toda estrella de Capitán América: Civil War y X-Men: Apocalipsis, y entre las dos sumaron más heroínas y villanas que todo el cine de la segunda mitad del siglo XX, en donde disponíamos de Superchica, Gatúbela y no mucho más. Sí, claro que la oración anterior es una exageración lisa y llana y como tal es una mentira, pero tiene un punto atendible: ante la tantas veces denunciada escasez de roles fuertes para las actrices en Hollywood, las películas de superhéroes ofrecen cada vez más lugares destacados. Aquí están las heroínas y villanas vistas con pocas semanas de diferencia en esas dos películas, más un agregado de una película de hace una década que merece el lugar de la excepción.

Olivia Munn es uno de los puntos más fuertes de X-Men: Apocalipsis, una de las acompañantes más pertinaces del villano del título, con una frialdad y un enojo notables, y un traje que combina lo ochentoso con lo mortal. También está la inglesa Sophie Turner, que de Game of Thrones pasa a X-Men compartiendo el don del profesor Charles Xavier: menos golpes, más esfuerzo mental. Lo de Jennifer Lawrence como Raven/Mystique -papel que inició en la serie original de X-Men Rebecca Romijn, que finalmente no fue tan estrella como creíamos a principios de siglo- está claro que es un prodigio actoral constante (además de ser la actriz mejor paga de 2015). Y Storm, que luego (luego en la historia de los X-Men pero antes en la producción de cine) sería Halle Berry, es interpretada por Alexandra Shipp.

En Capitán América: Civil War las heroínas son menos, son sólo dos, una de cada bando. Scarlett Johansson (segunda actriz mejor paga de 2015) tiene una voz especial y espacial para hacer de heroína, para llenar la pantalla, de ahí el uso exclusivo de su voz en Her. Eso sí, su presencia como Black Widow lamentablemente se pierde en los planos de pelea, en donde se nota que no es ella la de los golpes sino su doble Heidi Moneymaker. Menos expuesta a las piruetas, Elizabeth Olsen como Scarlet Witch juega casi toda la película a la tristeza voluptuosa, porque al principio del relato revienta a civiles, acto que pone a rodar la bastante obvia discusión política de la película.

Para terminar, una película que cumple 10 años. La protagonista: Uma Thurman. El personaje es G-Girl, una superheroína muy enojada porque fue dejada por Matt (Luke Wilson) después de un par de salidas. Es una película en la que alguien arroja un tiburón vivo hacia un departamento. G-Girl, celosa, hasta se resiste a salvar a Nueva York de un misil. Mi súper ex-novia era una película que naturalizaba la existencia de superheroínas, y que intentaba ser una comedia con una de ellas y no una de superhéroes con comedia. No, claro, no fue un éxito.

Fuente: Rolling Stone

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas