espectaculos espectaculos
domingo 06 de agosto de 2017

Las cinco coronas de los reyes de la bachata

La pareja compuesta por Gabriel Salgado y Leticia Beltrán ganaron su quinto campeonato mundial de esa danza, en Las Vegas, Estados Unidos

El primer campeonato que los convirtió en los mejores del mundo en bachata (género musical de moda, que en realidad es un ritmo y danza folclórica de República Dominicana) fue en 2014.

A partir de ese momento todo cambió drásticamente para los bailarines mendocinos Leticia Beltrán y Gabriel Salgado, que hoy en día recorren el mundo brindando clases, talleres y compitiendo.

El último de sus logros fue a principios de julio de este año, cuando volvieron a ganar el primer puesto en bachata cabaret (la que incluye trucos) en Las Vegas (Estados Unidos), certamen nuevo –es el segundo año que se realiza– con el cual ya son cinco los campeonatos mundiales que ellos han conseguido hasta la fecha.

Recién llegados y con pocos días libres, Gabriel y Leticia cuentan sus planes a futuro, con un dato sobresaliente: ya tienen llena su agenda hasta agosto de 2018.

Buenos alumnos
El día de esta nota, los chicos llegan con sus bolsos porque del diario se van a las clases programadas esa tarde, arrancando con dos horas de acrobacia (con Daniela Sat, una de las artífices del espectáculo Cuerdas), una hora de clásico (con Ana Muñoz), una hora de elongación y finalmente la puesta en marcha de la coreografía con la que competirán en Orlando (Miami) en diciembre, certamen del que ya han salido campeones.

"Las clases de acrobacia son por la complejidad de los trucos –explicó Gabriel–. Por ejemplo, para el tramo de inicio de la coreografía con la que ganamos en Las Vegas, estuvimos tres meses. Y la nueva también es muy exigente", detalló el bailarín, quien agregó que alquilan un galpón provisto de colchonetas para que las caídas, hasta lograr el objetivo, no se vuelvan peligrosas.

Itinerario de campeones
En Las Vegas estuvieron siete días, pero antes pasaron por Brasil dos semanas, entrenando en la academia de una pareja multicampeona de salsa –Carine Morais y Rafael Barros– y participando en un congreso.

En Estados Unidos, ya con la quinta copa bajo el brazo, cumplieron compromisos que tenían programados en Los Ángeles, Alabama y San Francisco, donde bailarines y amantes de todo el mundo se inscribían para participar en sus talleres o simplemente conocerlos, porque se han transformado en un referente indiscutible para quienes aman la bachata. Y esa admiración los sorprende porque hasta hace poco eran ellos los que recorrían congresos y clases para perfeccionarse con profesionales que los deslumbraban.

"A mí lo que más me ha impactado en estos años es trabajar o colaborar con profesionales que siempre admiré, como Fernando Sosa –alma máter del que es considerado el mejor grupo de salsa del mundo, Tropical Gem–. Él incluyó un truco nuestro en su última coreografía grupal, con la que ganaron el primer puesto en Las Vegas", refirió Gabriel.

Para su compañera, lo mejor de estos años ha sido "conocer países y que nos llamen para presentarnos en lugares que ni siquiera lo hubiésemos soñado. Esto me da la energía necesaria para ensayar seis horas, seguir con la dieta estricta que tenemos y entender que tras cinco campeonatos, ahora tenemos una gran responsabilidad. Ya no nos podemos equivocar, ni en un certamen ni un show, la presión que tenemos ahora es mucho más grande", confió.

Tiempo completo
Con las limitaciones que nuestra realidad económica les impone –los vestuarios, por ejemplo, son muy onerosos–, ellos trabajan todo el día para llevar adelante este empresa de dos, hecha de pasión y años de esfuerzos.

Leticia sigue diseñando los trabajos y pegando a mano las piedras de los trajes y Gabriel se encarga de manejar las redes sociales, que los contacta con bailarines y organizadores de eventos de salsa y bachata en todo el mundo.

Además manejan la coordinación de su agenda, porque arman sus itinerarios profesionales. Así es que ya saben que hasta setiembre harán una gira por el sur de Argentina y en octubre se van tres meses a Europa, con base en Milán, como han hecho en años anteriores, patrocinados por la academia de danza de Fernando Sosa. Esos meses incluyen el viaje en diciembre para competir en Orlando y luego seguir a Ecuador, México, tres meses en Australia y uno en Estados Unidos, ya en 2018.
Fuente:

Más Leídas