espectaculos espectaculos
jueves 28 de abril de 2016

La vuelta de Ana María Picchio a la pantalla

Picchio, actriz de películas claves del cine nacional vuelve en "Angélica, la doctora" a un protagónico en la pantalla grande.

Ana María Picchio es la figura central de "Angelita, la doctora", la ópera prima de la actriz y teatrista Helena Tritek, en la que compone a una enfermera que en su tiempo libre colabora, a domicilio, con vecinos jubilados para que puedan sobrellevar mejor su "tercera edad".

Angelita no está afuera de la problemática que pueda tener cualquiera de los mortales en los tiempos que corren: estuvo en pareja pero está sola y su hijo veinteañero no consigue sentar cabeza y por más que intenta hacerlo siempre se choca con su propia naturaleza.

Picchio, actriz de películas claves del cine nacional –más de 30 en total- clásicos como "Breve cielo" o "La tregua", también de "Chechechela, una chica de barrio", "Martin H", "Pequeños milagros" y "El mar de lucas", entre otros, vuelve en este filme a un protagónico en la pantalla grande.

Además, la actriz es una de las figuras del elenco de "Franciscus", la exitosa puesta de Flavio Mendoza en la calle Corrientes, en la que la pone actualmente todas las fichas: "No tengo planes de hacer televisión ni cine para este año... hacer teatro es un gran compromiso".

"Tuvimos mucha colaboración para hacer la película, conseguimos una maquilladora de El Trece, presentamos el guión al Incaa, que nos dio su apoyo y empezamos a filmar", recuerda la actriz que fue la madre superiora del éxito televisivo de 2015 "Esperanza mía".

"Nunca había trabajado con Helena, sí nos conocíamos del conservatorio y nos empezamos a acercar cuando trabajaba con Claudio Tolcachir haciendo 'Todos eran mis hijos', de Arthur Miller, allí charlábamos y así fue naciendo la idea de hacer 'Angelita...'", dijo.

"Hace ya bastante tiempo, Helena tuvo la idea de esta historia y para hacerla nos reunió a la escenógrafa Saula Benavente y a mí, y todas juntas, además, fuimos productoras", explicó Picchio a Télam, quien admitió que el suyo es un filme "independiente".

"Angelita..." es el ejercicio de una mujer de teatro con actores muy reconocidos -como Norma Aleandro, Hugo Arana, Mario Alarcón, Silvia Bayle, Chino Darín, Mimí Ardú y Sofía Palomino- alrededor de cuatro historias que reúnen diferentes personajes entrañables.

Aleandro como una vendedora de pájaros en una feria de Berazategui, el barrio donde transcurre la historia, Arana como un viejito rezongón junto a su esposa, encarnada por Bayle, Alarcón que vive peleándose con su mascota, mientras que Chino Darín es el hijo, y Ardú la madre "agrandada" de Palomino, su novia.

En ese mundo que todavía tiene como sello la vida desacelerada de una zona de clase media del conurbano bonaerense, Tritek se mueve con soltura, igual que su figura central, la enfermera a quien apodan "la doctora", por su rutina de colaborar con el vecindario.

"Trabajar con Helena fue maravilloso porque es alguien que se dedica al arte, al teatro y a la enseñanza, ahora al cine, y fue un placer hacerlo, y cada uno de los actores que aparecen conmigo es un actor querido, y eso también aporta mucho, porque para el público es como ver una historia de gente que conocés", afirma.

"La película es como un reencuentro y es probable que juntar nuevamente a tantos actores sea imposible... Y también está Chino Darín que está amoroso al igual que Sofía Palomino, la hija de Juan: los dos conforman una pareja muy bonita en esta historia", dice.

"En realidad empezamos a trabajar en la película hace cinco años, y Helena nos llevó un montón de veces a la fería en la que el personaje de Norma (Aleandro) vende pájaros con una cámara cualquiera para ir viendo como debía quedar en el producto final",

La actriz que en tevé también es recordada por ciclos como "Compromiso", "Los miedos" o "Las grandes novelas", reconoce que a la hora de elegir en qué proyecto sumarse no es muy exigente sino que tiene suerte que es elegida por quienes tienen buenas propuestas.

"Más allá de lo que muchos piensan tengo más cine que televisión, y recuerdo que cuando Manuel Antín estuvo a cargo del Incaa me dijo bromeando que cuando le llevaran otro proyecto conmigo lo iba a bochar... Era allá por los '80 cuando los cineastas y los actores éramos todavía un núcleo más pequeño y todos nos conocíamos", memora.

"Trabajar en televisión está bueno, y haciendo 'Esperanza mía' entré en el corazón de un público joven al que nunca me imaginé iba a llegar a reconocerme algún día, chicos de 4 años, 12 o 14... Y fue mucho sacrificio porque hacíamos la tira, teatro y giras, pero fue muy lindo. Que una nena por la calle le diga a su mamá 'Mirá, esa es la madre superiora!'... esas cosas son emocionantes", aseguró.


Fuente: Télam

Más Leídas