espectaculos espectaculos
viernes 08 de abril de 2016

La versión más optimista de Coldplay hace vibrar San Pablo

El líder Chris Martin y sus compañeros alumbraron 21 canciones a lo largo de cerca de dos horas de concierto

La banda británica Coldplay rescató hoy su lado más optimista en Sao Paulo e hizo vibrar al público brasileño con una fusión de ritmos y una descarga de colores que iluminó el estadio Alianz Parque.

El líder Chris Martin y sus compañeros alumbraron 21 canciones a lo largo de cerca de dos horas de concierto en los que rescataron temas de todos sus discos, incluido su séptimo álbum, "A Head Full of Dreams", una bocanada de alegría después del introvertido "Ghost stories".

Las buenas vibraciones se sintieron desde el comienzo del concierto, cuando una marea de luces rojas en forma de pulseras iluminó por completo el cielo paulista y dio entrada al cuarteto, que pisó suelo brasileño por quinta vez.

El grupo abrió la noche con la canción que da nombre a su último trabajo, pero no tardó en echar mano de sus clásicos y a los pocos minutos tocó el eterno "Yellow", toda una referencia en el repertorio de la banda de Londres.

El público coreó sin pensar una letra con más de 16 años de historia, pero Martin les interrumpió con un portugués de acento británico: "Buenas noches personal, buenas noches paulistas. Su país es lindo", dijo. Y entonó los últimos versos de su canción amarilla.

El conjunto también rescató de entre sus imprescindibles "The scientist", del disco "A Rush of Blood to the Head" (2002), y "Fix you" (X&Y, 2005), dos canciones en las que el líder se puso al comando del piano y cargó la atmósfera de un ambiente más intimista.

Entre temas melancólicos, Coldplay jugó con su baza discotequera y tiró de sencillos más bailables, como "Birds", uno de los temas de su nuevo álbum y que destaca por su ritmo rápido.

Pero la descarga colectiva llegó con el remix de "Paradise", que, con dosis de electrónica, convirtió el estadio en una auténtica pista de baile.

El público se entregó por completo, saltó y se dejó contagiar por la energía del conjunto. Al llegar la calma, de nuevo palabras. El vocalista se volvió a confesar ante sus fans, aunque esta vez en inglés: "Una de las cosas que nos hace feliz es venir a Sao Paulo", aseguró.

El grupo jugó con los ritmos y consiguió dosificar la energía de los presentes con una elección cuidadosa de sus canciones, que prácticamente recorrieron la historia del conjunto.

Tras la adrenalina de "Paradise" llegó la hora "Magic", un tema sosegado y místico que forma parte del intimista "Ghost stories", el cual fue cocinado durante la separación de Martin y su esposa, la actriz Gwyneth Paltrow, después de diez años de matrimonio.

En un nuevo momento de sosiego el conjunto hizo un guiño al fallecido cantante David Bowie con "We can be heroes just for one day".

Le siguió "Viva la vida" y "Adventure of a Lifetime", el single de "A Head Full of Dreams" y que fue entonado en la Super Bowl 50, la gran final del campeonato de fútbol americano.

Precisamente el momento de ensoñación lo puso Martin cuando interrumpió "A Sky full of stars" para llamar al palco a dos parejas de novios, que se pidieron matrimonio con la bendición del líder de la banda y ante los ojos de miles de espectadores.

El grupo acompañó todo su espectáculo con un explosivo juego de luces y colores: pulseras xylobands, lluvia de confetis y, como colofón final, fuegos artificiales que sonaron al ritmo de "Up&Up", la canción con la que la banda cerró su paso por la ciudad más poblada de Brasil.
Fuente:

Más Leídas