espectaculos espectaculos
miércoles 14 de septiembre de 2016

"La película muestra un costado poco visto de la dictadura"

Diego Velázquez presenta su laureada cinta en el Bafici itinerante 2016

La larga noche de Francisco Sanctis fue la película que lideró la comitiva de producciones argentinas en la última edición del Festival de Cannes. Asimismo, la cinta luego pasó por otros encuentros de cine, donde se alzó con premios, y la semana que viene participará en el Festival de San Sebastián, en España.

El filme trata la historia del personaje del título, un empleado que durante la dictadura recibe la información acerca de dos inminentes "desaparecidos" a los que debe alertar, lo que desata un viaje nocturno en el que se ve atenazado por la angustia.

El rol protagónico es de Diego Velázquez, el mismo actor porteño que hizo de Erdosain en Los siete locos y del fiscal José Miller en Farsantes.

Se trata de una adaptación de la novela homónima de Humberto Costantini, situada en Buenos Aires en 1977 y que según su propio protagonista le dijo a Escenario, "muestra un costado poco visto de la dictadura".

La larga noche de Francisco Sanctis fue dirigida por Andrea Testa y Francisco Márquez, y tendrá su estreno comercial en cines de todo el país en noviembre.

Previo a su debut nacional, la realización se consagró como la gran ganadora de la edición central del Festival Bafici, que se realiza cada año en Buenos Aires y en el que se premia el mejor cine independiente del país.

En esa oportunidad, la cinta se alzó con los premios a mejor película en la competencia oficial internacional y Velázquez se quedó con el premio a mejor actor. La producción obtuvo también el premio SIGNIS y el que entrega la Federación de Escuelas de Imagen y Sonido de América Latina.

El público mendocino tendrá la posibilidad de ver esta cinta el sábado, días antes de que se presente en San Sebastián, festival en el que se proyectará como parte de la sección Horizontes Latinos.

La función será esta noche, a las 21.30, en la sala Verde de la Nave Universitaria, en el Parque Central, en el marco del Bafici Itinerante.

Entrevistamos a Velázquez para saber más acerca de la experiencia de contar este drama ambientado en los años '70 y conocer cómo fue su experiencia en Cannes, el evento de cine internacional más importante del mundo luego de los Oscar.

–La película ha tenido mucha cobertura mediática, pero aún la mayoría de los argentinos no pudo verla. ¿Cómo definirías esta cinta?
–Es una película que muestra un costado poco visto de la dictadura, ya que si bien muestra la época del Proceso de Reorganización Nacional, se centra en el conflicto que sufre un hombre que se ve en la encrucijada de saber que hay dos personas que serán secuestradas esa noche y que podría salvarles la vida. Lo acompañamos en todas las dudas y decisiones que él toma a lo largo de esa noche.

–Es decir que la historia hace un corte y muestra las vivencias de una sola persona en particular, alguien que formó parte de las líneas menores del Proceso...
–Sí, mi personaje es parte de lo que se llama mayoría silenciosa y que no formaban parte de las decisiones sino que simplemente se encontraban en el medio de esa situación.

–¿Cómo fue la experiencia de participar en el Festival de Cannes?
–Estuvo muy bueno porque Cannes abrió una ventana muy grande y eso hace que la vea mucha más gente o que más gente se interese en ella. Sobre todo teniendo en cuenta que muchas veces las películas tienen destinos inciertos, se puede estrenar y tener buenas críticas pero pasar apenas dos semanas en cartelera. Entonces, la película venía bien, pero Cannes le terminó dando un empujón enorme.

–¿Cómo sigue el recorrido de la película?
–Se va a estrenar en noviembre en Argentina, pero antes va a pasar por algunos festivales más. La semana que viene se presenta en San Sebastián, lo cual también es muy importante. Todavía no sé si viajo, pero lo que sí tengo confirmado es que voy a festivales en Chicago y San Francisco, en Estados Unidos.

–¿Viajar a estos festivales son una oportunidad de que te ofrezcan trabajar afuera o más directores te tengan en cuenta?
–En realidad es más que nada la oportunidad de reunirte con gente del ambiente y compartir vivencias. Podés llegar a conocer gente y generar interés, pero tampoco es que se agolpan en la puerta del hotel para ofrecerte trabajo (risas). Es lindo, además, acompañar a la película.

–¿Qué planes tenés para el resto del año?
–Estoy ensayando para estrenar el año que viene una obra con Rafael Spregelburd y hay algunas propuestas de películas, pero está medio raro eso y no sé qué pasará.

–¿Se cayeron muchas películas que se estaban por rodar a raíz del cambio de gobierno?
–No sé concretamente en qué está el INCAA ahora, pero sí sé que el trabajo ha disminuido muchísimo. No sólo para los actores sino para todos los técnicos y empleados de todas las áreas. La industria audiovisual había crecido mucho y eso estaba bueno. Hay que ver ahora si la nueva gestión da de baja a todos los proyectos, ya sean series o películas, porque encontró una irregularidad o si elige subsanar esa irregularidad y darles continuidad a todos los otros proyectos.
Fuente:

Más Leídas