espectaculos espectaculos
lunes 09 de enero de 2017

La magia de los mandalas seduce a grandes y chicos

Libros didácticos, una tendencia que llegó para quedarse

Los libros para colorear destinados a adultos no son ninguna novedad. De hecho, tomaron a la industria editorial por sorpresa hace más de una década y se convirtieron en un suceso en ventas, gracias a que colaboran con la creatividad, el esparcimiento y sirven para "desenchufar" la mente del trabajo y los problemas cotidianos.

En una segunda etapa, se popularizaron, entre grandes y chicos, los libros para colorear mandalas, los cuales representan una técnica de meditación activa y altamente eficaz. De esta manera, se empezaron a editar libros que contienen en sus páginas un mandala y una afirmación para cada día del año o para situaciones variadas.

¿Por qué mandalas? Desde el principio de la humanidad, desde los egipcios, pasando por los hindúes hasta los mayas y los budistas, los mandalas han sido símbolo de la exploración por la tranquilidad y la paz interior.

Estas figuras, conocidas por sus particulares diseños llenos de detalles y patrones geométricos representan para los expertos el orden y la perfección del universo.

Por ejemplo, Viviana Aguirre, quien es psicoterapeuta alternativa, cuenta que pintar mandalas "permite hacer una pausa y tener un encuentro con nuestro mundo personal, ese que muchas veces perdemos de vista por la velocidad con la que se vive actualmente".

La idea entonces es pintar, meditar y reflexionar jornada a jornada, proponiendo una experiencia única y sanadora mediante el juego de colorear y tener en mente pensamientos positivos.

Eso es lo que propone, por ejemplo, Suri Jagat-Prakâza en su libro Un mandala para cada día, que resultó uno de los libros más vendido del año pasado para la editorial Del Nuevo Extremo. Está a la venta en Mendoza y se consigue a $240.

En las librerías también apareció recientemente 100 flores para colorear y meditar, el cual viene con una flor por página, acompañada por afirmaciones para lograr energía positiva. Ese texto es de Rose Akisi y cuesta $150.

En este caso, la idea es pintar flores con colores previamente escogidos, mientras se reflexiona sobre un pensamiento positivo. Luego de cada una de estas sesiones, se habrá sembrado buena energía en la mente, el espíritu y el corazón.

Con motivo del inicio de un nuevo año, hay tener en cuenta que en librerías locales se venden agendas anilladas con mandalas, calendarios y anotadores. Los precios varían entre $175 y $350.
Fuente:

Más Leídas