espectaculos espectaculos
sábado 02 de septiembre de 2017

La experiencia de ser parte de un Presagio

En una original puesta de danza teatro, el thriller, que esta noche llega a El Galpón Espacio Cultural, tiene mentiras, traición, un secuestro y un asesinato. El público será partícipe de una intriga con un sorprendente desenlace

Un año y medio ha pasado desde que la idea inicial de Presagio comenzó a gestarse y hoy el estreno de esta singular experiencia de teatro danza, que indaga en el thriller como elemento narrativo de originalidad, estrena en el El Galpón Espacio Cultural, bajo la dirección general de Adrián Costanzo, quien está viviendo las horas previas al debut "con mucha ansiedad. Contentos porque hemos llegado bien, con tiempo, pero es un proyecto que venimos trabajando hace tiempo y que de práctica específica, de puesta en el cuerpo la obra, llevamos unos seis meses".
presagio2.jpg

–Es un elenco numeroso...
–Los que están en el escenario son 12, pero hay mucha gente trabajando detrás, contando al iluminador (Luciano Cortez), escenógrafa (Lorena Baldín), vestuaristas (Matías Figueroa y Paula Sauma), director general, director de actores, que es Martín Chamorro, quien también está en la producción general junto a Agostina Scifo y Fernando Zalguero. Hay mucha gente trabajando en este proyecto.

–Esta obra reúne teatro, danza, música, ¿cómo fue su puesta en marcha?
–Es una obra que nosotros hicimos con bailarines y los hemos estado preparando en la fase actoral. Primero, son bailarines y después actores, pero hay una preparación física y técnica muy fuerte en ellos, como si se tratara de deportistas de alto rendimiento. Es una obra de danza y teatro físico. Además la música es original: fue compuesta por Diego Tardá para la obra y llevamos unos cinco meses trabajando en ella.

–Es un proyecto muy ambicioso...
–Creo que es un proyecto muy grande y sobre todo muy profesional, porque hemos cuidado cada detalle de la obra para el público, pensando qué es lo va a ver el espectador en esta escena, qué va a entender, porque a veces en la danza-teatro el bailarín puede tener una interpretación propia, pero nosotros estamos contando una historia aquí, con el cuerpo, con las palabras, porque los chicos también tienen diálogo. Es una historia de principio a fin. Como espectador vas a poder entender la historia perfectamente: qué es lo que queremos contar, cómo lo queremos hacer. Es como si te sentaras a ver una película, nada más que en vivo.
presagio1.jpg

–Al tratarse de un thriller, donde hay un asesinato, ¿no rompen con lo que es habitual ver en una obra de danza-teatro?
–Es verdad. Es el condimento original que hemos querido tener, porque al ser un thriller, no es abstracto no lo que vamos a transmitir. Es una historia que tiene protagonistas –en este caso son tres– que llevan el hilo conductor de esta historia y donde los bailarines son parte de la ciudad.

–¿Qué podés contar de la historia de "Presagio"?
–Se trata de una persona que tiene un sueño, una pesadilla y esta pesadilla se va haciendo realidad. En su sueño va viendo todo lo que va a pasar. Sucede en tres actos, porque se despierta de esta pesadilla tres veces y las tres veces tiene un final distinto en donde hay un asesinato, pero no se sabe quién es el que muere al final, porque es una persona distinta en cada una de las veces que sueña. No se sabe quién es la víctima y hasta el final no se sabe quién es el autor del crimen.

–También estás a cargo de las coreografías, ¿cómo es contar con el cuerpo una narración estructurada, en este caso un thriller?
–Fue un desafío para que no fuesen coreografías desconectadas, como pasa a veces en la Vendimia, y lo digo con fundamento porque he sido coreógrafo de vendimias más de 12 años. Acá queríamos contar una historia sin tener que recurrir a la voz en off. Este pueblo, la gente que son los chicos en la obra, están en la calle y son una especie de destino. Ellos cuentan lo que puede pasar para evitar que se llegue al final trágico.

–¿Qué determinó que eligieran El Galpón Espacio Cultural?
–Donde hacíamos la obra era un detalle importante, porque no la queríamos hacer en un teatro convencional. La intención era que la gente fuera parte del espectáculo y en un teatro tradicional vos tenés las primeras butacas a tres metros de los actores, cuando acá están a un metro o menos.

–Es como si el público fuera parte del pueblo...
–Al inicio no se pueden sentar, "ingresan" en la historia, están parados en el mismo escenario en que va a ocurrir todo. Una vez comenzado el relato se sientan. Es como una intervención del público donde es partícipe, entran siendo parte del pueblo.

Cuándo: hoy a las 22
Dónde: El Galpón Espacio Cultural (Damián Hudson 250, Ciudad) Entradas $180. Anticipadas en Estudio Artístico Adrián Séptimo (Belgrano 290, Godoy Cruz)
Fuente:

Más Leídas