espectaculos espectaculos
lunes 12 de junio de 2017

La espeluznante historia de la psicópata que inspiró "La Huérfana"

La película da giros aterradores hasta que al final se descubre que la niña que adoptaron es en realidad una mujer de 33 años con una enfermedad llamada hipopituitarismo, que inhibe el crecimiento normal y la hacía lucir como una niña de 8 años.

La cinta tuvo críticas mezcladas, algunos la catalogaban de ser "demasiado irreal", pero lo cierto es, que está basada en una terrible historia real ocurrida en República Checa cuya protagonista es Barbora Skrlová.

Barbora Skrlová, la "niña" asesina.

Skrlová nació en República Checa y sufre de hipopituitarismo, la enfermedad le permitía verse como una niña de 13 años. La mujer desde adolescente sufría de trastornos psicóticos, por lo que en múltiples ocasiones fue internada.

Barbora decidió utilizar la enfermedad a su favor y durante casi toda su vida se hizo pasar por una niña. Pasó gran parte de su vida rondando de hogar en hogar contando la historia de que era huérfana y que la maltrataban en el reclusorio en el que estaba.

Así llegó a casa de dos hermanas Klata y Katherina Maurerová y la vida les cambió para siempre.

Un plan perfecto

Klara y Katherina Mauerová son dos hermanas nacidas en República Checa con una vida compleja. Ambas sufren de constantes episodios esquizofrénicos y pese a los numerosos intentos de su familia por ayudarlas, nunca lograron desprenderse de los daños de su enfermedad.

Klara tenía dos hijos (de 8 y 10 años) y se había separado recientemente de su esposo, por lo que su hermana Katherine decidió mudarse con ella. Las hermanas intentaban mantener una vida normal, hasta que conocieron a Barbora.

Skrlová llegó a sus vidas por medio de la universidad en la que Klara trabajaba, una vez más aplicó su historia de niña abandonada y la convenció de que la ayudara. Klara, conmovida por la debilidad de Barbora, decidió adoptarla extraoficialmente y la llevó a vivir a su casa.

Una secta religiosa de abuso, maltrato y canibalismo

La "niña" se adaptó rápidamente a la familia. Las hermanas estaban tan encantadas con el comportamiento de la pequeña que aceptaron formar parte de una "religión" que Barbora profesaba. La llamaba "El Movimiento grial".

La "secta" era dirigida por un ente llamado "El Doctor" que se comunicaba con sus seguidores vía mensaje de texto, les hacía extrañas peticiones y sacrificios que las hermanas hacían sin ningún tipo de duda, para ellas la llegada de Barbora a su vida era un milagro del destino.

Una de las peticiones fue encerrar en el sótano a sus dos hijos, totalmente desnudos y así lo hicieron. Ese fue solo el comienzo de una cadena terrible de torturas: los obligaban a dormir encima de sus propios desechos, los tenían al borde de la inanición, los quemaban con cigarrillos y los mandaban a cortarse la piel con pequeños cuchillos.

Todas las torturas eran dirigidas por Barbora que era la "profeta" del doctor, el sadismo de la mujer no tenía límites, por lo que instaló cámaras de vigilancia usadas para cuidar bebés en toda la casa con el propósito de observar día y noche el comportamiento de sus víctimas.

Un milagro tecnológico

Las hermanas vivían apartadas de toda civilización, la ciudad más cercana estaba a 200 kilómetros. Lo único que tenían cerca era la casa de sus vecinos, una joven pareja que acababa de tener un bebé.

La pareja en su afán de cuidar al pequeño compró un set de cámaras de vigilancia, por sorpresa cuando instaló el aparato, la señal se desvió y captó las imágenes del sótano de la casa de las hemanas Maurerová, en el que estaban al borde de la muerte los dos pequeños niños. Enseguida llamaron a la policía y así fue cómo se descubrió el caso.

Las investigaciones de la policía

Cuando llegaron al lugar, no sabían absolutamente nada sobre la enfermedad de Barbora, por lo que la trataron como una víctima más de las hermanas.

Barbora se presentó como "Anika" y acusó a sus cuidadoras de todos las tragedias ocurridas en esa casa. Klara la mamá de los niños, fue condenada a 12 años de prisión, Katherina a 10 años.

Cuando comenzó el proceso de investigación descubrieron los terribles mensajes con instrucciones de tortura en su celular, junto con las declaraciones de las hermanas descubrieron que Skrlová era culpable.

El descubrimiento llegó muy tarde, porque para ese momento Barbora había huído a Noruega, donde había engordado varios kilos, se había cortado el cabello y se transformó en "Adam" un adolescente con los mismos problemas de abandono y maltrato que decía Barbora.

La policía inició una búsqueda internacional y lograron localizarla, fue condenada a prisión pero después de 5 años de cárcel la liberaron por "buena conducta" y desde entonces nadie sabe dónde está.

Fuente: Culturizando

Fuente:

Más Leídas