espectaculos espectaculos
viernes 26 de febrero de 2016

La batería más poderosa de nuestro jazz

Oscar Giunta. El gran músico mendocino, radicado en Buenos Aires, se presenta esta noche con su trío en el ciclo Jazz en el Lago

Oscar Giunta, hombre que puede con orgullo acreditar que proviene de una verdadera estirpe de artistas, es considerado el mejor baterista de jazz en la Argentina.

El otrora niño prodigio –hizo su debut profesional a los 7 años– vuelve a Mendoza, su tierra natal, como número central del ciclo Jazz en el Lago, el mismo que arranca hoy y concluye mañana en la isla del Parque General San Martín.

Esta primera jornada se iniciará a las 20.30 con Aioka Quartet, Steps Quinteto y Cuarteto Napolitano, con el cierre del Oscar Giunta Supertrío! cerca de las 23. El baterista, junto al contrabajista Jerónimo Carmona y el pianista Hernán Jacinto –quienes conforman el trío– serán el cierre de la jornada de hoy.

La casa de la niñez
Si bien a fines de enero estuvo en nuestra provincia dictando una clínica de batería, desde su enorme humildad Oscar cuenta por qué la presentación de esta noche es tan importante para él: "Volver a mi provincia a presentar mi proyecto solista para todo el público mendocino es una forma de devolverle un poquito a Mendoza todo lo que me ha dado en mis primeros años de vida, en mis primeras incursiones musicales. Es muy emocionante. Las últimas veces que he venido he estado alojado en la casa en la cual nací y para mí fue una tremenda experiencia toparme con el barrio, con los vecinos... Fue alucinante".

–Sos parte de una familia de artistas. Más allá de tus padres, tus abuelos fueron una enorme influencia para vos...
–A mi abuelo materno, Antonio Parafioriti (del Pino era su apellido artístico) lo tuve más tiempo, hasta el año pasado. Su influencia me marcó mucho más allá de lo musical, no sólo en la música que toco, sino en el modo en el cual veo y hago las cosas. También estaba mi otro abuelo, que era el papá de mi viejo, que fue el "original" Oscar Giunta, Oscar Rufino, el Rulo. Fue músico y director de orquesta típica en los '50 y principios de los '60 en Mendoza. Tenía la orquesta típica Los Hermanos Giunta, y tocaban no sólo en Mendoza sino en San Juan, San Luis, Río Cuarto... hay discos y registros de ellos. Cuando él murió yo era bastante chico, pero mis dos abuelos, me transmitieron sus experiencias de amor hacia la música, entendiéndola como parte de un todo, de un contexto más abarcativo. Por ejemplo, en el modo en que los músicos nos tenemos que mover en el entorno en que nos toca vivir y trabajar.

–¿Esa fue su herencia artística?
–Sí, me brindaron una contención muy linda y me mostraron cómo hacer música con seriedad y entrega. También el hecho de que hay que consagrarse seriamente a la música, pero sin ese protocolo, ese acartonamiento que muchas veces se les imprime a los estudiantes de música, que se les termina transformando en un peso muy grande.

–Te pregunto ahora como docente: ¿ha sobrevivido el arquetipo del artista apasionado?
–En algún momento, todas las personas nos apasionamos con algo y tarde o temprano nos toparnos con esa cosa visceral, ese sentimiento más puro en torno a lo que uno ama hacer. Por ahí mucha gente tiene un momento de desilusión, pero si estás enamorado de eso que querés hacer, en algún momento, por algún camino que quizá no sea el más ortodoxo, vas a llegar a encontrar que te llena de alegría. No hay que frenar el amor por lo que uno elige hacer.

–¿Estás más cerca de ser un profesor comprensivo o el de "Whiplash"? (Nota de la Redacción: película del año pasado que mostraba a un tiránico docente que prácticamente torturaba a su estudiante de batería)
–!No! (risas). Casualmente la vi hace una semana. No la había visto, me hablaban y me hablaban de ella y me decía: "La tengo que ver". Es terrible. Pero es como me dijo un amigo mío, que se dedica a boxear: pensar que Whiplash es la historia de un baterista es como pensar que Rocky es la vida de un boxeador. Tiene un formato muy cinematográfico para vender la historia, obviamente, pero hay otras formas de acercarse a esos caminos.

Jazz con el poder del rock
–¿Con qué va subir al escenario esta noche Oscar Giunta Supertrío!?
–Este es mi proyecto solista desde hace años, con el cual estoy tocando y girando por todo el país y el exterior desde el 2012. Con este grupo estuvimos en los principales festivales de la Argentina y ahora nos vamos a Chile. Es mi música actual, el grupo en el cual puedo decidir 100% el perfil artístico que le quiero dar. Al tener años de andar, el nivel de cohesión entre nosotros es alucinante y eso se logra no solamente cuando los integrantes del grupo tocan bien los instrumentos, sino cuando se conocen mucho en el escenario y han tocado muchísimo tiempo juntos. Eso genera que la maquinaria se aceite y todo fluya con mayor naturalidad y cobre un mayor vuelo en el escenario.

–¿Cuáles serían los rasgos que los distinguen?
–Nuestros conciertos han sido muy explosivos, muy alejados de lo que comúnmente se supone que tendría que ser el jazz: una música de ambiente, más complaciente, para que el tipo tome un whisky mientras abraza a su chica enfundada en un vestido de terciopelo. Al trío lo pienso más desde la energía rockera, pero que toca exclusivamente desde la óptica del jazz.

Tan cerca del tango...
–¿Cómo ves el panorama del jazz en nuestro país?
–El jazz siempre ha tenido un lugar muy importante como parte del movimiento cultural del país, esto engloba no sólo a músicos, sino a escritores, artistas plásticos, etcétra. El jazz, al igual que el tango y la música clásica, tiene un lugar muy importante en la historia moderna del arte en la Argentina, cuando me refiero a moderna es desde comienzos del siglo XX. El jazz apareció en la Argentina casi en paralelo con Estados Unidos, aunque muchos no lo sepan. Encontramos orquestas de jazz ya en los años '20 y era muy frecuente que se contratara a directores de orquesta de otros lados para dirigir orquestas de jazz locales.

–¿Cómo fue evolucionando con el tiempo?
–Como género nunca estuvo aislado de lo que le pasaba al país, y este es un país con muchos devenires económicos, políticos, socioculturales y sociopolíticos. Esos vaivenes envolvieron el ámbito del jazz y no siempre los sucesos que no nos hicieron felices en lo social repercutieron de mala manera en el ámbito del jazz. En el arte muchas de las mejores flores crecen en los pantanos.

–Incluso en algunos momentos se bailaba en los salones...
– ¡Sí! La gente salía a disfrutar de bailarlo, en paralelo a las orquestas de tango, porque estaban las llamadas típicas y las de jazz.

–Era la época de oro del cine norteamericano, que en sus bandas sonoras incluían mucho jazz...
–Claro, incluso acá los músicos tocaban en los números en vivo del cine. Se generó un movimiento de gente que estaba en escena de manera constante. Nosotros, los músicos más jovenes, somos un poco hijos de toda esa tradición y esa herencia.

–¿Y en los '70?
– El jazz sobrevivió las épocas más oscuras, como lo fue el proceso milira. Se escondió en los sótanos, pero siguió viviendo. Hay un lugar, Jazz&Pop, que inauguró en el año 1978 y ese mismo día mataron a una persona en la puerta. En espacios como ese afloró un ámbito musical y un séquito de musicos muy buenos, que conformaron la generación inmediata a la mía, que fueron un poco los que mantuvieron la antorcha levantada y nos posibilitaron no perder el hilo conductor del género.

Perfil
Baterista
Oscar Giunta
- Familia artística
Su árbol genealógico tiene la música como columna vertebral. Su padre, madre, hermanas y abuelos han desarrollado existosas carreras relacionadas a este arte. "La música formaba parte de nuestro modo de vida, me ayudaron a verlo así, siempre formó parte de algo muy bello".

- Paso a paso
En su carrera ha compartido escenario junto al Wayne Shorter Quartet , Herbie Hancock, Dave Holland, Dave Liebman, Danilo Perez, John Patitucci , Eddie Daniels, Philip Catherine,Lalo Schiffrin , Billy Cobham, Paquito De Rivera, entre muchos otros.

- Agitado 2016
Se espera que en este año con su trío toque en Chile, México, Brasil, Italia y Alemania, con tours por diversas ciudades de estos países.
Fuente:

Más Leídas