espectaculos - Maipú Maipú
domingo 10 de septiembre de 2017

Julio Bocca vuelve a girar por su país

Junto al Ballet Nacional Sodre de Uruguay, que dirige, el coreógrafo y eximio bailarín por el momento no confirma fecha en Mendoza.

El Ballet Nacional Sodre de Uruguay, bajo la dirección del prestigioso bailarín y coreógrafo argentino Julio Bocca –se propuso la búsqueda del relieve internacional–, anunció una gira por la Argentina, en noviembre, con un programa de cuatro piezas que promete colocar sobre el escenario, según dijo, "la exquisitez del movimiento y la fuerza de los cuerpos".

El espectáculo combinará extractos de grandes obras del repertorio clásico como la suite de Don Quijote, con coreografía de los argentinos Silvia Bazilis y Raúl Candal, y el pas de deux de El Corsario, de Anna-Marie Holmes, con las dos obras contemporáneas One and Others, del argentino Demis Volpi –coreógrafo residente del Stuttgart Ballet–, y Without Words, del español Nacho Duato.

Esta gira, organizada por el productor teatral Lino Patalano –actual director del Maipo–, significa para Bocca la posibilidad de "mostrar la variedad y el espíritu de trabajo que se viene haciendo desde hace siete años con este equipo para poner la compañía a nivel mundial", enfatizó, con orgullo y razón, en diálogo con Télam.

Es que luego de 35 años de carrera en los que bailó con las principales compañías y en los mejores teatros del mundo, y recibió menciones y premios de los más destacados de la disciplina, Bocca decidió retirarse y tres años más tarde, en 2010, asumió el desafío de hacerse cargo de la dirección artística del ballet uruguayo del Sodre, que posicionó en los primeros planos del mundo, puesto que se siente listo para dejar en diciembre.

Pero también es para el bailarín un reencuentro. "Es lindo volver a los lugares donde uno estuvo y también ver cómo está la compañía, el teatro, esas cosas que a uno como artista le preocupan, y seguir manteniendo el contacto con un público al cual siempre le agradezco su cariño, afecto y admiración que ha tenido conmigo, y para que me vean en otra faceta”, manifestó.

La serie de presentaciones comenzará con dos funciones en el Teatro del Libertador General San Martín, de Córdoba, el miércoles 8 y jueves 9, y continuará con fechas el sábado 11 y domingo 12 en el teatro Mercedes Sosa, de Tucumán; el martes 14 en el teatro El Círculo, de Rosario, y el jueves 16 en el Teatro Municipal Primero de Mayo, de Santa Fe.

Luego, el Ballet Nacional Sodre visitará el teatro Radio City, de Mar del Plata, el sábado 18; el lunes 20 el teatro Coliseo Podestá, de La Plata; el martes 21 el teatro Gran Rivadavia, de Flores; el miércoles 22 el teatro Coliseo, de Lomas de Zamora, y el jueves 23 el Teatro Auditorio del barrio porteño de Belgrano. Por el momento no está confirmada fecha en Mendoza, ni siquiera en la región cuyana.


julio Bocca.jpg


–¿Qué se puede anticipar del espectáculo?
–Son cuatro números totalmente distintos, con estilos y épocas diferentes. One & Others es un estilo neoclásico, en el que se busca mostrar la conexión eléctrica de los cuerpos; El Corsario es clásico puro; Without words aborda el universo contemporáneo y El Quijote tiene que ver con estilos clásicos y danzas más folclórica, como una seguidilla y la danza de los toreros. Algunas piezas serán tríos, otros dúos, solistas o en conjunto.

–De todos estos estilos, ¿con cuál se identifica más?
–En general me interesa la danza en sí. De estos estilos me gustan todos porque están más relacionados con lo que es el clásico, a veces cuando es más contemporáneo o moderno me gusta pero... En muchas épocas el bailarín clásico, y me incluyo, decía que el clásico era la base de todo, que en parte es verdad, y que era muy fácil bailar contemporáneo. Cuando uno va creciendo y va probando esos estilos, y a mí me pasó cuando tuve que bailar Marta Graham o José Limón, me di cuenta de que no era así de sencillo, requiere un estudio y un trabajo que hay que hacer también como si fuera un clásico. Antes tenías una compañía clásica y muy de vez en cuando se abordaba algo contemporáneo, estaba más separado, ahora las grandes compañías tienen cosas contemporáneas, más teatrales.

–¿Y qué busca Julio Bocca como director?

–El bailarín tiene que abarcar todo. Cuando tomo audición lo hago como clásico, como contemporáneo, veo la personalidad del bailarín como compañero, y en muchos lados ven si puede hablar y si puede cantar. El bailarín tiene que estar más completo porque ahora el repertorio ha crecido, va incorporando cosas nuevas para renovarse.

–¿Cómo reacciona el público frente a un espectáculo clásico y a uno de danza contemporánea?
–En Uruguay presentamos un clásico y la sala siempre está llena. Con espectáculos contemporáneos cuesta vender y no tiene que ver con una cuestión de elite, es cuestión de gusto. Solemos vender entre 16.000 y 22.000 entradas por espectáculos cuando se presenta una obra clásica y cuando es un programa mixto, tres o cuatro obras en las que mezclamos estilos para generar otra búsqueda, siempre hay menos gente. En las obras tradicionales viene gente de cuatro años a 80 y la mayoría es mayor de 30. Uno piensa que a esa edad se busca más lo contemporáneo pero no. Traté siempre de que fuera una cuestión de gustos de la gente, mi intención siempre fue llevarla a todo el mundo para que vean que tiene que ver con la sensibilidad de cada uno, le puede gustar o no.

–¿Qué balance hace de estos siete años al frente del Sodre?
–Es un balance más que positivo. Cuando empecé había una institución y un nombre pero estaban desgastados, buscaba espónsores, mencionaba la palabra Sodre y me respondían que no querían saber nada. Ahora hay un interés y hay un teatro, antes había teatros pequeños para nada como el Auditorio Nacional Adela Reta que tenemos ahora. Este año vamos a llegar a 100 funciones, que en Latinoamérica es inimaginable. Hicimos un cambio importante desde el vestuario, los talleres, las producciones, las escenografías, porque todo lo hacemos ahí. Hay respuesta y ganas del público y de la compañía, que sale de gira internacional y nacional. Todo eso genera un cambio de mentalidad en el trabajo cotidiano, que ojalá siga.

–¿Qué proyectos tiene para el próximo año, cuando no esté más al frente de la compañía?
–Voy a seguir en la compañía pero como maestro. Cuando uno dirige está en un montón de lugares y papeleos, y eso estuvo bien al comienzo para alcanzar lo que logramos pero ahora la compañía ya tiene su propio motor y puede seguir avanzando. Cuando asumí pensaba que iba a tener más tiempo con los bailarines y no fue así. Necesito tener más tiempo para mí y quiero tener más contacto directo con los bailarines en la sala de ensayo, buscar otras cosas, como hacer que disfruten más de lo que tienen y que realmente aprovechen las posibilidades de estar en una compañía joven, con los mejores coreógrafos del mundo, la sala se llena, buenos pisos, kinesiología, camarines, dos salas de ensayo, con producciones que se realizan ahí mismo, viajes y visitas de grandes maestros. Quiero tratar de que absorban eso mucho más de lo que lo están haciendo para seguir creciendo. También daré clases en la escuela de San Francisco Ballet y en el American Ballet, participaré como jurado en algunos concursos internacionales y hay una propuesta que le hice a Paloma Herrera de un intercambio de maestros, para montar El Corsario en el teatro Colón y que unos maestros del equipo de ella vayan a Uruguay hacer lo mismo con La Bella Durmiente.


julio bocca.jpg


Mendoza todavía no figura en el tour
Una consulta de Escenario a productores locales dio como resultado que el tour argentino del Ballet Nacional Sodre de Uruguay, dirigido por Julio Bocca, no planea tocar la región de Cuyo.

Por lo pronto la provincia de Mendoza queda fuera de la gira nacional programada para noviembre próximo.

Un staff de 45 artistas y un gran despliegue escenográfico, de vestuario, luces y sonido, requiere la puesta del espectáculo del Sodre. El lugar ideal sería el teatro Independencia, o en todo caso el Plaza Mendoza todavía no figura en el tour de Godoy Cruz. Pero ni en esos recintos ni siquiera en el Arena Maipú Stadium tienen fechas agendadas para lo que sería el regreso de la compañía.

Los productores consultados estimaron en off que sin el apoyo –económico, sobre todo– del Estado provincial las cuentas no cierran para invertir en la visita del ballet de Bocca.

Fue en 2015 cuando dos bailarines del Sodre (Ciro Tamayo y Giovanna Martinatto) pisaron nuestra provincia por última vez. Lo hicieron como parte artística del ballet Coppelia, que presentaron junto con bailarines mendocinos en el Independencia.

Los puntos más importantes de la Argentina, en cuanto a agenda de espectáculos, están incluidos: Rosario, Córdoba, Tucumán, Mar del Plata, La Plata y Buenos Aires. Habrá que esperar para que avancen las negociaciones y ver si el ballet de Julio Bocca llega al menos a San Juan.




Fuente: Télam

Más Leídas