espectaculos espectaculos
jueves 09 de febrero de 2017

Judy Garland, la actriz del Mago de Oz, fue acosada durante el rodaje

La película es una de las grandes obras del cine pero esconde algo muy oscuro.

'El mago de Oz' es uno de los grandes clásicos del séptimo arte, una de las grandes producciones de la Edad de Oro del Hollywood clásico. Sin embargo, una nota oscura relacionada con su rodaje ha salido a la luz. Según se ha podido leer en las memorias del tercer marido de la mítica Judy Garland, Sidney Luft, la actriz sufrió acoso durante el rodaje de la icónica película de Victor Fleming.

Este turbio secreto sale a luz ahora, la película se estrenó hace ya 78 años, por la próxima publicación de las memorias póstumas del productor Sidney Luft, tercer marido de la icónica protagonista de 'El mago de Oz', fallecido en 2005. En 'Judy and I: My Life with Judy Garland' (Chicago Review Press, 2017), el productor de 'Ha nacido una estrella', narra que Garland le confesó cómo los actores que interpretaron a los Munchkins le hicieron la vida imposible y llegaron a acosarla.

"Los actores que interpretaron a los Munchkins hicieron sentir desgraciada a Judy durante el rodaje en el set, ponían sus manos debajo de su vestido", relata Luft, que continúa: "Tendría alrededor de unos 40 años. Pensaban que podían hacer lo que quisieran porque tenían una estatura muy baja". Judy Garland, en el momento en que rodó 'El mago de Oz', tenía 17 años de edad, lo que significa que era menor. En 1952, la actriz se casó con Luft, con el que tuvo dos hijos. Se divorció del productor en 1965, cuatro años antes de su muerte.

La película es considerada una de las grandes obras maestras del séptimo arte y está incluida desde 1989 en el Registro Cinematográfico Nacional de Estados Unidos debido a que es considerada "cultural, histórica y estéticamente significativa", además de ser una de las pocas películas que está dentro del Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO.

Un comportamiento indignante y reincidente

No es la primera vez que se habla del, supuesto, indignante comportamiento de los actores que interpretaron a los Munchkins. En 1967, la propia Judy Garland habló abiertamente sobre el tema: "Eran unos borrachos. Hacían ruido todas las noches y, muchas veces, la policía les tuvo que recoger con redes que se utilizan para cazar mariposas". También la misma intérprete comentó que, cuando tuvo una reunión con uno de los actores, su madre asistió de carabina y éste comentó: "¡Genial! Tengo dos mujeres por el precio de una".

Bert Lahr, que interpretó al León Cobarde en la cinta, corroboró los comentarios de su compañera de reparto y, además, añadió: "Muchos de los actores que interpretaban a los Munchkins se ganaban la vida mendigando, prostituyéndose y como proxenetas. A menudo, amenazaban con navajas al personal que era de mayor estatura". El productor de la película, Mervyn LeRoy, mostró su indignación con el comportamiento de estos actores tras finalizar el rodaje: "Hacían orgías en el hotel y tuvimos que llamar varias veces a la policía".

Jerry Maren, uno de los intérpretes que daba vida a los Munchkins, se defendió atribuyendo ese comportamiento sólo a cierto número de actores. "Había un par de ellos que eran de Alemania y les gustaba beber cerveza. Bebían por la mañana, por la tarde y por la noche y creaban problemas. Pero eran los únicos", declara. Las memorias de Sidney Luft, 'Judy and I: My Life with a Judy Garland', saldrán a la venta el 1 de marzo.

Fuente: ECartelera

Fuente:

Más Leídas