espectaculos - estrenos estrenos
jueves 02 de junio de 2016

Jodie Foster y el "riesgo" de ser una mujer directora

La actriz habla de su cuarta experiencia como directora, esta vez de. El maestro del dinero se estrena esta semana en las salas de Mendoza.

Jodie Foster forma parte de la realeza de Hollywood, pero tras una carrera repleta de éxitos, prefiere centrarse en su labor tras las cámaras y ayudar a derribar una gran barrera: "El sistema aún considera que una mujer directora es un riesgo", sentenció en esta entrevista.

Foster (Los Ángeles, 1962) tuvo ocasión de dirigir su primera película (El pequeño Tate) a los 29 años. Sin embargo, esa oportunidad no es frecuente entre las mujeres en Hollywood, y la doble ganadora del Oscar a la mejor actriz por Acusados (1988) y El silencio de los inocentes (1991) tiene claro el motivo.

"Son muchos años ya así, especialmente en películas con grandes presupuestos. Y eso ocurre porque las películas de ese tipo sienten aversión por los riesgos. De alguna manera, no sé el motivo aún, el sistema considera todavía que una mujer directora es un riesgo, y en esas cintas se tiende a minimizarlos", valoró la cineasta.

"No obstante", reconoció la actriz de 53 años de edad, "eso está cambiando".

"Es cierto que hay más ejecutivas en Hollywood y que la situación sigue igual. Pero tengo claro que la cultura está cambiando y que todos queremos más diversidad tanto dentro como fuera de la pantalla", declaró Foster, que en su carrera ha rodado más de 50 largometrajes y sólo uno fue dirigido por una mujer: Siesta (1987), de Mary Lambert.

Foster, que lleva actuando desde los tres años, estrena El maestro del dinero, su cuarto filme como directora, un cruce entre Network y Tarde de perros donde cuenta con un reparto liderado por George Clooney y Julia Roberts.

En realidad, dirigir siempre fue su sueño, y ahora que no abundan los papeles de calidad para actrices de su edad y que sus dos hijos (Charles y Kit) son adolescentes, cree que es el momento adecuado para volcarse en esa faceta. Eso no quiere decir que vaya a renunciar a su trabajo como actriz. Ni mucho menos.

"Hay momentos en los que te quemás, he tenido muchos durante mi carrera y los seguiré teniendo", confesó Foster, casada desde 2014 con la fotógrafa Alexandra Hedison.

"No solo porque actuar agota, sino por el tipo de vida que conlleva, repleta de viajes. Luego desconectás un año y deseás volver a hacerlo. Así que nunca dejaré de actuar. Estoy deseando ver qué papeles hago con 60 o 70 años, siendo la abuelita quejona. Sobre todo deseo no estar en las portadas de las revistas", manifestó. "Pero –insistió– ahora quiero centrarme en la dirección".

El maestro del dinero funciona como un drama con elementos de suspense y tintes de comedia donde Lee Gates (Clooney), un presentador de televisión convertido en el rey de las finanzas por sus comentarios sobre Wall Street, es secuestrado en directo por un hombre (Jack O'Connell) que ha perdido todos sus ahorros tras seguir uno de sus consejos.

Gates, con la ayuda de su productora (Roberts), luchará por seguir con vida mientras trata de desentrañar un enorme fraude que apunta a una de las grandes entidades del mercado financiero.

Foster ha bebido de las mejores fuentes posibles a la hora de modular sus pasos como realizadora. En su trayectoria como actriz ha trabajado con nombres como Martin Scorsese, Jonathan Demme, Robert Zemeckis o David Fincher. "Esa fue la mejor escuela de cine posible", admitió.

"Haber estado en la misma sala que ellos; observar, aprender, charlar... Todo eso me ha ayudado a encontrar mi propia voz como autora y a saber tratar a los actores. Lo ideal es poder ser como unos buenos padres. Animar y exigir. Pedir rigor y dar amor", indicó.

Puede que El maestro del dinero no sea una cinta tan personal como las anteriores que dirigió (El pequeño Tate, Home for the Holidays y El castor), pero ella sostiene que "refleja" su personalidad y su gusto por las relaciones entre los personajes.

"Al final, eso es lo que hace que las historias se sientan reales y lo que permite que el público se implique emocionalmente", apuntó Foster.

En este caso, contar con Clooney y Roberts, dos de los actores más famosos del mundo, ayudó ostensiblemente. "Nunca pensé en ellos en esos términos, aunque tal vez debería haberlo hecho. Lo cierto es que son divertidos, genuinos y buenas personas. Vienen al set, hacen su trabajo y aún aman hacer películas, así que fui una afortunada", concluyó.

Maestro del dinero


Fuente: Efe vía Télam.
Fuente:

Más Leídas