espectaculos espectaculos
martes 02 de agosto de 2016

Jared Leto y algunas cosas que tuvo que hacer como Joker

Ya se viene el estreno de Escuadrón Suicida

Ratas, balas, revistas de Playboy, un cerdo muerto... "Fue interesante hacerlo porque al Joker le encanta jugar, le encanta manipular", subraya Jared Leto. "Cuando le haces un regalo a alguien en la vida real, piensas: "Qué les compro". Piensas sobre qué significa esa persona para ti, qué es lo que les gusta. Así que inmediatamente empezó a ser una tarea muy buena para mí. ¿Qué le compraría a Deadshot? ¿Qué relación tengo con Deadshot? ¿Cuál es nuestra historia? Al fin y al cabo, con cada personaje, empiezas a pensar en qué les comprarías. Le di a Deadshot un maletín lleno de balas. Fue una especie de mensaje, una especie de amenaza. Una especie de advertencia".

El ganador del Oscar por Dallas Buyers Club ha añadido que cada uno de los regalos iba acompañado por una nota personalizada. "También escribí una nota, un poema para cada personaje. Lo que hice inició para mí este viaje de imaginar quiénes son estas personas". Según Leto, algunos de los supuestos regalos publicados por los medios no eran más que rumores, e incluso encargó 'cupcakes'.

Desarrollando la risa del Príncipe Payaso

Los tatuajes. El pelo verde iridiscente. Leto se ha trabajado muchísimo el papel del Joker, sobre todo para diferenciarlo del papel que hizo Heath Ledger en El Caballero Oscuro -una "impecable" y "perfecta interpretación". Por eso leyó sobre chamanismo y, por ejemplo, escuchó música gospel de los años 20. "El personaje es un completo demente, con pelo verde y una gran sonrisa", ha reconocido en declaraciones a Comic Book durante la alfombra roja de la 'premiere'. ¿Pero qué hay de la risa?

"Cuando me pidieron que interpretara al Joker, no tenía una risa intensa y peligrosa", continúa. "Así que estaba un poco asustado. [El Joker] es un tipo que se ríe y que se ríe de una manera muy particular. Así que trabajé en ello, y trabajé en ello... y llegué a algo que... es muy extraño, lo admito". Una mezcla entre la carcajada de Mark Hamill y el metódico y lento "ja, ja, ja" de Ledger.

Fuente:

Más Leídas