espectaculos espectaculos
miércoles 15 de junio de 2016

Irma Roy: una vida ligada al cine, la TV , el teatro y el peronismo

Según se supo, se volcó accidentalmente agua caliente sobre las piernas mientras estaba en su casa y no resistió las curaciones.

La actriz y ex diputada nacional Irma Roy, que murió este martes a los 84 años de edad en el porteño Sanatorio Agote, donde se encontraba internada desde hacía 10 días a causa de un accidente doméstico, tuvo una vida ligada al mundo del espectáculo en el cine, la TV y el teatro, pero también a la política, ligada de lleno al peronismo.

Según contó la periodista de espectáculos Fernanda Iglesias en su cuenta de Twitter, se volcó accidentalmente agua caliente sobre las piernas mientras estaba en su casa y no resistió las curaciones.

El deceso fue confirmado por Osvaldo Papaleo, quien fue pareja de la artista y padre de su única hija, la también actriz Carolina Papaleo.

Sus restos son velados en el Congreso de la Nación Argentina.

Sus inicios
Irma Carolina Guglielmo –tal cual era su verdadero nombre– nació en Buenos Aires en 1932 y comenzó su carrera en los años '40 tras egresar del Conservatorio Nacional de Arte Escénico, mientras que tuvo su debut en el cine en 1950 con Los Cinco Grandes del Buen Humor en Cinco grandes y una chica, de Augusto César Vatteone, la primera de las 11 películas en las que participó, entre ellas Al compás de tu mentira (1950), de Héctor Canziani, El hermoso Brummel (1951), con Delfy de Ortega, Caídos en el infierno (1954), de Luis César Amadori, Mi marido y mi novio, con Héctor Calcaño, El derecho a la felicidad (1968), con Juan Carlos Altavista y Requiebro (1955), producida por Artistas Argentinos Asociados (AAA), entre otras.

En sus primeras intervenciones cinematográficas figuró en los títulos de crédito como Irma Roig, debido a que se pensaba que era hija de la actriz Maruja Roig; y fue parte de obras teatrales como ¡Tal como somos! y Flores de acero. Compartió cartel con figuras del espectáculo como Nelly Láinez, Pepita Muñoz, Jorge Luz y Zelmar Gueñol.

En 1960 con su esposo apareció en Los viciosos, de Argentina Sono Film. Hasta 1963 estuvo casada con el actor Eduardo Cuitiño, de quien enviudó –luego contrajo matrimonio con el periodista Osvaldo Papaleo–.

Al morir su marido fue convocada por Alejandro Romay para protagonizar el dramático romance Simplemente María, telenovela que fue un éxito, la consagró y le dio popularidad.

Un rostro para la pantalla chica
Participó en televisión activamente en ciclos como El cielo es para todos (1962), con guiones de Nené Cascallar, El día nació viejo (1964), El amor tiene razón (1965), al lado de Beatriz Día Quiroga, Alta comedia (1965), con 90 minutos de duración. Y telenovelas de gran éxito –más allá de Simplemente María–, como Lucía Sombra, Frente a la Facultad, Trampa para un play boy (1969), donde compuso el personaje de Sybiola, Alguien como usted (1973), haciendo varias interpretaciones al lado de Hugo Arana.

Sufrió al igual que su marido la presión del gobierno militar con la instauración del golpe de Estado de 1976, por lo que toda la familia se vio obligada a exiliarse hasta 1983, con la asunción de Raúl Alfonsín.

En aquella época protagonizó El teatro de Irma Roy (1983), encabezando piezas dramáticas; Alguien como vos (1984-86), con Alicia Aller y Vínculos (1987).

En 1989 realizó su última aparición cinematográfica en DNI (La otra historia), de Luis Brunati.

La política: su otra pasión
Después de realizar una larga carrera artística se dedicó a la política e integró la lista de diputados y de legisladores cuando la Argentina recuperó la democracia, perteneciendo al justicialismo.

Irma Roy fue una de las impulsoras de la ley de cupo femenino y entre sus proyectos se distinguen los cambios que propuso para la ley de adopción y la creación de la ley de violencia familiar.

En 1999 estuvo relacionada al hecho de elegir un nuevo dueño para el canal estatal ATC, y en el 2000 fue candidata a la Jefatura de Gobierno por Unión por Buenos Aires y por la lista de PAIS, que también la postuló como primera legisladora.

Durante sus primeros años de diputada se recibió de psicóloga social y en 2001, cuando era aliada de Gustavo Béliz y candidata a diputada, Roy se vio envuelta en una polémica al revelarse que cobraba una alta jubilación a la par de su sueldo de legisladora porteña, por lo que renunció al primer cargo.
En 2004 se la pudo apreciar de nuevo en la actuación durante un breve rol en un radioteatro: Tal como somos, con Nelly Prince.

Diputada nacional, representó desde el 1 de diciembre de 2001 y hasta el 10 de diciembre de 2005 a la Capital Federal por el Partido Justicialista (PJ). Fue varias veces diputada nacional y desde el 2000 al 2001 fue legisladora porteña. Fue presidenta de la Comisión de Cultura y vocal de las Comisiones de Defensa del Consumidor, Análisis y Seguimiento de las Normas Tributarias y Previsionales y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia.

Vuelta al primer amor
En 2005 volvió a la TV con Amor en custodia, donde encarnó a Mercedes Achaval Urien, una rica materialista y de vasta cultura, figurando en los últimos capítulos, que tuvo altos picos de rating y fue una de las telenovelas más exitosas de ese año.

En 2008 protagonizó Flores de acero, que se mantuvo varias temporadas en el teatro El Nacional actuando con su hija, Carolina Papaleo, Nora Cárpena, María Rosa Fugazot y Norma Pons.

En 2015 volvió a los radioteatros en el ciclo La radio en el teatro, dirigido por Víctor Agú, para rescatar un género que durante décadas hizo soñar y emocionar al público argentino, en este caso con las voces de destacados actores de nuestro país.


Fuente:

Más Leídas