espectaculos espectaculos
jueves 04 de agosto de 2016

"Intolerancia", cien años de uno de los más geniales fracasos del cine

Es considerada la primera gran superproducción de la historia del cine

Cuando el 5 de agosto de 1916 se estrena "Intolerancia", su director, el estadounidense David W. Griffith, estaba muy lejos de imaginar el rechazo de crítica y público, sobre todo porque en esta película puso todo su saber artístico y narrativo, que fueron vanos para paliar el fracaso de taquilla.

Considerada la primera gran superproducción de la historia del cine, en sus tres horas de duración "Intolerancia" (que lleva como subtítulo "La lucha del amor a través de los tiempos") dibuja un cuadro de la lucha entre el bien y el mal en cuatro episodios muy simbólicos en otras tantas fases de la historia.

La conquista de Babilonia por los persas en el siglo VI a.C; la Pasión de Cristo; la Noche de San Bartolomé (la matanza de los hugonotes en París el 24 de agosto de 1572), y una huelga de trabajadores en los tiempos contemporáneos reprimida con brutalidad le sirven a Griffith (1875-1948) como paradigma de su narración.

Intercalándose entre las historias, que a medida que avanza el filme van entremezclándose más estrecha y rápidamente, una mujer vestida de negro (Lilian Gish) mece sin descanso una cuna, en un plano largo apenas iluminado por una luz muy blanca.

Al fondo del plano (el recurso narrativo intencionado de la profundidad de campo, del que Griffith fue pionero), se ven tres siluetas femeninas, como las tres parcas que hilan, devanan y cortan el hilo de la vida.

Y mientras la mujer mece la cuna, unos versos de Walt Whitmann - "Sin fin mece la cuna/mientras conecta presente y futuro"- subrayan enfáticamente lo que ha ocurrido, lo que ocurre y lo que ocurrirá.

Tras el éxito (y la enorme polémica) cosechados con "El nacimiento de una nación" (1915), Griffith era un hombre poderoso en la industria del cine y lo suficientemente rico como para abordar de inmediato un nuevo proyecto todavía más ambicioso.

Según algunos estudiosos, Griffith no encajó bien la polémica que se suscitó en Estados Unidos con "El nacimiento de una nación", una película considerada por muchos como racista y apologética del Ku Klux Klan.

En realidad, en "El nacimiento" Griffith narra una película de aventuras en la que cuenta la situación del Sur tras la Guerra Civil americana (1861-1865) y los abusos de los denominados "carpet baggers" (los especuladores) y la corrupción reinante durante el conocido como "Periodo de reconstrucción".

El director estadounidense emplea en "El nacimiento" una técnica narrativa que ha pasado a la historia del cine, como por ejemplo el recurso al montaje paralelo o el llamado "el último minuto de Griffith", que "los buenos" salven a "la chica" en el instante final.

Con "Intolerancia", Griffith quería quitarse la etiqueta de cineasta racista, o de apologeta del KKK; quería demostrar que hablaba de amor y de respeto por el otro y quería hacerlo, además, en plena I Guerra Mundial (1914-1918).

Quizá por eso, además de por su larga duración, y por lo complejo de la narración, la película no cuajó.

No se entendió en Estados Unidos y en Europa, y se proyectó con muchos cortes, hasta el punto de que en Francia jamás se pasó la historia de la Noche de San Bartolomé, lo cual nos hace pensar que, dado lo complejo del montaje, supuso el destrozo completo del mensaje que enviaba la película.

La película tuvo un presupuesto de dos millones de dólares (una cifra desmesurada para la época) que Griffith financió prácticamente por sí solo, ya que también asumió la labor de productor ejecutivo, y se movilizaron miles de extras para un rodaje que se prolongó durante 22 meses.

Solamente en las escenas de Babilonia participaron 16.000 figurantes, según se indica en un estudio sobre Griffith publicado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Se construyeron a las afueras de Los Ángeles unos decorados casi de tamaño natural, tan complejos como costosos, que naturalmente quedaron abandonados al término del rodaje sin que nadie supiera qué hacer con ellos.

Griffith jamás logró recuperarse del fracaso y, pese a rodar en 1919 la magistral "Lirios rotos" y de llevar adelante una larga carrera como director, las deudas contraídas por el desastre de "Intolerancia" le acompañaron prácticamente hasta la tumba.

Sin embargo, su cine tuvo una influencia extraordinaria entre los grandes realizadores de la escuela constructivista soviética como Pudovkin o Sergei M. Eisenstein, cuyas técnicas de montaje paralelo, de técnica narrativa, le deben mucho al genial cineasta estadounidense.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas