espectaculos - Italia Italia
martes 12 de julio de 2016

"Hay un resurgimiento del cine italiano" que es "veloz como el viento"

Lo dijo el actor italiano Steffano Accorsi, que el próximo jueves estrenará en la Argentina "Veloz como el viento", sostuvo que en los últimos años se ha visto un resurgir del cine de su país.

El actor italiano Steffano Accorsi, que el próximo jueves estrenará en la Argentina "Veloz como el viento", sostuvo que en los últimos años se ha visto un resurgir del cine de su país, a pesar del poco apoyo que recibe la industria por parte del Estado y destacó la producción argentina en ese sentido.


El intérprete de "El último beso" (2001), de Gabriele Muccino, sostuvo que gracias a la aparición de directores como el ganador del Oscar Paolo Sorrentino con "La gran belleza", Roberto Andó ("Viva la libertad") o Matteo Garrone ("Gomorra"), por citar unos ejemplos, el cine italiano vive un renacer.

"El talento en Italia siempre ha existido. Pero falta una industria y un mercado para poder ordenar y financiar las películas, como existe en Francia o Argentina. En estos momentos las nuevas generaciones de directores hacen películas interesantes, pero con poco dinero", dijo Accorsi a Télam.

El actor, ganador de premios en los festival de Berlín y Venecia y del David de Donatello en su país, llegó a Buenos Aire para la semana de cine italiano que tuvo lugar en junio, donde presentó el filme de Matteo Rovere, y "Viajo sola", de Maria Sole Tognasi.

Su arribo al Aeropuerto de Ezeiza fue caótico: mientras caía una copiosa lluvia sobre la ciudad de Buenos Aires, él se enteraba que su valija había sido extraviada por la compañía aérea, por lo que a la entrevista cayó unos minutos más tarde, tras comprarse ropa acorde para esas jornadas.

"Espero que llegue pronto, porque después me voy a Bariloche y a Cataratas de Iguazú", señaló el actor mientras revolvía su pocillo de café y agregaba: "No hay un ministro que se preocupe de verdad por la industria del cine. El Ministerio de Cultura es considerado como una cartera menor, a pesar de que la Cultura en Italia produce mucho dinero".

"Recién se aprobó una ley que libera de impuestos a los privados que aportan al cine (una especia de mecenazgo, como hay en Buenos Aires), pero es algo que tendría que haber existido desde hace 10 o 15 años, como mínimo", agregó Accorsi, quien sostuvo que ni la derecha ni la izquierda política hicieron mucho por la industria.

El cine italiano cuenta en su rico historial con realizadores como Federico Fellini, Pier Paolo Pasolini o Vittorio de Sica, quienes además de presentar hermosas películas, ponían su ojo sobre conflictos sociales que acosaban a la Italia de la pos guerra.

"Nosotros tenemos un patrimonio artístico gigante, al igual que otros países de Europa, pero no sé por qué no se le da la importancia política. Quizá porque no se estudian muy bien los números. La cultura debería estar encarada desde una visión más revolucionaria", afirmó el intérprete.

"La cultura -agregó- siempre ha estado vinculada a la izquierda y daba fastidio a los gobiernos, pero cuando el cine tiene connotación política no humana y se vuelve conceptual pierde la gran ocasión de contar la historia. No es necesario que un artista sea de izquierda para que haga una buena película".

En cuanto a "Veloz como el viento", a Accorsi se lo ve en un papel que no es el del galán al cual ya había acostumbrado al público, sino que, por el contrario, debió "trabajar mucho con el cuerpo para construir a un drogadicto con una locura llena de vitalidad", según explicó.

"Fue raro que me pidan un personaje así de extremo, pero fue una cosa que me gustó mucho hacer. Fue un trabajo bastante arduo y tuve que perder mucho peso para representar a un ex campeón de automovilismo bastante loco, con un pasado oscuro, pero muy querido a la vez", agregó.

El guión de Rovere es una interpretación libre de la vida de Carlo Capone, una gloria del rally de los '80 que, luego de sufrir una enfermedad mental, se dio a la heroína, abandonando su carrera.


VELOZ COMO EL VIENTO

En este filme, Loris de Martino (alter ego de Capone), regresa para ayudar a su hermana adolescente a convertirse en una campeona de automovilismo luego de la muerte del padre de ambos, lo cual lleva a un plano familiar la típica relación de desencuentros amorosos en el cine.

"Para construir el personaje tuve encuentros con una persona de poco más de 40 años, con problemas serios de drogas, porque me tuve que documentar para representar el papel. Fue un trabajo demandante, apasionante, sorprendente y divertido", lo sintetizó.

A su vez, con esta nueva imagen que da en la pantalla grande, el actor sostuvo: "Si vos sos una persona bella y te piden que hagas de feo, es muy fácil. Pero si sos bueno y te piden que hagas de malo, ¿de qué tipo de maldad se trata? Este personaje, si bien no es un clásico de lo que yo hago, partía de características que yo conozco perfectamente y que podía interpretar".

De todas formas, ya en la serie italiana "1992", Accorsi se encontró fuera del papel del galán, aunque no representara a un drogadicto.

Para lo que queda del año, el actor de "El hada ignorante" rodará la segunda parte de esa tira para el canal de televisión RAI, además de continuar en teatro con la actuación y dirección de una obra basada en el "Decamerón", el texto del escritor italiano del medioevo Giovanni Boccaccio.
Fuente: Télam

Más Leídas