espectaculos - Córdoba Córdoba
viernes 23 de septiembre de 2016

"Hay que usar la risa en defensa propia"

Teatro. El comediante cordobés Cacho Buenaventura iba a estar este viernes con más reciente espectáculo en el Plaza, de Godoy Cruz, pero se suspendió.

Cacho Buenaventura ha hecho de las suyas en cine, televisión, teatros y festivales, tanto adentro como fuera de su Córdoba natal. Siempre con su guitarra a mano y su arsenal de chistes costumbristas, el hombre que fue candidato a vicegobernador de su provincia se iba a presentar en Mendoza para ofrecer un show que hace reír y también reflexionar y tratar de cambiar la manera en la que el público encara su vida diaria. Es que para Cacho, hay que reírse más y enojarse menos.

El humorista se iba a presentar con un espectáculo que deleita con sus historias y canciones y en él repasa lo mejor de sus monólogos así como vivencias e historias personales de estos treinta años de carrera. Pero debió suspenderse por problemas de salud.

El año pasado tuvo la oportunidad de ponerse a las órdenes de Juan Taratuto para un papel en la cinta Papeles en el viento. Se verá si el futuro le depara más personajes de ficción a este cordobés, que siempre se caracterizó por ser un hombre de familia –se casó a los 18 años y ya es abuelo de varios chicos– y amante del interior del país.

Siempre fiel a su estilo, con sus relatos, historias y cuentos cortos, Buenaventura asegura que la clave de su humor es encontrar el tiempo para las pequeñas cosas.

En diálogo con Diario UNO, el hombre que debutó en el humor con apenas 14 años reflexiona sin tapujos sobre todo y adelanta que este verano no hará temporada en un lugar fijo sino que saldrá de gira por festivales a lo largo y ancho del país.

–¿Cómo es eso de que hacés reflexionar a la gente con este espectáculo?
–En realidad, toda la idea del show es hacer una invitación a que estemos contentos, lo cual no es poco. La idea es reírnos de nosotros mismos y evitar que los problemas nos agoten o agobien. Cuando uno realmente se da cuenta de que son estupideces por las que nos enojamos, vivimos mejor. No hay que enojarse por el bocinazo del de atrás ni porque un tipo cruzó la calle y nos puteó.

–¿Cómo surge en vos este cambio o esta manera de ver la vida?
–Me di cuenta de que la intolerancia nos hace mal. Por eso empecé a agradecer cada vez que me levanto en la mañana y a pensar en el agua caliente que tengo en la ducha, en la ropa linda que puedo usar y en todo lo que tengo para agradecer. No hay que levantarse enojado o mal y seguir el día así porque si no llegás al final del día hecho bosta. Esta invitación que hago a ver Show es para que aprendamos a reír en defensa propia, nos reconozcamos y entendamos las cosas que nos igualan, pero no las que nos igualan para abajo sino para arriba. En este espectáculo me acompañan cuatro músicos y es una buena oportunidad para juntarnos casi dos horas a pasarla bien.

–Está buenísimo lo que proponés, pero no es fácil que la gente salga de la neurosis diaria y se anime a no tomarse tan en serio...
–Mirá, la otra vez vinieron a mi casa mis hijos con los chicos, se sentaron a la mesa y de inmediato, todos sacaron los celulares y las tablets, nadie se miraba ni se hablaba. Entonces, yo me paré y me fui a mi habitación, después bajé vi dos películas, dormí la siesta y cuando volví a compartir con ellos, veo que estaba el mate servido, pero todos seguían prendidos a los celulares, entonces me volví a mi pieza. Vino a buscarme uno de mis hijos, preguntándome qué me pasaba: le dije que "ustedes están conectados y hablando con gente que no hizo ningún esfuerzo por poner la comida en la mesa de esta casa, yo sí. Si ustedes no lo valoran, yo no encajo acá". Desde ese momento, cuando vienen, nadie saca el teléfono. Es más, ahora los chicos juegan en el patio con una pelota de fútbol que les he dado y que esta firmada por Mario Kempes. Después, me arrepentí un poco porque me están arruinando la pelota, usándola, pero bueno (risas). Desde entonces pasamos unos días hermosos.

–Cuando analizás todo lo que has hecho en tu carrera, hasta una etapa política, ¿te arrepentís de algo?
–No. Si me arrepintiera, no lo hubiera hecho directamente. Soy bastante espontáneo, fresco y básico en lo que hace a mi vida. No soy un loco que se arroja al vacío y tampoco puedo hacerlo porque de mi trabajo viven todos en mi casa y tengo que seguir haciéndolo.
–¿Qué planes hay para la temporada de verano?
–En vez de hacer temporada, me voy a ir de festivales. Podría quedarme en Carlos Paz, si vivo a cuatro cuadras del teatro, pero tengo ganas de recorrer. Algo así como lo que hice cuando estuve en la previa de la Vendimia de ustedes. ¡Qué bien la pasé esos cuatro días allá! Antes de fines de año, tengo varias presentaciones acá en Córdoba, porque gracias a Dios estoy bastante solicitado en mi provincia y, además, tengo shows en Chaco, La Rioja, Catamarca, Salta, Jujuy y hasta me han invitado de la provincia de Buenos Aires. Hace un tiempo, hice un espectáculo en el Maipo, totalmente fuera de temporada, y me fue muy bien. Creo que este año lo vamos a volver a hacer.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas