espectaculos - Ailén Bechara Ailén Bechara
sábado 04 de junio de 2016

"Hay novelas que son una falta de respeto al público"

Durante la charla, el histórico galán de la TV argentina demuestra simpatía, humor y reflexión respecto a su presente laboral, que lo tiene haciendo teatro y participando en la pista del certamen "Bailando 2016".

Abordo de un remís que lo lleva desde una punta de la ciudad de Buenos Aires a la otra, el actor uruguayo de 59 años Osvaldo Laport atiende por teléfono a Diario UNO con la mejor predisposición.

Durante la charla, el histórico galán de la TV argentina demuestra simpatía, humor y reflexión respecto a su presente laboral, que lo tiene haciendo teatro y participando en la pista del certamen "Bailando 2016", pero también expuso críticas a los contenidos de la pantalla chica nacional.

En Mendoza, a Laport se lo podrá ver esta noche, en el teatro Plaza de Godoy Cruz como parte del elenco de la comedia Enredados, que también tiene como protagonistas a Flor de la V e Iliana Calabró. En tanto mañana, el grupo de actores viajará a San Carlos para ofrecer otra función de la exitosa obra en ese departamento del Valle de Uco.

El elenco lo completan Federico Bal, Ailén Bechara, Sebastián Almada, Belén Etchart y Magui Bravi.

–Tenés un papel bastante divertido porque hacés de gigoló...

–Es un personaje bien alejado de la realidad argentina. Lo digo para que no lo comparen con esos personajes siniestros de la actualidad (risas). Es verdad que uso un latiguillo que usa el gigoló argentino famoso, pero mi personaje es un atorrante simpático. Lo que hace es levantar chicas por internet. Por ello se encuentra en una situación límite porque al ir a visitar a una de sus víctimas se encuentra con que ella comparte la casa con otra de sus víctimas. Esto ocasiona una situación muy terrible que lo pone al límite de corridas, provocando equívocos. Es una comedia brillante y de mucho ritmo.

–Debe de ser muy bueno tu trabajo, porque hay que hacerse notar compartiendo un escenario con mujeres como Flor e Iliana...

–Totalmente. No es fácil. Además, tenemos a un gran comediante como Sebastián Almada, que si bien tuvo un pequeño accidente durante una función que hicimos el domingo último, sigue actuando y no ha bajado su ritmo. Su lesión no va a opacar la brillantez de su trabajo.

–Hace unos años te dedicaste a la dirección de teatro, ¿cómo fue esa experiencia?

–Siempre digo que el actor, sobre todo en una plaza tan pequeña como es la nuestra, tiene que tener buenos cimientos y no limitarse a una sola cosa. Esa es mi filosofía de vida. Por otro lado, esta necesidad también respondió a que fui un gran admirador de colegas uruguayos geniales, entre los cuales estaba el papá de Sebastián Almada. Existía el elenco de Hiperhumor, formado por actores que se desempeñaban en todos los aspectos del arte. Eso me marcó y me impulsó a querer intentar cosas diferentes, siempre.

–¿Esta filosofía de vida es la que te lleva a participar ahora en el "Bailando por un sueño"?

–Sí, pero debo confesar que no es la primera vez que me convocan. Con el programa tengo una relación de muchos años, sobre todo con los productores Fede Hoppe y Chato Prada. Las otras veces no pudo ser, pero en esta oportunidad calzaba justo, porque la obra Enredados es de la misma empresa y hemos convivido todos en Carlos Paz. Todo esto llevó a que esta vez sí se diera. Además, toda la vida dije, más allá de las críticas que he tenido hacia el certamen en su momento, que para el actor que quiere transitar todas las aristas del arte este lugar es un semillero. Convengamos que si se es actor y se quiere bailar, no hay muchos otros lugares donde hacerlo. Las comedias musicales son escasas y si bien ahora hay algunas muy buenas en Buenos Aires, no es lo usual.

–¿Cómo van los ensayos?

–Muy bien, pero aunque yo diga que me gusta bailar, no quiere decir que sepa hacerlo.

–Con Soledad Silveyra, que es uno de las jurados del certamen, tienen tanta confianza que puede ser muy dura en las devoluciones...
–Creo que va a ser más dura que buena (risas). Cuando uno quiere a alguien es duro con esa persona porque quiere que el otro mejore, crezca y desempeñe un mejor papel. Solita, me parece, va a ser la más brava conmigo.

–¿Te gustaría que te propusieran una nueva novela con ella?
–Sí, porque además la gente lo quiere y lo pide. Es un privilegio que cargamos no solamente nacional sino a nivel internacional. Nos da alegría y ojalá que aparezca algún productor. Pero tiene que ser con un buen guión, porque de verdad que los productores no nos convocan porque no tienen buenos libros.

–¿Pensás que la ficción que hay en la TV no es buena?
–No. Con el respeto que me merecen los guionistas, hace ya un par de años que estamos flotando en cierta comodidad en el mundo de las novelas que me parece una falta de respeto al público.

Enredados
Cuándo: hoy, a las 21
Dónde: teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz)
Entradas $320, $350 y $380.
A la venta en la boletería de la sala.
2x1 con Club UNO

Fuente:

Más Leídas