espectaculos espectaculos
viernes 01 de julio de 2016

"Hay canciones de Los Enanitos Verdes que bien podrían ser cuentos"

Presentación. Hoy, a las 21, en el Espacio Le Parc el guitarrista Felipe Staiti mostrará al mundo su primer libro, titulado Cuando Zappa conoció a Borges. Es gratis y prometió tocar algunos temas

No por nada hay un disco de Los Enanitos Verdes titulado Había una vez. Debe ser porque los rockeros mendocinos de alguna manera siempre supieron contar historias a través de sus canciones, sobre todo, en sus baladas sobre amor y desamor.

Ahora, a 23 años de la salida de ese disco y cuando el grupo ya es un emblema del rock latino en todo el mundo, el guitarrista de la agrupación, Felipe Staiti, se animó a publicar su primer libro de cuentos, que él asegura nada tienen que ver con su música.

Bajo el nombre de Cuando Zappa conoció a Borges, el ahora cuentista de 54 años presenta siete historias fantásticas que sorprenderán por su tenacidad, excelentes personajes y originalidad.

"Staiti escribe cuentos clásicos. Sería como un Eric Clapton de la narración sobrenatural", dice su amigo el periodista y escritor Sergio Marchi, quien estuvo a cargo del prólogo de esta edición.

El libro fue editado por Ediciones Culturales de Mendoza, que depende de la Secretaría de Cultura de la Provincia, y se podrá adquirir de lunes a viernes, en el edificio donde funciona esa cartera, ubicado en España y Gutiérrez, de Ciudad, así como en la presentación oficial, que será esta noche, a las 21.
El evento es gratuito y contará con la presencia de Sergio Marchi, el propio Staiti y amigos del célebre músico, en el Espacio Le Parc.

En varias de las notas que ha ofrecido con motivo de la promoción de este texto –incluida ésta– Staiti prometió tocar hoy la guitarra con amigos del circuito local y celebrar este nuevo proyecto en el que se embarcó y que tanto emociona a sus fieles seguidores, que podrán ahora descubrirlo en una faceta literaria.

–¿Te acordás cuándo empezaste a escribir?
–Fue en la primaria. Escribí un texto sobre Martín Miguel de Güemes y me dieron un premio. Agradezco a mis maestras por inculcarme la escritura y la lectura. Después lo seguí haciendo para no sentirme tan solo durante las giras, en las cuales tenés mucho tiempo ocioso. No siempre tengo la guitarra a mano y busco ocupar la mente de esta otra forma. Además, esto es algo totalmente diferente, porque en las canciones que hacemos con Los Enanitos Verdes todo está limitado ya sea por la melodía, la estructura, el tiempo... Entonces haciendo esto me sentí mucho más libre.

–¿Qué te hizo sentir que estabas listo para mostrarle tus cuentos al mundo?
–No sé si me lo he planteado de esa manera, en algún momento, no pensé en que el mundo me va a leer. Esto es simplemente un conjunto de historias lindas y creo que está bueno tenerlo documentado. Siento que es una realización a nivel personal. Ha sido muy satisfactorio para mí hacerlo, pero como la mayoría de las cosas que hago, no las intelectualizo mucho.

–¿Por qué elegiste el rubro fantástico para escribir?
–Siempre me gustó mucho leer y cuando leo me siento menos solo. Me gusta leer de todo un poco, siempre digo que la fantasía se alimenta de la realidad. Creo que lo me sale tiene que ver con mi pensamiento paralelo con respecto a las cosas que me pasan y que veo a mi alrededor. Busqué modificar un poco la realidad porque es la manera de tratar de hacer un mundo más lindo, no porque mi mundo sea feo. Por ejemplo, el cuento que le da nombre al libro, Cuando Zappa conoció a Borges, es quizás un encuentro que no sucedió, pero que en este mundo onírico es algo que resulta fantástico. Si hubiera pasado, hubiera sido genial. Además, prefiero la fantasía porque para realidad ya tenemos los noticieros, yo estoy para aportar algo que haga el mundo más apacible.

–Los fans de la banda que lean estos cuentos, ¿encontrarán algún nexo con canciones o letras de Los Enanitos?
–Creo que no tiene nada que ver, francamente. Quizás alguien encuentra un vínculo. En el fondo, alguna conexión debe haber porque todo viene del mismo lugar. Pero yo, al menos, no lo veo. En la presentación obviamente vamos a tocar algunas canciones porque la música siempre ha sido el motor, pero yo no diría que soy escritor, sino que soy músico, es solo que el hecho de poder tocar es siempre una celebración y esta noche también vamos a hacerlo. Aunque, pensándolo un poco más, puedo decir que hay canciones de Los Enanitos Verdes que bien podrían ser cuentos, eso sí es verdad.

–¿Has pensado en escribir una novela alguna vez?
–La verdad que me gustaría, pero tengo un problema de ansiedad y no sé si me lo bancaría (risas). Es uno de esos demonios internos. Además, no me gustan tanto las novelas, no leo tantas. Me gustan los relatos y los cuentos. Escribo cuentos porque siempre hay disparadores.

–¿Te acordás quién fue la primera persona a la que le mostraste estos cuentos?
–Me parece que fue mi manager. Le mostré algunos y me dijo que eran impresionantes. Se sorprendió bastante de que le mostrara algo mío que no tuviera música. Después se los mostré a mi pareja y la reacción fue parecida. Siempre me decían que esto era algo hermoso y que había que hacer algo con ellos. Así fue creciendo este proyecto literario. La confianza que me dieron mis amigos me hizo tomarme en serio esta posibilidad de hacer un libro, que es algo tan lindo. Además, no hay que esperar para hacer las cosas, hay que hacerlas y ya.

–¿Qué te espera para el resto del año con tu banda?
–Ahora vamos a descansar un par de meses, después de una gira que nos llevó por 12 ciudades de Estados Unidos. De todos modos, el resto del año no va a ser muy distinto a lo que venimos haciendo con la banda. Tenemos propuestas para hacer tours por México y Centroamérica, lugares donde siempre nos presentamos. Vamos a seguir llevando nuestras canciones por todos lados. Tenemos la idea de grabar un recital en vivo con músicos invitados. Hay muchos proyectos.
Fuente:

Más Leídas