espectaculos espectaculos
jueves 07 de abril de 2016

Hace 32 años se estrenaba la historia sin fin

Que nunca se acabe la magia

El destino de dos jovencitos queda entrelazado a través de las páginas de un antiguo y misterioso libro de leyendas que narra las peripecias de Fantasía, una tierra mítica que cayó en desgracia y necesita urgentemente a un héroe que la salve de la destrucción total.

La Historia Sin Fin (Die unendliche Geschichte, 1984) –basada en la novela homónima de Michael Ende- fue, en su momento, la película de mayor presupuesto filmada en Alemania,

El director Wolfgang Petersen debuta con su primer film de habla inglesa y, antes de meterse de lleno en la acción hollywoodense, se despacha con está adaptación literaria que se transformó en un clásico indiscutido.

En una época donde proliferaban las aventuras fantásticas protagonizadas por pequeñines, esta coproducción alemana llegó para poner un poco de oscuridad y drama a este tipo de relatos familiares. Una vez más, las avanzadas técnicas de efectos especiales se ponen al servicio de la historia para crear un universo único y maravillosas criaturas nunca antes vistas en la pantalla grande. La "Nada", Bastian, Atreyu, Falkor... nombres que quedaron marcados para siempre en nuestros corazones.

Ojo que el rodaje, al parecer, fue bastante complicado, al menos para el joven Noah Hathaway (Atreyu) que sufrió varios accidentes durante el mismo. Se cayó de un caballo que luego lo pasó por encima, casi se ahoga en la escena del pantano al trabársele el tobillo en un elevador, y por poco pierde un ojo durante la pelea con el Gmork.

Datito de color: el Auryn original utilizado en la película, ahora se exhibe en una caja de cristal en la oficina de un tal Steven Spielberg.

Fuente:

Más Leídas