espectaculos - The Walking Dead The Walking Dead
viernes 26 de febrero de 2016

Greg Nicotero: "Si The Walking Dead fuera lo último de mi carrera, sería estupendo"

Así se refirió sobre la popular serie el productor ejecutivo, director y responsable de los efectos especiales.

Greg Nicotero, productor ejecutivo, director y especialista en efectos especiales y maquillaje de The Walking Dead, ha visitado Madrid con motivo del reciente estreno en Fox de la segunda mitad de la sexta temporada de la ficción zombie. Junto a él, Ross Marquand, encargado de interpretar a Aaron desde la quinta temporada de la serie.

En su encuentro con la prensa, ambos han hablado sobre la experiencia de formar parte no sólo de una de las series más exitosas de la televisión actual, sino de un auténtico fenómeno televisivo en todo el mundo.

Mientras, la segunda mitad de la sexta temporada de The Walking Dead se emite en Fox de forma simultánea a su emisión en Estados Unidos.

Después de una larga experiencia en efectos especiales y de maquillaje en cine de terror, ¿qué cambios supuso el ponerse detrás de las cámaras de una serie de televisión?

Greg Nicotero. Ha sido completamente increíble el poder tener una voz creativa. No puedo ni describirlo. He pasado 30 años trabajando con los mejores productores y directores del mundo, y tener la oportunidad de tener una voz creativa en una serie como esta es algo increíble.

-¿Qué cambios va a suponer la llegada a The Walking Dead de los nuevos villanos Negan y Gregory?

G.N. ¿Gregory es un villano? Esta temporada hemos pasado mucho tiempo haciendo de Alejandría un oasis. Ahora que el grupo de supervivientes de Alejandría son todos una unidad, eso nos da la oportunidad de que puedan descubrir a otros grupos que están fuera de su mundo y de que puedan enfrentarse a ellos unidos. Y entonces todos mueren. [Risas]

-¿Cómo ha sido desarrollar su faceta como director?

G.N. He dirigido 15 episodios. En el primero que dirigí estaba aterrorizado completamente. Pero pasé toda la preparación haciendo bocetos y listas de todas las tomas que quería. Lo que no tuve en cuenta es que había tenido la mejor escuela de cine del mundo. He trabajado con Steven Spielberg, Guillermo del Toro, Frank Darabont, Quentin Tarantino... Y he observado a cada uno de ellos, he visto cómo trabajan con sus actores, como tratan a su equipo. Y me da la sensación de que he podido adoptar lo que más admiro de todos ellos para desarrollar mi propio estilo. Es muy interesante que haya personas que se den cuenta de qué episodios he dirigido yo. Sin ver los créditos.

-¿Qué aporta a la serie la introducción de Jesus?

Ross Marquand. Trae consigo una nueva energía y también una nueva trama, de la misma forma en que lo hizo Aaron en la temporada anterior. Jesus nos introduce a una nueva comunidad y un nuevo mundo del que posiblemente no se hubiera enterado el grupo.


-A menudo se introducen tramas nuevas, como el romance de Rick y Michonne, que no aparecen en los cómics, ¿es bueno para la serie desvincularse de los cómics o crea detractores?

R.M. Yo creo que mantiene expectantes a los fans. Si los fans de los cómics y los que leen los foros supieran lo que va a pasar en cada episodio, entonces la serie sería una fórmula. Y no queremos eso. Queremos mantenernos frescos. Y creo que esa relación es algo que la gente ha estado deseando durante mucho tiempo.

G.N. Yo creo que esa relación también va a significar algo muy distinto. Es un momento en la vida de nuestros personajes en que se sienten cómodos y que les permite iniciar una relación. Creo que para Rick es muy importante que se pueda comprometer a un futuro. Hasta ahora Rick no podía ni pensar en ello.

-¿Qué podemos esperar de Aaron en esta segunda mitad de la sexta temporada?

R.M. Veremos más a Aaron en esta segunda mitad y lo más importante que podremos ver de él es lo mismo que ocurrirá con el resto de personajes. Durante esta fase de reconstrucción. De alguna manera, lo que estaban viviendo se va a quedar en pausa, y van a empezar a hacer otras cosas más relacionadas con la defensa. Y Aaron va a ser mucho más proactivo a la hora de unirse a esa defensa cuando sea necesario para la protección del grupo.

-¿Qué relación tiene el equipo con los cómics? ¿Cómo se decide qué se introduce, como por ejemplo el disparo en el ojo de Carl, y qué no se introduce, como por ejemplo que Rick pierda su mano?

G.N. La serie jamás dicta nada a la novela gráfica. El cómic es su propia entidad y, a medida que avanza, continúa proporcionándonos más y más material. Creo que cuando le cortan la mano a Rick en el cómic ni siquiera se había pensado en que se haría una serie y lo cierto es que nunca se pensó como una posibilidad para la serie. Yo creo que una cosa es dibujar a un hombre sin mano y otra cosa es hacerlo es rodaje, podría habernos causado muchos problemas.

-En la tercera temporada hacemos un guiño en el que Rick se hace daño en la mano y la tiene mal durante varios episodios, no podía usarla, y tuvo que aprender cómo hacerlo todo. Andy [Lincoln] me dijo un día: 'Menos mal que no tengo que temer por mi mano'. Porque tienes que reentrenarte. Pero lo de Carl es distinto. Esa herida dice mucho sobre lo que el personaje acaba siendo. Y además puedes ponerle una venda y esconderlo. Sin embargo, cuando falta la mano, falta la mano.

-¿Cómo se vive el hecho de que, al formar parte de una serie con tanto éxito, una decisión pueda ser mal recibida por parte del público?

R.M. Creo que la serie tiene éxito no a pesar de esas decisiones, sino debido a esas decisiones. Por ejemplo, cuando Aaron y Eric se vuelven a ver la pasada temporada, a su relación se le podía haber dado menos importancia, pero los productores quisieron que se dieran un beso realmente amoroso, una relación con la que los espectadores se pudieran identificar. Creo que es maravilloso que asumamos riesgos una y otra vez. Y es por eso por lo que tiene tanta popularidad. Siempre nos sorprendemos a nosotros mismos. Estamos dispuestos a seguir adelante con la historia, podemos tomar algunos riesgos con ciertas relaciones y creo que todos estamos muy orgullosos de ello.

G.N. No escuchamos mucho las críticas. Si lo hiciésemos, nunca mataríamos a un personaje. Todo sería feliz y divertido. Tenemos que tomar decisiones aunque no sean populares. Y yo estoy a favor de todas las decisiones que hemos tomado, excepto en matar a Merle. Pero al menos, en ese episodio pudimos redimir a un personaje que era despreciable. Me llamaron y recibí e-mails en los que me decían que les había hecho llorar. Por la gran interpretación de Norman [Reedus] y por la redención de Michael [Rooker]. Amo a todos los que hemos matado y me encantaría que todos volvieran. Todos son maravillosos. Pero tenemos que defender nuestras decisiones.

-El tema de Glenn fue singular. Cada vez que alguien se marcha tienes que imaginar que será la última vez que lo verás. Y en la serie no había tratado el terror que sienten desde el interior de Alejandría de que uno de los que están fuera podría no volver. Lo que pudimos hacer con la historia de Glenn fue mostrar ese terror a través de Aaron y Maggie. Es posible que esa persona nunca vuelva y que no sepas lo que le pasó. Esa es la historia que queríamos contar.

-¿Han pensado en un posible final para la serie?

R.M. Para mí, y creo que hablo por todos los actores, queremos seguir trabajando para la serie mientras siga siendo así de emocionante. Y yo no veo que eso vaya a cambiar próximamente. Ha sido una maravilla venir cada día al trabajo, trabajar con este elenco y equipo. Es el grupo más maravilloso con el que he trabajado. Creo que los guionistas están constantemente pensando en nuevas líneas para continuar y no creo que nos sea de ayuda pensar en cómo va a acabar. Estamos llegando a la mitad de los cómics así que podría durar otras siete temporadas. Dependerá de lo que quieran hacer los productores.

G.N. Me han dicho que hay gente que está especulando con cuántas temporadas quedarán. Y nunca se sabe. La serie es dinámica y cambia su dirección de forma drástica. Y nosotros estamos preparados para otro de esos cambios pronto. Y es divertido trabajar en ello. Llevo trabajando más de 30 años y, si este fuera el último trabajo que hiciera, me parecería estupendo.


-¿Qué escena es la más asquerosa que has tenido que hacer?

R.M. El episodio en que Maggie y yo estamos en las cloacas. Fue asqueroso porque el equipo hizo un trabajo fabuloso creando el ambiente. Fue muy desagradable, pero también uno de mis episodios favoritos.

-¿Qué podemos esperar de la segunda mitad de la sexta temporada?

R.M. Descubriremos que hay muchas más comunidades de las que imaginábamos. El mundo que conocemos es solo una pequeña fracción de lo que realmente existe y vamos a conocer nuevos ecosistemas con los que vamos a interactuar.

G.N. La introducción de Jesus es un gran indicador de que hay más gente pisándole los talones.
Fuente:

Más Leídas