espectaculos espectaculos
domingo 09 de julio de 2017

¿Freddy Krueger versus Viagra?

El actor que interpretara al personaje de terror más famoso de fines de los 80, Robert Englund, descartó cualquier regreso del amo de las pesadillas: "Estoy demasiado mayor para hacer de Freddy. Sería más bien 'Freddy vs Viagra'".

Hace ya más de treinta años de la primera vez que Freddy Krueger, interpretado por Robert Englund, se colaba en las salas del cine de todo el mundo para perturbar los sueños de sus espectadores con «Pesadilla en Elm Street». Después de esta primera película, llegaron siete más, que lo convirtieron en un icono del cine de terror. Proyecto tras proyecto, Englund ha evolucionado a la vez que lo hacía el cine de terror. Ahora ha hecho una parada en España para el rodaje más alocado de su carrera: «Campfire Creepers», una serie de realidad virtual que traslada al espectador frente una hoguera de campamento donde las historias de miedo cobran vida.

¿Veremos a Freddy Krueger en este proyecto?

Aquí no, pero quieren hacer un «reboot» de todas las películas de Freddy, aunque ya hicieron uno de la primera y no tuvo mucho éxito. Quieren rehacerla con nueva tecnología para una nueva audiencia y he oído que puede que Kevin Bacon haga de Freddy.

¿Qué personaje interpretará en esta película?

Siempre soy malo (bromea en español). Esta vez soy un coleccionador de cráneos, una especie de experto que vive en el bosque, aunque puede que también me convierta en un científico en otra de las historias, pero probablemente me vuelva loco. Además, tengo un bicho muy peculiar que me ayuda con mi colección de cráneos. Este ser ya lo hemos visto en una antigua película de Hollywood, «Cuando ruge la marabunta», pero esta es la única vez, que yo recuerde, que esta especie de insecto es la estrella de la película, es repulsivo.

¿Qué puede contarnos sobre «Campfire Creepers»?

Estoy seguro de que en España tenéis el concepto de «leyenda urbana», todas esas historias aterradoras que hemos oído de pequeños alrededor de una hoguera o en vestuario o antes de dormir con tu chica cuando eres joven. El caramelo que no deberías comer, el bosque maldito en el que no deberías entrar... Estamos recreando esos relatos y todos empiezan alrededor de la hoguera, pero las contamos de una forma diferente: en 360 grados.

Es un sistema muy novedoso

Todos los días aprendemos algo nuevo en el set, a veces por error. Es como el principio de las películas, como los hermanos Lumière o los primeros años de Hollywood. Estamos descubriendo una nueva forma de contar las historias. No ofrecemos solo un viaje en una montaña rusa o haciendo windsurfing. Soy un hombre mayor ya y he trabajo siempre, de hecho, tengo dos películas y un videojuego a punto de salir. Aún así puedo asegurar que esto es muy nuevo, más que mi «game experience».

¿No se plantea volver a interpretar a Freddy Krueger?

Soy muy mayor para hacerlo. Podría hacer una toma, pero no repetirla una y otra vez. De hecho, podría plantearme hacer una película, pero ocho... Sería más bien «Freddy vs Viagra». Pero me gustaría estar involucrado con un cameo. Quizá pueda ser el nuevo profesor de los sueños o un escéptico que no cree que sea posible la existencia de Freddy. Puede ser divertido para los fans, y para mí también.

¿Cuántas pesadillas cree que ha causado?

Sé que estoy en los sueños de la gente, pero algunos terapeutas han utilizado a Freddy con niños que realmente tienen pesadillas recurrentes como caídas al vacío o ahogamientos. Él es un «gatekeeper», un guardián del sueño. Cuando ellos están durmiendo y tienen ese tipo de pesadillas, piensan en Freddy y dicen «no», esto es una pesadilla. Y poco a poco dejan de tenerla. Aprenden a controlar sus sueños gracias a Freddy.

Pero la respuesta más curiosa que he recibido de los fans es otra. En los años 80, estábamos muy presentes porque muchos niños de padres divorciados solo podían estar un día a la semana con su padre, o con su madre en ciertos casos. Entonces les queda ese recuerdo de ir los domingos por la tarde al videoclub. Allí les dejaban elegir la película que quisieran. Entonces, se acercaban a la sección de Blockbuster y escogían una de las «Pesadillas en Elm Street». Los siguientes 10 o 20 años, mientras crecían, mantenían la tradición de escoger una película de Freddy Krueger y verla los domingos con su padre y una pizza.

¿Cuando empezó no buscaba trabajar en películas de miedo?

Al principio todo era teatro. Pero un día volví a casa, a California, con mi novia, Janice Fisher (guionista de «The lost boys»). Estudié cine durante un año y en mi primera audición, en 1973, conseguí el papel principal. Desde entonces no he parado. Estuve diez años haciendo cine hasta que participé en una miniserie de televisión, «V». Con ella me hice famoso en todo el mundo. Entre temporada y temporada, tuve un pequeño descanso antes de regresar y la única película que encajaba en mi agenda era «Pesadilla en Elm Street». En aquella época era un esnob porque era del teatro, pero pensé en el niño que había en mí. Al pequeño Robert le encantaban las películas de ciencia ficción y de miedo. De hecho, estaba fascinado por Lon Chaney, «El hombre de las mil caras». Una vez se puso la piel del huevo en sus ojos para hacer de ciego, ¡imagínate! Así que, cuando el director Wes Craven me dijo: «¿quieres ser el hombre de las pesadillas?» Tuve que decir que sí. Después de la primera «Pesadilla en Elm Street», número uno en todo el mundo, me hice internacional. Así que tengo que agradecerle todo a las películas de miedo, a la ciencia ficción, porque ellas hablan un idioma que llega a todos los rincones del mundo, el lenguaje del cine.
Fuente: abc.es

Más Leídas