espectaculos - Colombia Colombia
martes 08 de agosto de 2017

Folclore colombiano para bailarlo en Mendoza

La celebrada cantautora Totó la Momposina viene de ofrecer un show en el CCK porteño por el que fue ovacionada. Hoy estará en el Independencia.

La cantante Totó la Momposina cumplió el domingo una actuación memorable en el CCK porteño, ante una multitud que disfrutó de los ritmos folclóricos de Colombia, sostenidos por un impecable grupo de músicos que acompaña a la legendaria voz de una mujer que acaba de cumplir 77 vitales años. Esa experiencia se repetirá este martes por la noche en el teatro Independencia de Mendoza.

Totó, nacida y criada en la cuenca del río Magdalena, es en sí una demostración enérgica de canto y baile. Una vertiente de canciones que conforman una parte importante del folclore de la costa caribe de Colombia.

Una sólida línea de tambores y bombos comenzó a delinear los ejes por los cuales transitaría el concierto de la cantante que Gabriel García Márquez eligió en 1982 para que le pusiera música en vivo a la ceremonia en donde recibió su Premio Nobel de Literatura. Desde aquella gala en Estocolmo, la gran cantora de cumbias, chalupas, porros y sextetos, todos ritmos del rico folclore colombiano, saltó a los grandes escenarios para no bajarse más.

"Hacemos música apoyada en los tambores y en los bombos que son los que convocan. Los metales y las cuerdas se suman. Y entre todos hacemos una música con sentido de pertenencia no sólo de un país, sino de un continente en el cual hablamos el mismo idioma", dijo al promediar el recital Totó, nacida Sonia Bazante Vides en la isla de Mompós.

A esa altura, la sala Sinfónica del CCK ya era una fiesta. Banderas de Colombia, sombreros y pañuelos típicos del país cafetero en muchos jóvenes de contoneo sensual, habían convertido las escaleras que llevan a las butacas en una pista de baile. Que llegó al paroxismo con la versión de la vieja cumbia La piragua, con lucimiento de los instrumentos de viento (saxo, trompeta, clarinete y gaitas) y las cuerdas, con una ajustada guitarra, y un bajo contundente.

Esos ejes percusivos y rítmicos son el hilo conductor de la música que expone en el escenario Totó La Momposina, que no es lo mismo que producir canciones con fotocopias de pretendidos ritmos latinos. La diferencia está en el cuidado arte que rodea a la cantora y sus virtuosos músicos, vestidos con la sencillez de las ropas típicas campesinas ellos, y con vestido colorido de fiesta popular ella.

Los elementos africanos e indígenas que caracterizan la música de "la cantadora mayor de Colombia", tal como se la conoce en su país, conducen las canciones a un ritmo capaz de fusionar múltiples sonidos: el universo que conforma el bagaje cultural de una mujer que pertenece a la cuarta generación de una familia dedicada a la música.

Llegarán después nuevas invitaciones al baile, un sensual bolero cubano ("desde Cuba nos llegó la música que venía de África, de allí aprendimos todo", será una de sus explicaciones antes de la bella canción), y la versión caliente y fervorosa de El pescador, aquella vieja cumbia que no pierde vigencia.

Estudiosa y militante de la "música ancestral", Totó hoy se permite cumbias y ritmos que cuando empezó a grabar (1983) dejaba fuera de su repertorio. Y los disfruta cuando baila y observa el baile en la platea.

Y eso que no pudo ver a la multitud que se quedó sin entradas, pero que no se fue con las manos vacías: en la planta baja del complejo cultural en el Bajo porteño, las pantallas reproducían en directo (vía streaming) el recital para que toda esa gente también vibrara con una presentación inolvidable.

Cuándo: martes 8, a las 21.30
Dónde: teatro Independencia (Chile y Espejo, Mendoza capital)
Entradas $400, $500 y $600
Banda soporte La Berraca Guanábana (Mendoza)
Fuente:

Más Leídas