espectaculos - Francia Francia
domingo 24 de julio de 2016

Este restó admite roedores

El clásico de esta semana es una película que se convirtió en un clásico de Pixar, Ratatouille, la encantadora ratita que soñaba con ser chef.

Culminando las vacaciones de invierno, el clásico de esta semana es una película que se convirtió en un clásico de Pixar, Ratatouille, la encantadora ratita que soñaba con ser chef a pesar de que no hay nada que sea más objetable en una cocina que la presencia de un roedor.

Tenía que ser París
A pesar de que la gastronomía multiplicó sus escenarios en el mundo, París sigue siendo el símbolo de la alta cocina y por ello la producción decidió que la capital de Francia era el escenario del filme y viajó para registrar lo más emblemático de la ciudad en más de 4.500 fotos.

Allí están la torre Eiffel, el puente Alexandre III y la tienda Destruction des Animaux Nuisibles, fundada por Julien Aurouze en 1872, especializada en "desratización", el lugar elegido para que el protagonista entienda lo peligroso que son los humanos.

El restorán donde trabaja el compañero inseparable del chef roedor Rémy, Alfredo Lingüini, es una mixtura entre varios locales, como Le Train Bleu o Le Procope.

De Los Simpson a la cocina
El director es Brad Bird, quien se hizo famosos por ser uno de los consultores creativos de Los Simpson en sus inicios, en donde cambió la manera de "articular" las historias animadas.

Antes se recurría a planos generales para mostrar las aventuras animadas, pero él decidió emplear el plano-detalle como recurso y es el autor, por ejemplo, de las escenas en que Homero piensa y hay un primer plano de su cerebro, recurso que aún se utiliza. Durante mucho tiempo les alquilaba a los creativos de la serie películas clásicas, por ejemplo si un capítulo rozaba el suspenso, les hacía ver filmes de Alfred Hitchcock, para que llevarán sus recursos a la animación.

Niño prodigio
Brad Bird es el responsable de otros filmes como Los increíbles.

Pero fue realmente un niño prodigio de la animación, ya que comenzó su primer filme de dibujos animados a los 11 años y a los 13 ya había llamado la atención de Disney. Pertenece a una camada de directores que renovaron el género y que pasaron por los estudios del ratón Mickey, como Tim Burton y John Lasseter, quien luego sería uno de los creadores de Pixar.

El joven Bird estuvo bajo el mecenazgo de los "nueve viejos", como se llamaba en Disney al grupo de dibujantes que más sabían del género. Él ha dicho que aprender animación con ellos fue "como aprender actuación con Marlon Brando".

Más que ficción
Ratatouille es el nombre de una famosa receta de la gastronomía francesa, que se prepara con vegetales.
Fuente:

Más Leídas