espectaculos espectaculos
lunes 02 de mayo de 2016

El Wine Rock se consolidó con los show de Catupecu y Eruca Sativa

Sobre el escenario también estuvieron Gondwana, Coti Sorokin, Rano Sarbach, y hasta el toque folclórico de Jaime Torres.

La sexta edición del Wine Rock en Monteviejo, un evento que ya se consolidó y que tuvo una organización impecable, reunió en el escenario a Catupecu Machu, Eruca Sativa, Gondwana, Coti Sorokin, Rano Sarbach, y hasta el toque folclórico de Jaime Torres.
El festival, que se desarrolló entre viñedos al pie de la Cordillera de los Andes, en Vista Flores, localidad de Tunuyán en pleno Valle de Uco, a 118 kilómetros al sudoeste de la capital mendocina, combina vinos de alta gama con el rock, "maridaje" que fue impulsado por Marcelo Pelleriti, enólogo de la bodega -además de un entusiasta rockero- y cuyo modelo marca una tendencia internacional, a punto tal que en Napa Valley (Estados Unidos) lo han imitado con el "Botlle Rock".
El festival, además, devuelve un mensaje por el cuidado al medio ambiente al medir la Huella de Carbono por tercer año consecutivo por la organización Green Solutions (como lo hacen en Lollapalooza aunque no en la edición de Argentina).
Rano Sarbach y su banda, junto a la morena costarricense Deborah Dixon aportaron su rock lleno de blues y soul, y Marilina Bertoldi lanzó su nuevo trabajo discográfico, su tercer material de estudio titulado "Sexo con modelos", con temas destacados como "Cosas dulces", "Y deshacer".
Los chilenos de Gondwana desparramaron en el escenario su clásico reggae, y tuvieron como músico invitado a un conspicuo visitante de estos viñedos, Juanchi Bailerón, de Los Pericos, quien hace unas semanas atrás presentó su vino "MalbeCaster" (armonizando en el nombre la cepa emblemática argentina y el tradicional modelo de guitarra eléctrica de Fender).
En el medio de tanto rock, el famoso charanguista JaimeTorres, como músico invitado, le dio con su música del altiplano el toque folclórico al encuentro, acompañado con su grupo de músicos, entre los que se contó al Mono Izarrualde, y a su hija Manuela Torres, y junto a la caribeña Dixon hicieron "Ansiedad".
Coti Sorokin jugó con un público muy participativo que lo acompañó y le hizo coros en temas ya muy populares y clásicos como "Nada fue un error", o "Luz de día", y tuvo el aporte de un músico muy querido, Felipe Staiti, de Los enanitos verdes, que deleitó con su guitarra.
La recurrente presencia de los Caputecu, permitiò gozar de clásicos propios entre los que se contaron "A veces vuelvo", "Magia veneno", "Y lo que quiero es que pises sin el suelo", y "Dale".
Pasadas las 22 subió a escena Eruca Sativa, el trío que con su sonido agitó a la audiencia que aún quedaba en el lugar, de la mano de las efectivas "Magoo", "Fuera o más allá", "Nada salvaje", "Para que sigamos siendo", "El balcón", "Paraíso en retro", "Amor ausente", y "Paraíso en retro".
Fuente: Télam
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas