espectaculos espectaculos
domingo 24 de julio de 2016

El Tarzán más sexy

«Voy a ir al estreno de 'La leyenda de Tarzán' en Estocolmo con mi padre, veremos qué opina de mi versión del papel que él tanto admira», dice el actor sueco, sucesor de Weissmuller.

Alexander Skarsgård (Estocolmo, 1976) apenas tenía seis años cuando vio por primera vez una película de Tarzán. Fue su progenitor, Stellan (también actor), quien le presentó a su personaje favorito. «Voy a ir al estreno de 'La leyenda de Tarzán' en Estocolmo con mi padre, veremos qué opina de mi versión del papel que él tanto admira. No le voy a mentir, su critica me pone muy nervioso, recuerdo las horas que pasaba, sentado a su lado en el sofá de mi casa, viendo las películas de Johnny Weissmuller. Volver a sentarme con él, a ver este filme, me parece un sueño hecho realidad», admite Skarsgård.

La admiración de Stellan por Tarzán empujó a Alexander a protagonizar esta película. «Cuando me ofrecieron el papel me entusiasmé y me sorprendió que volvieran a relanzar la franquicia, porque es una historia que se ha contado en multitud de ocasiones a lo largo de estos cien años», reconoce el actor. Desde que en 1912 Edgar Rice Burroughs escribiera esta novela, Tarzán ha aparecido en más películas, libros, episodios de televisión y cómics que ningún otro personaje de la cultura popular. «Cuando descubrí que David Yates estaba tras el proyecto, supe que iba a merecer la pena», admite Alexander. «La leyenda de Tarzán» transporta al chico de la selva de Burroughs hasta sus dominios ingleses, dónde es reconocido como Lord Greystoke. La llamada de la jungla corre a cargo del subordinado del rey Leopoldo II de Bélgica, el capitán León Rom, a quien da vida Christoph Waltz (Viena, 1956). «No me gusta llamar villano a mi papel, lo considero el antihéroe de la historia. Creo que es importante puntualizar esos detalles», asegura Waltz, haciendo énfasis en la intelectualidad de sus interpretaciones.

Acompañado por Jane, a quien recrea Margot Robbie (Dalby, Australia, 1990) la pareja viajará de vuelta a la selva a vivir una nueva aventura. «David Yates ha dado un giro muy inteligente a la narración al situar el personaje en Inglaterra, así tenemos la oportunidad de conocer su pasado. El hecho de que empiece lejos del Congo es refrescante, nos enfrentamos a una situación muy distinta al resto de las otras entregas de la saga, no solo es original sino que tiene un punto de actualidad», reflexiona Skarsgård.

Preparación de Tarzán

Gracias a los abdominales californianos de Alexander el personaje ha dejado de ser un símbolo para convertirse en un sex symbol. «Los abdominales que ves en pantalla no son efectos especiales, son míos», confiesa divertido al preguntarle por el físico que luce en pantalla. «A mí no me cuesta desnudarme, ya lo he hecho en otras ocasiones. Pero este ha sido el rodaje más duro de toda mi carrera y, sin embargo, el que más recompensa me ha dado», admite emocionado.

El físico de este vikingo sueco, transformado en semidiós de la naturaleza, impresionó también a su compañera de rodaje. «Cuando era adolescente no me interesaba Tarzán pero ahora, después de ver a Alexander, entiendo perfectamente el atractivo. El es romántico, idealista, fuerte, decidido, un hombre que es capaz de sacrificarlo todo por su mujer. Me hizo sentirme especial estar casada con él en la ficción», reconoce Margot.

El futuro se torna positivo para una franquicia que promete seguir desarrollándose. «David me dio completa libertad. He crecido viendo estos filmes, amándolos, y he intentado crear mi propio Tarzán. Creo que hay una oportunidad para contar más historias del personaje, para abrir la puerta a la franquicia», remataAlexander.

El actor sueco protagoniza la nueva entrega de las aventuras del «héroe vertical»
Fuente: abc.es

Más Leídas