espectaculos - México México
viernes 22 de julio de 2016

El señor de la muerte está de regreso

El domingo se estrena la tercera temporada de Sr. Ávila, la exitosa serie de HBO. Diario UNO visitó el set en México y dialogó con los protagonistas.

Es un día de semana y las calles de Coyoacán, en México, están abarrotadas de tráfico, como es costumbre. A minutos de la casa/museo de Frida Kahlo, un hogar de familia se ha convertido en un set de filmación por un día. En el interior, parte del elenco de la serie de HBO Sr. Ávila rueda escenas de la tercera temporada del show, que se estrena el domingo, a las 21, por la señal 450 de Supercanal Digital.

El exitoso drama mexicano relata la historia de Roberto Ávila, un sicario que, tras deshacerse de todos sus socios, pasa a ser el capo máximo de una organización de asesinos a sueldo, convirtiéndose en el señor de los señores.

Compuesta por 10 episodios de una hora de duración, esta tercera temporada revelará una nueva trama de crímenes y corrupción, con infiltrados en el Gobierno y la policía.

Diario UNO visitó el set en México en noviembre y entrevistó a una de las protagonistas de la serie, Camila Selser, quien interpreta a Ana Solares.

El personaje de la actriz cobrará un importante protagonismo en esta nueva tanda de capítulos, dado que se develará su misterioso pasado y sabremos quién era antes de convertirse en maquilladora de muertos.

–Tu personaje es muy misterioso, pero en cada temporada se va revelando un poco más acerca de Ana. ¿Cómo desarrollaste el personaje sabiendo tan poco sobre ella?
–Como actriz, es un privilegio poder desarrollar un personaje que está muy alejado del prototipo de mujer sensible, cariñosa y cálida. Ha sido muy interesante encontrar el fondo de su historia. Al principio, supuse que ella era así porque había sufrido algún tipo de trauma y ahora, en esta temporada, lo descubriremos. Ahora, entiendo por qué ella se involucraría en un mundo tan oscuro, tan frío y también comprendo por qué trata con tanto cariño a los muertos. Ella trata de arreglarlos. En la primera temporada, ella es como un satélite de este mundo, pero en la segunda temporada ya se ve más involucrada, porque participa del asesinato del hijo del señor Ávila, y entra un poco más al inframundo. Se acerca a la parte más oscura de los humanos. Ella, en realidad, no quiere que nada cambie y quiere que su vida siga siendo como es. Ana es una persona muy estructurada porque esconde un gran desequilibro. En esta temporada, el público podrá ver quién es ella en realidad y cómo vuelve a destruirse debido a su pasado.

–Ana tiene un nexo con Iván, quien parece respetarla más que a nadie. ¿A qué se debe ese vínculo?
–Para que exista orden debe haber caos, es una cuestión de equilibrio. El vínculo responde a que Iván cumple las reglas y eso hace sentir segura a Ana. En la primera temporada, él descubre que ella es tan monstruosa como él porque sigue las órdenes, no cuestiona nada. En los nuevos episodios, Ana corre peligro y el equipo se comporta como una manada, ya que Iván y Ávila toman cartas en el asunto.

–En esta temporada, ¿Ana deberá elegir entre Ávila e Iván?
–No. La segunda temporada fue un gran reto para los personajes, todo fue impactante. El objetivo era no dejarse matar. Al final de la segunda temporada, Ana está de acuerdo con que Iván mate al señor Ávila, pero en realidad lo está retando a que lo haga, lo desafía. En ningún momento yo escojo entre uno y otro, sino que cada uno tiene su rollo y tiene que solucionarlo. De hecho, hay un momento en el que los dos me salvan.

–¿Ana es el centro de este universo entonces?
–¡Me encantaría decir que sí! Quisiera decir que la verdadera protagonista de la serie soy yo, pero creo que no. Solo reconocemos que cada uno es vital para el negocio y para que todo siga funcionando. Además, en esta temporada, el señor Ávila se convierte en el señor de las tinieblas, es como Lucifer. Es tremendo. Internamente, ya no tiene motivos para seguir en esta tierra.

–¿Cómo es el trabajo con Tony y Carlos durante los ensayos?
–Es claramente un trabajo de equipo, el que lleva la batuta es Fernando Rovzar, que es el director. Siempre nos introduce en el universo de la mejor manera, pero también nos da una gran libertad creativa para proponer y hacer el mejor trabajo posible. Hablamos mucho entre todos, pero también hay un trabajo en solitario para pensar el personaje, porque el reto es verdaderamente enorme. Carlos, por ejemplo, es uno de los mejores actores de México y tiene un personaje muy definido. Él improvisa mucho, entonces tengo que estar al tiro para responderle.

–En la etapa de preparación del personaje, ¿tuviste contacto con gente que practica la tanatopraxia en la vida real?
–Me reuní con dos personas que realizan este tipo de trabajo. Me recibieron en un laboratorio forense, que depende del Gobierno. Es un lugar muy descuidado, muy asqueroso y fue una experiencia difícil. Es decir, que no tratan a los muertos como lo hace Ana. La realidad es mucho más burda que lo que vemos en la serie. No todo el mundo tiene una cicatriz tan grande como la de Ana, que la lleva a trabajar con tal pasión y devoción. Fue una experiencia muy dura, pero era necesario que la atravesara para entender, porque hay que tener una personalidad muy específica para dedicarse a esto.

–¿Dirías que la muerte mantiene cuerda a Ana?
–Creo que sí. La mantiene cuerda y le da esperanza. Es rarísimo. Darle una última oportunidad a alguien que ya no está con vida. Tiene una necesidad de hacer de esto lo más bello posible, a pesar de que también encubre estas muertes.

–¿Cómo reaccionaste cuando supiste que ibas a tener más protagonismo en esta temporada?
–¡Sufrí mucho! Sentía que el desafío era enorme. He tenido que protagonizar escenas muy fuertes, que me han traído pesadillas, porque Ana enfrenta cosas fuertes en serio. Como actriz, sentí que me tenía que meter de lleno en el personaje, en la historia. Es una oportunidad enorme y estoy extasiada. Además, la temporada en sí es muy impactante. La historia crece mucho y vamos a conocer mucho acerca de los personajes. Mi personaje requiere de mucho pensamiento y análisis.

–Sos nieta del historiador argentino Gregorio Selser, ¿solés visitar el país?
–Sí. Nací en Nicaragua, pero mis padres son argentinos. Ahora que termina el rodaje me voy de vacaciones a ver a toda mi familia. Tengo muchos primos.

"Quisiera decir que la verdadera protagonista de la serie soy yo, pero no. Sí es cierto que cada uno es vital para el negocio y para que todo siga funcionando" (Camila Selser, actriz)
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas