espectaculos espectaculos
domingo 17 de abril de 2016

El "señor grande" que entiende a los chicos

El escritor mendocino, convertido en un referente de la literatura infantil nacional, presentará varias de sus obras en la Feria del Libro de Buenos Aires

Fabián Sevilla hace 10 años hizo un giro drástico en su vida, de esos que hacen los héroes de las novelas al enfrentarse a una encrucijada. Decidió abandonar el periodismo –fue parte del staff de Diario UNO– y dedicarse de lleno a la escritura.

Muchos de nosotros fuimos testigos de sus primeras obras, que nos enviaba por mail para que las leyéramos y comentáramos.

De ese salto al vacío que resultó seguir su vocación ha pasado una década y hoy Fabián es uno de los escritores más reconocidos y apreciados de la literatura infantil en Latinoamérica.

Con más de cien obras propias y en colaboración, sigue trabajando en numerosos proyectos que ya lo tienen comprometido por varios años más. En lo inmediato, será uno de los protagonistas y representante de las letras mendocinas en la 42ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que se desarrollará a partir del jueves próximo 21 al 9 de mayo en el predio porteño de La Rural.

Allí presentará obras de su último año de producción (ver aparte) y volverá a estar en contacto con sus pequeños y fieles lectores.

"Me voy dos semanas a hacer promoción de mis nuevos libros por las escuelas de Capital Federal y Gran Buenos Aires, suelo incluso llegar hasta La Plata. La primera semana voy solo y la otra va mi hermano Ariel, porque vamos a promocionar las cuatro novelas que acaban de salir de Bitácora del Pasado, narrativa histórico-fantástica para chicos, que son las primeras cuatro de una colección que va a tener en principio 12 libros, de aquí a 2018".

–Estos viajes a Buenos Aires se han hecho muy habituales...
–Viajo en promedio tres veces por año a Buenos Aires, viajes largos, con decirte que ya no me hospedo en hoteles, sino que las editoriales me alquilan un departamento. Esos días allá termino fundido, no hago vida de turista. Para mí Buenos Aires dejó de ser un destino turístico.

–¿Con tanto trabajo no has pensado mudarte allá?
–No, yo no me muevo de acá. Por una cuestión personal y porque las mismas editoriales cuando empecé me dijeron que no me moviera de Mendoza. Me decían que lo que ellos necesitaban era el aire que yo traía del interior, que se notaba en mi literatura. Las editoriales suelen aconsejarles a los escritores que se queden en sus provincias, hoy directamente nos manejamos con los medios tecnológicos, no hay que ir a la gran ciudad para ser artista o escritor.

–Por lo que se ve, el año viene cargado de trabajo...
–Decidí empezar este año despacito, pero afortunadamente me llovieron propuestas. Este es el segundo año que me propongo hacer cosas raras.

–¿Cosas raras? ¿Cómo cuáles?
–No hacer lo mismo que hice el año anterior y como si tuviese la lámpara maravillosa, me proponen cosas raras. El año pasado escribí cuatro novelas gráficas que las presento ahora en la feria, el domingo 24 y el lunes 25 doy una charla en una parte especial de la feria que se llama zona dibujada, precisamente sobre la novela gráfica para la formación de los primeros lectores. Me ofrecieron hacer libros para primerísimos lectores, que es todo un desafío.

–¿Hablamos de niños de qué edades?
–De 4 o 5 años, que se sientan en la falda de la mamá o el papá y empiezan a escuchar y reconocer las letras y los dibujos y eso te obliga a escribir diferente. Ahora estoy trabajando en el segundo libro de lectura de una editorial donde me han pedido cuentos para segundo grado. Se trata de ocho cuentos de 1.300 caracteres con espacio, sería una media página. Eso es todo un reto por la síntesis y lo que implica escribir para chicos de 7 años. El primer cuento que lea va a ser un pibe que recién acaba de empezar a leer y cuando lea el último va a estar en camino de ser un lectorcito autónomo.

–Debe ser todo un aprendizaje adicional escribir adaptándose a las diferentes capacidades de lectura que van desarrollando...
–En cuanto al tema de las edades, el oficio te va diciendo que en primer grado las estructuras tienen que ser más básicas, no tiene que haber metáforas y diálogo directo, hasta tercer grado. Hay que ser muy concreto, porque todavía no han desarrollado demasiado el pensamiento abstracto. Les gustan las palabras "que hacen cosquillas", como yo las llamo. En vez de decir que alguien era una persona bonita digo que era "rimbombante". Les causan gracia las palabras sonoras.

–La sonoridad de las palabras es una gran puerta hacia la poesía...
–Sí, soy consciente de esa situación y por eso a veces hasta me paso 15 minutos buscando una palabra. Me interesa llevar a sus cabecitas palabras que ellos no conocen.

Princesas y brujas que no sean lo que parecen
El año pasado, Fabián Sevilla recorrió gran parte de la Argentina para llegar con sus palabras y sus historias a los chicos, a lugares donde hay que llegar en micro, seguir en camioneta y muchas veces terminar el trayecto a caballo.

La experiencia ha sido enriquecedora para los alumnos -no acostumbrados a conocer cara a cara a un escritor- y también para Fabián. "Me gusta charlar mucho con ellos cuando voy a las escuelas. Lo primero que hago es preguntarles sobre qué les gustaría que escribiera. A veces tengo problemas con un cuento o una novela y les pido que me ayuden a encontrarle la vuelta y te tiran cada una que... ¡agarrate! No todos los autores tienen este contacto y a mí me sirve mucho, porque yo no tengo chicos en mi familia, entonces cuando voy a una escuela los entrevisto, los escucho, los miro, estoy atento a las preguntas que me hacen".

"Me preguntan: '¿Cómo un señor grande como usted escribe y sabe lo que a mí me gusta'? Es que puede cambiar el formato, pero les gustan los mismos temas de siempre: los esqueletos, las brujas, los magos, los animales que hablan... El asunto es cómo hacemos para contárselos y que los atrape. Les gusta que vos te rías de las categorías ya establecidas: por ejemplo que las princesas no sean perfectas o que el esqueleto en lugar de asustarlos los haga reír".
Fuente:

Más Leídas