espectaculos - Adrián Sorrentino Adrián Sorrentino
miércoles 30 de agosto de 2017

El premio Hugo se vino a quedar en Mendoza

El actor y director, Adrián Sorrentino, recibió el máximo galardón del teatro musical en la categoría mejor interpretación masculina

En la primera edición federal de los premios Hugo –aquellos que año tras año premian a los más destacados protagonistas y realizadores del teatro musical– los mendocinos teníamos puesta nuestra esperanza en los talentos que Mendoza ha formado en el género.

Y uno de ellos, Adrián Sorrentino –premio Escenario de Oro 2016–, ganó en uno de los rubros más competitivos: el de mejor interpretación masculina, con colegas de diferentes provincias. Terminó imponiéndose por su personaje de sor Humberta en la obra SorPresas, bajo la dirección de Aníbal Villa.

En una primera etapa, el jurado compuesto por el delegado coordinador Simón Quezada (no votante), la bailarina y coreógrafa Mariela Schervosky, el actor y director teatral Darío Anís (a cargo del teatro Independencia) y el periodista especializado en espectáculos de El Siete Rodolfo Gravina eligieron a los nominados por Mendoza, pero en esta instancia final ninguno de ellos podía votar por sus coterráneos, sino que la elección recaía en los jurados de otras provincias, que vieron la totalidad de las obras en video, para de esta forma garantizar la imparcialidad de la elección.

"Estaba dando clases de tap y me di cuenta de que estaban entrando muchas llamadas y me dije: 'Algo pasó'. Era Simón Quezada, avisándome que había ganado compitiendo con otros siete nominados del interior del país. Recién al segundo llamado creo que caí, cuando me dijo los detalles de la entrega del premio, que va a ser el 11 de setiembre en el Centro Cultural Kirchner y será transmitido por la TV Pública", cuenta en charla con Escenario.

sorrentino.JPG

–¿Qué valor le das a los premios?
– Un premio siempre es un mimo. Sé que para algunos no sirven, pero al margen del reconocimiento del público, los premios te ayudan a seguir, son un empujoncito más. El público me empuja los viernes, sábados y domingos, cada vez que hago funciones, pero el premio también es muy importante.

–Además la votación la hacían jurados que no eran de Mendoza...
–Que te evalúe gente que no te conoce está bueno, porque es una mirada objetiva a tu trabajo. Esta pasión que uno siente –porque es pasión primero, transformada en laburo después y luego en profesión– me hace pensar seriamente que se puede siempre, lo que se te ocurra. Yo a veces me siento medio Claudio María Domínguez, medio chamán diciendo estas cosas (risas), ¡pero es verdad!

–¿Cómo es el personaje que te hizo ganar el premio?
–Sor Humberta. Primero me shockeó su nombre, porque mi padre se llamaba Humberto y cuando yo empecé a leer el personaje no lo podía creer, porque además tenía un número de tap.

–¿Sin que de antemano los realizadores supieran que lo ibas a hacer vos?
–No, porque en principio yo iba a hacer la madre superiora.

sorrentino.JPG

–¿Era como que el personaje te estaba buscando?
–¡Sí! Fuimos a comer un asado con Aníbal Villa y las supuestas monjas y a mí me ofrecieron el rol de madre superiora. Pero Aníbal me sugirió el cambio y me pasó a sor Humberta y el personaje me cerraba por todos lados. Ella me divierte mucho, es un personaje que tiene vocación religiosa real y es la segunda, pero sueña con ser la madre superiora. Después está el resto de las novicias, la "mala onda" y mi personaje tiene vínculo con casi todas. Y si yo tengo que agradecerle a alguien lo que me pasó con este personaje es al elenco, porque como es una obra de elenco creo que el premio es del elenco.

–¿Porque ayudaron en la construcción de tu papel?
– Yo no hubiera podido construirlo bien sin Darío Martínez, David Laguna, Rodrigo Navarro, David Páez y Aníbal Villa. El personaje hubiera sido distinto. Incluso la voz fue una creación colectiva...

–¿Cómo fue eso?
–Yo soy un cantante "rinaldesco" y Natalia Marquet y Paola Falciani –las dos son sopranos ligeras– me enseñaron en Chicago a trabajar la voz liviana adelante, me enseñaron cómo hacerlo.

–¿Otra vez te vuelve la idea de que este personaje te estaba buscando?
–Sí, la verdad es que yo siento que lo venía preparando desde mucho tiempo antes.
Fuente:

Más Leídas