espectaculos - Francisco Francisco
sábado 03 de septiembre de 2016

El papa llega a Venecia con la serie para televisión de Sorrentino

Fiel a su estilo barroco, solemne, complejo, Sorrentino, autor también del guión, narra con tono irónico e irreverente la llegada al trono de Pedro de ese enigmático pontífice, Lenny Belard.

Un papa imaginario -joven, bello, irascible y vengativo- desembarcó este sábado en el festival de Venecia con los dos primeros episodios de la serie para televisión del oscarizado Paolo Sorrentino, "The Young Pope" (El papa joven).

"El papa de mi filme no alude a la realidad", advierte Sorrentino que no quiere generar polémicas con el Vaticano. La historia de las intrigas del Vaticano, presentadas fuera de concurso en Venecia, confirman el talento del director italiano, Oscar en el 2013 por "La gran belleza", quien dirige al magnífico actor Jude Law en su papel de Pío XIII, el primer papa estadounidense de la historia.

Fiel a su estilo barroco, solemne, complejo, Sorrentino, autor también del guión, narra con tono irónico e irreverente la llegada al trono de Pedro de ese enigmático pontífice, Lenny Belardo, quien se va develando fuertemente conservador, gran fumador, el cual genera hasta carcajadas pero también suscita preocupación al querer manejar la iglesia con mano férrea.

"Indago en las contradicciones, dificultades y asuntos fascinantes del clero", admitió Sorrentino a la prensa en Venecia tras presentar su nuevo trabajo, que calificó como "un filme que dura 10 horas".

Un papa diametralmente opuesto a Francisco


"Nuestro papa es diametralmente opuesto al existente, pero tampoco es inverosímil. Porque es verosímil que en el futuro aparezca un papa diferente. Después de uno con ideas liberales suele llegar otro con ideas distintas", explicó el realizador.

Sorrentino, que no teme reacciones por parte del Vaticano al retratar el rostro más terrenal de un papa, inclusive desnudo en su baño, asegura que su trabajo es "honesto" y "no quiere alimentar estériles provocaciones", reiteró.

"Trate de entrar en la compleja psicología de los sacerdotes, es que tienen más contradicciones que las personas comunes", sostiene Sorrentino.

Para contar la historia del papa que quiere revolucionar la iglesia para que se centre sólo y exclusivamente en Dios, que será transmitida por Sky y HBO a partir del 22 de octubre, Sorrentino salió a rodar de nuevo por las calles, palacios y plazas de Roma, como lo hizo para su premiado filme sobre la Ciudad Eterna.

La vida cotidiana de ese papa fumador, que se desayuna con coca-cola Cherry 0, que necesita para su misión a Sor Mary (Diane Keaton), la religiosa que lo formó en el orfanato y que rivaliza con el secretario de Estado, brillantemente interpretado por el actor italiano Silvio Orlando, es narrada con distancia laica, entre lo sagrado y lo profano.

El papa revolucionario y a la vez conservador, que se niega a que su foto sea usado para la publicidad del Vaticano, pero que ama el poder pese a sus inseguridades, no fue una actuación fácil para Law.

"Al inicio me preocupaba la idea de interpretar un papa. Pero Paolo (Sorrentino) me recordaba constantemente que estaba interpretando un hombre, que por causalidad era además papa. Un personaje que interpretaba un personaje", declaró el actor británico a la prensa.

"Conté con muchos colaboradores, ha sido un trabajo duro y difícil pero también excitante", admitió por su parte Sorrentino, quien confesó que su papa es fumador por Benedicto XVI.

"Sabía que el papa Ratzinger fumaba, eso me inspiró", contó.

"Trabajé con total libertad y con el presupuesto que necesitaba", añadió el realizador, quien por primera incursiona en la televisión. Después del papa atormentado que retrató Nanni Moretti en "Habemus papam" (2011) con Michel Piccoli, de la elección en 2013 de un papa real como Francisco, empeñado en transformar a la Iglesia para acercarla a los pobres, al pontífice de la serie de televisión le podría pasar de todo, la imaginación no tiene límites.

Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas