espectaculos - Mendoza Mendoza
viernes 17 de febrero de 2017

"El mundo no está en su mejor época creativa"

Lo dijo Rodolfo Mederos. Este viernes a las 21.30, en el teatro Independencia, la Filarmónica inicia a su año con un recital de lujo, dirigido por Gustavo Fontana y con el eximio bandoneonista.

Este viernes, a las 21.30, la Orquesta Filarmónica de Mendoza, que depende la Secretaría de Cultura, dará inició a su temporada 2017 con un concierto bajo la dirección del porteño Gustavo Fontana y con la actuación especial del bandoneonista Rodolfo Mederos.

El recital será en el hogar de esta compañía, el teatro Independencia. La entrada general sale $100, mientras que estudiantes y jubilados pueden adquirirla por $80, y se pueden comprar en la boletería de la sala hasta el inicio del concierto.

Mederos, de 76 años, se está convirtiendo poco a poco en un asiduo de Mendoza. Estuvo el año pasado, más precisamente en septiembre, cuando participó del festival Tango por los caminos del vino y dio un recital en bodega Los Toneles.

En ese marco, además, ofreció una charla abierta y fue declarado huésped de honor de la Municipalidad de Guaymallén.

En esta ocasión, en cambio, le adelantó a Diario UNO que hará una exhibición más ecléctica de música, con su famoso bandoneón.

Sintético, pero muy predispuesto al hablar, el mundialmente celebrado artista agregó que habrá en el repertorio algunas piezas de su autoría, como Chau, Osvaldo, El porteñito y El hombre que sueña.
Al respecto de qué puede esperar el público de la velada de hoy, Mederos fue al hueso: "Honestidad. Algo que no es poco en esta época".

–Es decir que será un recital real y verdadero...
–Es lo que hice toda mi vida. ¿Sabés por qué? Porque es lo que mis maestros hicieron toda la vida conmigo.
–¿Diría que eso no sucede con maestros o artistas actuales?
–Eso es un tema que excede una charla telefónica (risas).

–El año pasado, visitó Mendoza y participó de Tango por los Caminos del Vino, ¿le gustó?
–¡Fue maravilloso! Había tocado alguna vez en una bodega, pero fue hace muchos años.

–¿Fue interesante tocar para una mezcla de turistas y mendocinos?
–Había mayormente mendocinos, creo. De todas formas, mi música no está apuntada al turismo. Por turistas, me refiero a quien no entiende mucho de algo, va por la epidermis, observa un poquito y cree que ya conoció todo. De esos, tenemos muchos los argentinos. Cuando digo que mi música no es para el turismo, me refiero a que es una acción mía, musical, dirigida a la persona que quiere mejorar su vida o ser más sensible. Para quien busca y tiene otras virtudes, no para alguien que saca una fotografía veloz de algo.

–¿Cómo será el programa de hoy?
–Muy heterogéneo, porque incluye tangos antiguos, de la guardia vieja (1880-1890), algunas músicas mías, otras de Astor Piazzolla, de Aníbal Troilo y de Carlos Gardel. Es heteróclito el programa.

–Para formarse e ir avanzando a lo largo de su carrera y su vida, debe haber escuchado mucha música tanto en discos como en vivo. ¿Qué oye últimamente?
–Siempre fue en vivo más que nada. La música no se puede escuchar envasada, es como comer una hamburguesa todos los días. Lo podés hacer una vez, pero si los hacés todos los días, no hay salud que aguante. La música sucede en el momento, todo lo demás es una fotografía. Entonces, ¿qué hacemos con los discos? He grabado y escucho discos, pero el disco es apenas un recipiente, uno igual al que contiene, por ejemplo, aceitunas, pero son más lindas las aceitunas sacadas directamente de la planta. Siempre.

–Entonces ¿qué es lo último que escuchó en vivo y lo conmovió?
–Casi nada. Creo que el mundo no está en su mejor época creativa. Me da la sensación de que el ser humano no está preocupado por la belleza salvo algunas pocas gentes, como yo. Y quienes lo hacemos, somos tratados de románticos. En este momento, estoy cambiando los canales del televisor y solo veo choques, maltrato a la mujer y asesinatos, entonces no puedo pensar que al humano le importa mucho la belleza. No lo digo con alegría ni lo digo resignado, lo digo con mucha tristeza, porque todos necesitamos un estímulo. Hoy, quisiera sentir un nuevo estímulo para seguir haciendo cosas, pero no lo oigo. Cuando necesito estímulo, vuelvo al pasado.

Ficha Rodolfo Mederos y la Orquesta Filarmónica de Mendoza
Cuándo: viernes, a las 21.30
Dónde teatro Independencia (Espejo y Chile, Mendoza capital)
Entradas: $100 (general) y $80 (estudiantes y jubilados)
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas