espectaculos espectaculos
domingo 25 de septiembre de 2016

El mendocino por el que apostaron en el festival de San Sebastián

Tiene 33 años y el miércoles fue noticia internacional por haber ganado un valioso premio con su película La educación del Rey. La versión televisiva (una miniserie de ocho capítulos) será emitida desde octubre por El Siete Mendoza

Aunque La educación del Rey fue seleccionada para competir en la sección Cine en Construcción de la 64ª edición del Festival de San Sebastián y su director viajó el sábado 17 para asistir a la proyección, nadie esperaba que sucediera todo lo que ocurrió después. Para Santiago Esteves llegar al prestigioso festival ibérico parecía lo más importante, la realización máxima y absoluta. Sin embargo, la sorpresa mayor llegó el miércoles último por la tarde cuando anunciaron que la cinta filmada en Mendoza era ganadora en su categoría, lo que le dará a la película el espaldarazo final para terminar la posproducción.

"Este premio implica la obligación de terminar la película sabiendo que hay un interés y una expectativa sobre ella, lo cual es muy estimulante para todo el equipo. Estoy feliz de que el trabajo de mis amigos (actores, técnicos, músicos) pudiera apreciarse tanto en un lugar tan prestigioso", le dijo a UNO Esteves desde España cuando aún resonaban en sus oídos los aplausos de la gala de premiación.

La educación del Rey es una miniserie de televisión que se verá en exclusiva desde fines de octubre y en horario central por El Siete Mendoza (señales 14 y 1007 en HD de Supercanal Digital), y también tendrá una versión en formato de película y por ello es que pudo competir en el festival por este premio de financiamiento.

Narra el encuentro entre dos mundos aparentemente opuestos, pero muy próximos entre sí. Reynaldo (16), escapando de su primer robo, cae en el jardín de Carlos Vargas (65), policía jubilado y guardia de seguridad. Entre los personajes centrales se va forjando una relación de mutuo aprendizaje, en medio de una intriga policial que promete atrapar al espectador.

Los protagonistas son el porteño Germán de Silva y los mendocinos Matías Encinas y Elena Schnell.
Además, el actor porteño Esteban Lamothe, frecuente colaborador de Esteves, tiene un pequeño cameo como jefe de una agencia de seguridad privada.

El premio español que acaba de recibir Esteves lo posiciona como uno de los pocos directores mendocinos que han ganado certámenes internacionales. Otros son: Alejandro Fadel (Cannes), Pablo Agüero (Cannes) y Juan Pablo Libossart (Venecia).

Una vida detrás de la lente
Esteves tiene 33 años, es mendocino, estudió cine y hace algunos años se fue a vivir a Buenos Aires, donde trabajó en productoras realizando comerciales publicitarios y montajes de películas.
Como montajista fue asistente de montajes de cintas como Elefante blanco, Caíto, Siete días en La Habana, Ocio, Todos mienten y Secuestro y muerte, entre otras.

Su gran pasión es el cine y aunque su padre es el prestigioso médico endocrinólogo Pedro Esteves, lo de Santiago siempre fue el séptimo arte. Tanto así que un día empezó a escribir sus propias historias y fue buscando la manera de llevarlas a la pantalla. De esta manera, nacieron cortometrajes como Cinco tardes sin Clara, Los crímenes y Un sueño recurrente.

En esa etapa fue que empezó a colaborar con hacedores que hasta el día de hoy lo acompañan en sus proyectos, como Ezequiel Pierri, Juan Manuel Bordón –hijo del ex gobernador José Pilo Bordón– y Cecilia Madorno. Tanto así que Bordón fue quien escribió el guión de La educación del Rey junto con Santiago y Madorno estuvo a cargo de la producción del filme.

Tras cosechar elogios y premios con su corto debut Los crímenes, su tercera producción, Un sueño recurrente fue la única mendocina que compitió en el Bafici 2013 y obtuvo una mención especial en la selección oficial de cortometrajes.

Fue en la realización de estos cortos y mientras vivía en Buenos Aires que conoció a actores como Lamothe y al dramaturgo Walter Jakob, quienes confiaron en su visión y se animaron a que él los dirigiera.

Tan buena relación mantiene con esas estrellas, que Lamothe y compañía no dudaron en aceptar papeles pequeños en La educación del Rey y vinieron a Mendoza en 2015 para filmar. "Pude convocar a amigos míos con los que quería volver a trabajar, como Esteban, Jakob y Adrián Fondari. Fue muy linda la experiencia de volver a trabajar con ellos", dijo cuando promediaba el rodaje.

También probó las aguas del mundo de los documentales, participando en Cortázar en Mendoza, la cual Santiago dirigió junto con Federico Cardone.

La educación del Rey fue posible desde el principio gracias a que resultó ganadora de un concurso de ficción federal de la Televisión Digital Abierta(TDA) y luego obtuvo un importante aporte de la UNCuyo, a través de la Secretaría de Extensión Universitaria. El Siete Mendoza además colaboró durante el rodaje y será la pantalla por la que se estrenará de forma oficial.

Sobre cómo nació la historia que inspiró la película, Esteves recordó que fue Juan Manuel Bordón, socio de Esteves a la hora de escribir, quien le acercó la idea hace unos años. Lo que ambos desconocían en ese entonces era que la historia de Reynaldo (Rey) resonaría hasta en San Sebastián.

Del montaje a los cortos y de ahí a los largometrajes
En abril de 2013 Santiago Esteves fue noticia cuando su corto Un sueño recurrente fue la única película mendocina que compitió en el Festival de cine de la Ciudad de Buenos Aires (Bafici) y obtuvo una mención especial en la selección oficial de Cortometrajes. La ganadora en esa categoría fue 9 vacunas, de Iair Said.

Esa breve historia está protagonizada por el dramaturgo porteño Walter Jakob y se trató del tercer corto que dirigió Santiago en su carrera.

"Ignacio es un hombre que tiene el mismo sueño todas las noches. Ese sueño está destruyéndolo todo desde el interior de su cabeza: su trabajo, su pareja, su personalidad, su mundo. ¿Se trata de una visión, de una enfermedad, o de un simple capricho?", reza la sinopsis del corto.

La historia comienza con el protagonista contándole un sueño a un médico durante una consulta, aunque él no podrá ayudarlo. La trama luego sigue a ese personaje a lo largo de varios encuentros que incluyen visitas a otros médicos, vanos intentos de reconciliación con su chica (Carolina Martín Fierro) y charlas con un enfermero (Adrián Fondari) que también es barman, lee mucho la Biblia y sufre de ludopatía.

En un momento, tras recibir lo que cree que son pistas para resolver el enigma detrás del sueño que lo persigue, el protagonista abandona la ciudad en la que vive para ir a una misteriosa cita en plena cordillera de los Andes.

También actúan en el corto Marcelo Pozzi y Marcelo Marino.

La dirección fotográfica la hizo Cecilia Madorno, frecuente colaboradora de Esteves, que en La educación del Rey estuvo a cargo de la producción junto con Dámaris Rendón.
Fuente:

Más Leídas