espectaculos - Mar del Plata Mar del Plata
martes 22 de noviembre de 2016

"El machismo es la fuente de muchos de los males del mundo"

Olivier Assayas, uno de los máximos realizadores franceses del presente, participó en el Festival de Cine de Mar del Plata. Ofreció una charla de su trayectoria y su última película Personal shopper.

Aunque pisa la Argentina por segunda vez y mantiene con nuestro país vínculos relacionados con la memoria y los afectos, el realizador francés Olivier Assayas, una de las estrellas invitadas al Festival de Cine de Mar del Plata, se niega a emitir juicios o impresiones que pudieran describirnos.

"Es muy complicado, desafortunadamente, cuando uno llega a un país como director de cine invitado por un festival, se limita a ir del aeropuerto al hotel y del hotel a las reuniones con periodistas y no tiene tiempo de viajar y tener contacto cercano con la gente", dice el autor de películas como Irma Vep y Clean, escabulléndose de regalar algunas impresiones sobre los argentinos.

A pesar de esto, Argentina no es un país extraño para uno de los máximos realizadores franceses de la actualidad: su padre, el también cineasta Jacques Rémy, vivió, filmó (El gran secreto, en 1942) y dirigió un estudio cinematográfico en el país en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial pocos años antes de que él naciera: "Crecí con los recuerdos de mi padre de Argentina, hablaba español perfecto y tenía amigos de acá que cultivó toda la vida", cuenta.

Guionista y ensayista primero, Assayas irrumpió como realizador a mediados de los años 80 y construyó en 1996 su gran éxito cinematográfico con Irma Vep, un filme en el que cruzaba los universos de Oriente y Occidente, dejaba de manifiesto su amor por las realizaciones chinas y volvía su mirada también hacia la artesanía cinematográfica a través de la figura de un atribulado realizador magistralmente interpretado por Jean Pierre Leaud.

La película visitaba también otro de los paisajes preferidos por Assayas: el universo femenino, puesto de manifiesto en la bella relación entre la vestuarista (Nathalie Ricard) y la protagonista (Magie Cheung), de la nueva versión de Les Vampires de Louis Feuillade de 1915, que intentaba recrear el desbordado Leaud en ese filme, hoy de culto y que parece no haber envejecido ni un día.

Clean, de 2004, y Clouds of Sils Maria, de 2014, son otros de los ejemplos del profundo amor de Assayas por la figura de la mujer y que lo llevan a definirse como "feminista" y decir: "El machismo es la fuente de muchos de los males del mundo".

–A lo largo de su cinematografía se nota un particular interés y una lograda cercanía para retratar el universo femenino, ¿cómo relaciona usted a las mujeres y el cine?
–Seguramente no soy el primer artista inspirado por la figura femenina, es algo que atraviesa la historia del arte, pero es cierto que la mujer es una forma de inspiración para mis películas. De hecho, cuando yo estaba escribiendo mi primer guión empecé a relatar la historia desde un punto de vista masculino y después descubrí que era mucho más interesante relatarla desde un personaje secundario, que era una mujer, que después terminó siendo el personaje principal del filme.

–¿Se ha convertido en un director de cine feminista?
–En el mundo contemporáneo me defino como feminista y esto tiene que ver con cómo aprecio la manera en que las mujeres han logrado tener acceso a unas posiciones, a un trabajos, a unos lugares en el mundo que antes no existían y que ellas de algún modo han reinventado; para mí este fenómeno es algo absolutamente fascinante y considero que el machismo o la masculinidad es la fuente de muchos males en el mundo.

–¿Dice usted que las mujeres están reinventando el mundo?
–Para mí, la historia del siglo XX es la historia de las mujeres, la manera cómo las mujeres han logrado encontrar su lugar en el mundo contemporáneo y reinventarse es maravillosa. Tengo la impresión de que el mundo ha sido transformado completamente gracias al aporte y el rol creciente que están desempeñado las mujeres; durante el período en que he realizado mis películas creo que este fenómeno es extraordinario y, ciertamente, constituye una inspiración para mí.

–Otro de los elementos presentes en sus películas es un borramiento de las fronteras nacionales, aún antes del auge de la globalización...
–La globalización económica y cultural es algo que viene estando presente desde el siglo XIX, que efectivamente se aceleró y tomó otra dimensión desde la aparición de internet, pero ya estaba presente en el fluir de las economías y los viajes. Por mi parte, siempre fui una persona muy abierta al resto del mundo y cuando empecé a filmar tenía la impresión de que la cinematografía francesa estaba bastante cerrada en sí misma y a mí siempre me pareció justamente que lo apasionante del mundo actual es la aceleración de los intercambios culturales, un espacio que no estaba relatado en las historias compartidas por el cine francés, que por eso se transformó en una de las temáticas de mis filmes.

–Su cinematografía privilegia las historias personales y una construcción de lenguaje propia
–Para hablar bien de una temática es necesario contarla desde un punto de vista subjetivo, personal, siempre es necesario partir de uno mismo. En cuanto a la concepción siempre me sentí muy atraído por China, Hong King, Taiwán, Asia en general, ahí encontré una energía y una transformación del mundo que no estaba del todo afirmada en Occidente. Siempre me interesaron las formas singulares de expresión artística que Asia aportó al mundo, desde la pintura china a la presencia del cuerpo en los filmes asiáticos de artes marciales, esa manera como los cuerpos se movían en el espacio en esos filmes aportaban, para mí en los comienzos de mi carrera, una perspectiva totalmente diferente.

"Tienen un cine muy moderno y de calidad internacional"
Olivier Assayas es uno de los chicos rebeldes del cine francés. Sus películas difieren mucho una de otra, y no son pocos, los que lo comparan con los directores de la Nouvelle Vague. Su filmografía tuvo diferentes etapas, y además fue uno de los redactores más influyentes de la histórica revista Cahiers Du Cinema de los años '80, ya que tuvo la perspicacia y visión de descubrir -y llevar- el nuevo cine asiático, como el de Hou Hsiao-Hsien, a Europa.

El director de Clean, amante del cine de género, realizó numerosos thrillers como los destacados Demonlover -presente en el Festival- Boarding Gate y la miniserie Carlos.

Entre lo más destacado del Foco que el festival programó sobre el director parisino, se encuentra Personal shopper, su última película, premiada en Cannes con la Palma a la mejor puesta en escena.
La cinta aún no tiene fecha de estreno en las salas comerciales de Argentina.

"Esta película, en realidad, surgió de mi encuentro con Kristen Stewart", afirma el realizador, "Cuando filmamos El otro lado del éxito /Clouds of Sils Maria se abrió una puerta. Ella me permitió explorar un personaje contemporáneo, con una vida real y tangible, y también una dimensión del inconsciente".

"Para mí, Kristen es una actriz con una presencia física, un peso real y sensible, pero al mismo tiempo tiene una vida interior muy rica y compleja. Ella es capaz de expresar ese interior y pasarlo a través del cine. Para mí, esto es una cualidad muy rara en una actriz. Si no me hubiese encontrado con Kristen, no habría filmado esta película, porque no hay otra actriz contemporánea que pueda reflejar lo que ha hecho ella", agregó el europeo.

Assayas dijo estar feliz de haber venido a Mar del Plata: "En la charla dialogué con apasionados del arte, me expresé y compartí lo que pienso sobre el cine. Ese es el objetivo que me propongo cada vez que viajo. A través de las películas, intento dialogar con públicos internacionales, personas de todo el mundo. Además, Argentina es un país con un cine muy moderno, de calidad internacional", concluyó.
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas