espectaculos espectaculos
domingo 12 de febrero de 2017

El humorista del flequillo más famoso, multipremiado

A los 91 años fue distinguido en Roma por el papa Francisco como Embajador de la Paz. También recibió un homenaje especial durante la entrega de los Premios Estrellas de Mar 2017. Es célebre por sus frases orientadas siempre a los niños y por robarle también risas a los adultos. Su trayectoria artística incluye actuaciones en radio y televisión que muchos seguirán recordando


Textos: Patricia Losada
Ilustración: Jaime Suárez

Sus inicios

Carlos Salim Balá (Buenos Aires, 13 de agosto de 1925), cuando era un niño tenía una gran timidez. No obstante, hacía bromas en los colectivos de la línea 39 de Chacarita. Es famoso por su dedicación a los shows para niños, adolescentes y adultos. En su larga trayectoria actuó en espectáculos en radio, televisión, cine, circo y teatro. Integró el famoso trío Balá, Marchesini y Locatti.

En sus comienzos apareció en radio y luego en televisión en La revista dislocada, junto a Délfor Amaranto.

Muy aplaudido
Recientemente, en el escenario del Teatro Auditorium de Mar del Plata, Balá recibió un homenaje especial en el marco de los Premios Estrella de Mar 2017. El legendario actor y humorista, de 91 años, recibió una de las menciones de honor. "Nací para hacer reír. Le rezo a Dios para disfrutar un poco más de la risa de ustedes", dijo, con la Estrella de Mar especial en la mano y emocionado escuchando los aplausos. Terminó su discurso con una de sus canciones más conocidas: Aquí llegó Balá.

Una marca registrada
Su marca registrada es su flequillo y sus frases muy pegadizas que él mismo repite en gags. "¿Qué gusto tiene la sal?; Ea-ea-ea pe-pé; El chupete es...feo; ¡Mirá cómo tiemblo! (ante un enemigo temible); ¿Un gestito de idea?; está un kilo y dos pancitos; zazaza zazaza (forma de reírse en vez de jajaja jajaja); pero escúcheme una situación señor (cuando discute con alguien y quiere explicarse), entre otras expresiones que se fueron transmitiendo de generación en generación.

Bien merecidos
Carlitos Balá viajó a Roma para encontrarse con el papa Francisco, después de que lo llamara en agosto por su cumpleaños número 91. "Fue el mejor regalo que recibí". Además, recibió la distinción Embajador de la Paz. También en 2011, Carlitos obtuvo un reconocimiento a la trayectoria en los Premios Martín Fierro. Ese mismo año la línea 39 decidió plotear los vidrios de sus colectivos como regalo a su cumpleaños número 86.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas