espectaculos - Ernesto Suárez Ernesto Suárez
domingo 09 de julio de 2017

El Flaco Suárez se mete con Caperucita y Cenicienta

Ciclo en El Taller. Como en todo receso invernal mendocino, el actor y director propone sus propias versiones de clásicos universales para los niños

Ernesto Suárez y el elenco El Taller vuelven a estar presentes en este receso invernal con el ciclo Clásicos para Niños y no tan Niños, una propuesta para disfrutar en familia. Desde mañana lunes y hasta el sábado 22 de julio, el ciclo pone en escena dos celebradas versiones libres de La Caperucita y La Cenicienta, escritas y dirigidas por el Flaco. Ofrecerán funciones diarias, a las 16 y 17.30, en el teatro El Taller (Granaderos 1964, Ciudad). Las entradas tendrán un valor general de $80.

El ciclo pone en escena La Caperucita (no tan obediente) (a las 16) y Cenicienta, a las cenizas (a las 17.30), dos versiones libres de los cuentos de Charles Perrault y los hermanos Grimm, escritas y dirigidas por el Flaco Suárez.

La Caperucita... es una sátira al cuento infantil que pone en valor la amistad y reflexiona sobre la costumbre de los adultos de infundirle miedo a los niños. En esta versión, la Caperucita es una pequeña valiente y creativa, mientras que el lobo feroz es un padre ocupado en cargarlo de temores a su ingenuo hijo, el lobito Juan. Cuando la Caperucita y Juan se hacen amigos, ambos descubren la manera de vencer sus miedos.

La obra ha sido representada por elencos de nuestro país y otros de Sudamérica, recibiendo elogiosas críticas periodísticas y académicas.

Cenicienta, a las cenizas, en tanto, es una obra planteada desde el humor y el juego, que propone un desenlace inesperado. En manos del Flaco, los personajes principales de este cuento de hadas siguen siendo Cenicienta, sus hermanas y su madrastra pero las tres quieren casarse con el príncipe para obtener fama y fortuna.

La obra, un clásico en el repertorio del actor y director mendocino, hace hincapié en que muchas veces soñamos con la llegada de una princesa o príncipe azul, olvidando que lo más importante es el verdadero amor.
Fuente:

Más Leídas