espectaculos espectaculos
domingo 10 de julio de 2016

El escuadrón de antihéroes

Desde hoy y hasta el 23 de julio, el teatro Tajamar será el hogar de La Liga Maravillosa, la nueva producción de la Escuela de Comedia Musical de Valeria Lynch

"En Ciudad Maravillosa algo no anda bien... Los niños se están convirtiendo en grandes sin permiso". La trama de La Liga Maravillosa, la nueva producción de la Escuela de Comedia Musical Valeria Lynch, promete entretener a los más chicos en estas vacaciones. La producción tendrá funciones todos los días, desde hoy y hasta el 23 de julio, en el teatro Tajamar, de Ciudad.

La entrada cuesta $100 y vendrá acompañada de un libro de regalo, una iniciativa que la producción inició el año pasado con El guardián de los libros y que busca fomentar la lectura en la infancia.

La dirección y el texto son una creación original de Jorgelina Jenón, mientras que las letras y la música estuvieron a cargo de Claudia Racconto y Marcelo Mocayar, de la banda de ska Volantines.

La obra es protagonizada por Adrián Sorrentino, David Laguna, Darío Martínez, Claudia Racconto, Rodrigo Navarro Sardá, Verónica Alsina y Luisina González. Nicolás Hemsy estuvo a cargo de la producción, manteniendo así una tradición de varios años en los que su escuela pone en escena propuestas originales para el público mendocino en el receso invernal.

La trama de esta propuesta se centra en el plan de las villanas hermanas BonSay, interpretadas por Racconto y González, quienes son las culpables de que los niños de la ciudad se convirtieran de pronto en adultos, dejando a Ciudad Maravillosa sin chicos.

Inesperadamente, cinco superhéroes le harán frente a este malvado plan y rescatarán a todos los chicos, logrando que regresen a la normalidad y en la ciudad se vuelvan a ver y escuchar a los pequeños jugando.

Ese grupo de antihéroes son: Splash, Chica Burbuja, Doble Porción, Flechazo y la Mujer Invisible. Juntos, a pesar de sus defectos y miedos, conforman La Súper Mega Ultra Liga Maravillosa.

"La idea original era trabajar con superhéroes, pero no quise hacer algo clásico sino que busqué darle una vuelva de rosca y se me ocurrió plantear una historia de antihéroes. Jugué mucho con la manera en que los chicos idealizan a sus padres y los ponen de alguna forma en el lugar de superhéroes", contó Jorgelina Jenón, dramaturga y directora teatral.

De esta manera, los personajes que salvarán el día son, por ejemplo, un héroe cuyo poder es la gordura, y otro que es súper musculoso, pero que en realidad no tiene músculos sino que son falsos.

Esta es la tercera obra infantil que escribe Jenón, la primera fue En el rancho y luego vino la exitosa El guardián de los libros. Ambas fueron muy bien recibidas por el público local.

En el rubro de teatro adulto la joven también dejó su marca, dándole vida a obras como La cebolla y Cómo desmontar el mal.

"La metáfora que más trabajamos en La Liga Maravillosa es la de lo rápido que crecen los niños, que para ellos está buenísimo, pero cuando se hacen grandes por obra de las villanas se dan cuenta de que no está tan bueno y que es mejor ser chico, jugar todo el día y que te mimen", agregó Jenon, quien tiene experiencia de primera mano en este tema dado que es madre.

"Le mostramos a los chicos que ser grande es divertido, porque uno tiene libertades para hacer lo que quiera, pero que también hay responsabilidades, trabajo y obligaciones, que no están tan buenas", agregó la dramaturga.

Por otro lado, La Liga Maravillosa busca dejarle un mensaje a los padres, haciéndoles entender mediante diferentes escenas que es importante pasar más tiempo con sus hijos en la etapa de formación.

Sobre qué inspiró la creación de estos héroes, Jenón aclaró que todo el elenco aportó anécdotas de su infancia y hasta recordaron poderes que a ellos les hubiera gustado tener cuando eran pequeños.

"Hemos rememorado mucho para hacer esta obra, casi que volvimos a la infancia para hacer un trabajo con el que los chicos salgan felices del teatro", dijo la directora.

Adrián Sorrentino, por su parte, interpreta al protagonista de la obra, el pequeño Juan, que es uno de los niños que crece de repente debido al plan de las hermanas BonSay.

"Quise hacerlo con mucho respeto sin llegar al ridículo, por eso busqué interpretar a una persona grande que actúa como un niño en vez de un adulto transformado en niño", explicó el maestro del café concert local.

Asimismo, confesó que la propuesta le resultó un desafío y acanbó siendo un gran aprendizaje, sobre todo porque Sorrentino está acostumbrado a crear sus propios espectáculos infantiles y no a participar de producciones con guión.

Los chicos probablemente lo recuerden de algunas de sus propuestas como Chocolate Concert y Me saco el sombrero por vos.

"Como era una novedad para mí encarar este papel y hacía mucho que no hacía un infantil dirigido por otro, realmente le pedí a Jorgelina Jenón que me estrujara al máximo y me desafiara a crecer como artista. Estoy muy satisfecho con el resultado y creo que al público le va a encantar. Para mí fue como empezar de cero y estuvo buenísimo", indicó el actor.

Sobre el equipo de intérpretes, Sorrentino agregó: "Es una obra en la que todos los personajes son protagonistas, todos resultan indispensables para la trama y el mensaje es hermoso, porque habla de la familia".

Es destacable el trabajo vocal del elenco, dado que todos los intérpretes cantarán en vivo en cada una de las funciones. En este sentido, se trata de profesionales entrenados en las artes de la comedia musical, el canto y el café concert.

Para La Liga..., la actriz Claudia Racconto escribió 10 canciones originales, que prometen ser muy pegadizas y dejar a todos los chicos cantando aún cuando la obra haya terminado.

La música, en tanto, estuvo a cargo de un trío de hacedores locales: Marcelo Mocayar –del grupo Volantines–, Chelo Altamirano y Marcos Vera.

La coreografía es de Rodrigo Navarro Sardá, la preparación vocal fue de Estela Leiva, la escenografía de Soledad Temporín, el vestuario de Yanina Di Munno, el diseño gráfico es de Martín Chamorro y la iluminación de Tobías Deltin y Nicolás Hemsy.

Fuente:

Más Leídas