espectaculos espectaculos
martes 30 de agosto de 2016

El elenco de "El Marginal" se reunió con fans en Tecnópolis para ver los dos últimos capítulos de la tira

Juan Minujín, Martina Gusmán, Nico Furtado y Claudio Rissi, junto a gran parte del elenco de "El Marginal" estuvieron allí esta lunes por la noche.

Juan Minujín, Martina Gusmán, Nico Furtado y Claudio Rissi, junto a gran parte del elenco de "El Marginal" compartieron esta lunes por la noche en Tecnópolis, junto a más de mil fervorosos seguidores, la proyección anticipada de los dos últimos capítulos de la serie que la TV Pública emitirá los dos próximos jueves, entre ovaciones y la presentación de la cantante de hip hop Sara Hebe, quien subrayó aún más el clima de fiesta del auditorio, al cantar en vivo la cortina del programa.

"El Marginal" comenzó a emitirse la primera semana de junio para adueñarse de las cualidades del género policial, pero su propuesta estética dotada de detalles poéticos, al borde del absurdo, como la elección del apellido Borges (Rissi) para nombrar al capo narco con celda vip, mano derecha de las autoridades del penal, la diferencia del folclore habitual en las historias carcelarias.

"Tenemos el corazón lleno con esta ficción de Underground, que suele hechar luz sobre temas no tan visibles", dijo Minujín, muy contento al inaugurar la velada sobre el escenario.

Ese aire de complicidad y pertenencia a la tribu de quienes caminan por los bordes signó el festejo, donde los actores parecían fundirse con los espectadores, entre risas y fotos, en un clima relajado, donde no faltó un baile espontáneo de los intérpretes quienes arrancaron a moverse antes que los espectadores, en su mayoría jóvenes de entre 17 y veintipico,enfundados en camperones y ropa deportiva, al son del estallido hip hopero de la cantante chubutense Sara Hebe.

"Esto es para todos los presos trasladados injustamente por razones políticas", grito la artista enfundada en su remera, con la inscripción de Presas-personas y minutos después las imágenes finales del envío rubricaban la tragedia del encierro miserable y la posibilidad de un atisbo de esperanza entre despojos de humanidad.

La lealtad de los fans los llevó a mantenerse fieles a la serie escrita por Adrián Caetano, dirigida por Luis Ortega y producida por Sebastián Ortega y Pablo Culell, más allá de los cambios de horario y en sus posteos a través de las redes se "pasaban la voz" y los "códigos"del envío, en completa sincronía con los diferentes linajes, castas compartidas por presos y autoridades dentro esa una geografía salvaje que la serie mostró evitando el registro de denuncia para dedicarse al arte de sorprender y demarcar un universo narrativo con reminiscencias al cineasta David Lynch.

La misma mística de hinchada dominó hoy el encuentro donde los espectadores colmaron las distintas filas del pabellón llamado "La nave de las ciencias" situado en el predio de Villa Martelli, dejando libres las primeras ubicaciones para los actores, mientras retrataban cada momento con sus celulares, ajenos al viento y al frío que dominaba la noche.

"Llevatela, dale número", gritaba un chico de 20 años escondido bajo su gorra con visera al actor Abel Ayala, quien interpretó al entrañable César, líder de la banda de los sub 21, intensos aliados del protagonista, muy requerido por las chicas al momento de las fotos; "Ema, estás buena", así le gritaban a Gusmán, llamándola por el nombre de su personaje, una asistente social carcelaria capaz de despertar algo del orden del amor en el protagonista.

"Vinimos desde Boulogne con mi hermana para hacerles El Aguante", "Los quiero, ellos son como yo"; "Ellos tienen sus propias reglas", eran algunas de las frases lanzadas por los espectadores que no superaban los viente años en relación a las criaturas del penal.

El increscendo dramático de los capítulos emitidos, mantuvo en vilo a la hinchada, que igual fue capaz de festejar con aplausos los chistes o cuando algún golpe del azar parecía proteger el destino del antihéroe Pastor, generosa composición de Minujín, sin ahorrar silbatinas y abucheos para los villanos de siempre.

"Confiar es lo único que nos queda", dice el protagonista en una escena vista hoy,y fue precisamente ese sentimiento, esa suerte de hermandad que construye la "ranchada" lo que despertó la ficción.
Por eso, se aguarda con ansias la continuación o la "precuela" (rumor insistente hoy en Tecnópolis) porque el momento de juntarse pantalla mediante con quienes comparten los mismos bordes, otros marginales de la sensibilidad, se va extrañar.

Los dos últimos capítulos de"El Marginal" se verán el jueves 1 y 8 de septiembre a ls 22.30, con repetición los domingos a las 23.
Fuente: Télam

Más Leídas