espectaculos espectaculos
sábado 01 de octubre de 2016

El corazón detrás del talento de las voces infantiles

Entrevista a Juana Mauro de Fernández por sus 30 años al frente del Coro de Niños Cantores.

"Necesitamos que los niños estén ocupados con disciplinas artísticas, no importa si cantan o eligen otro tipo de expresión, porque eso despierta y desarrolla su parte afectiva y hace que sean mejores personas, que sean felices". Con la sencillez de una verdad forjada en la experiencia, Juana Mauro de Fernández explica lo que el arte, en este caso la música, hace en la vida de los pequeños. Y puede hablar con la autoridad que le dan los 30 años en la dirección del Coro de Niños Cantores de Mendoza y los 25 desde que creó el proyecto educativo de la Escuela de Niños Cantores, institución de la cual es directora.

Por eso esta noche será la oportunidad de celebrar sus tres décadas con el coro y para tal ocasión –a partir de las 21.30, en el teatro Independencia– estará acompañada de la Orquesta Filarmónica de Mendoza, con Pablo Herrero Pondal como director invitado, ex Niños Cantores y destacados artista como Pocho Sosa y Sergio Martínez en escena. A ellos sumarán sus voces la soprano Griselda López Zalba y la contralto Carla Abraham, entre otros.

Algunas de las canciones del repertorio serán Cueca de la viña nueva, Tonada de otoño, Uno, Son de la loma y Taquito militar, en un programa mucho mayor.

Esta agrupación coral le ha dado a nuestra provincia reconocimiento mundial, siendo muestra de ellos los numerosos galardones que ha ido cosechando, entre los que se pueden mencionar el primer premio y trofeo de oro en el XVII certamen infantil de masas corales (Tolosa, España 1993) y el primer premio en la categoría música contemporánea y segundo premio categoría solista vocal (13 a 15 años) en el Des Moines International Children's Choral Festival (Estados Unidos,1995), por citar sólo algunos.

En una charla con Escenario, Juana Mauro de Fernández repasó parte de las experiencias que ha cosechado en estos 30 años junto a las nuevas voces mendocinas

–¿Qué hace la música por los niños?
–Estamos ensayando por las noches con los ex Niños Cantores y yo veo cómo han cambiado las familias, la sociedad. Todos esos cambios han determinado no sé si una evolución o involución con respecto a lo que sucede en la sociedad. Necesitamos que los niños estén ocupados con disciplinas artísticas. Los padres de antes eran diferentes, por ejemplo las familias a veces no son muy estables, motivo por el cual los niños sufren mucho y la música, aunque no se lo crea, ayuda a que ellos estén mejor.

–Ahora la virtualidad ha creado nuevas formas de comunicación. La experiencia de un coro, de estar comunicados entre ellos y con el público, ¿afecta su desarrollo emocional?
–Sí, y es fundamental el desarrollo emocional en el ser humano. Apostar a las artes, no importa si es la música, la plástica, la escritura, lo que sea, pero la persona tiene que poder expresarse.

–¿Cómo descubre a estos nuevos talentos?
–Pruebo a los chicos desde los cuatro años, cuando entran al jardín. Algunos cantan espontáneamente y a otros cuesta muchísimo hacerlos cantar, porque son muy chiquititos. Hago esto porque sería inútil poner niños a los que no les interesa la música en esto, porque les puede llegar a interesar otra actividad para que puedan ser ellos, para que puedan sentirse bien. No es una cuestión de horarios o de comodidad de los padres: hay que pensar en el niño, tiene que estar feliz, porque el niño feliz es el que va a poder desarrollarse en lo que eligió o en el campo para el cual tiene aptitud.

–A lo mejor tienen el interés pero no tienen la voz. ¿Esta se puede formar o hay limitaciones?
–Todo pasa por el cerebro, que escucha e indica las órdenes al oído y luego se emite el sonido por las cuerdas vocales. Hay niños que son más dotados que otros, pero no es imposible que logremos hacer un cambio en el tiempo. De todos modos se nota desde muy chiquito cuando al niño no le interesa y tiene otros intereses, como el fútbol o el hockey, y esto es igualmente muy loable.

–¿Para estar en el coro los chicos tienen que ser alumnos de la Escuela de Niños Cantores?
–No, el coro está abierto para todos, pero lo que notamos es que los que no están en la escuela suelen cansarse de ir y venir, porque en la escuela tienen todo el aprendizaje necesario para que el coro crezca mucho más.

–¿Qué número de integrantes es el ideal para conformar este coro?
–Es variable. Puede ir de los 24 a los 40. Todo depende de las aptitudes que surjan en el coro y de las ganas de cantar también, porque es muy sacrificado para los chicos. Son todos los días, porque después de que terminan la escuela siguen con el coro desde las 16.30 hasta las 18.30.

–¿Cuáles son las edades de los niños del coro?
–Depende de la edad que tienen cuando me agarran la pierna y me lo piden (risas). Hay niños que a los 7 se vuelven locos por cantar y cantan hasta que terminan el secundario.

–A partir de que ingresan en esta actividad, ¿usted advierte que la música va cambiando a los chicos?
–Es que ellos ya vienen cambiados, son diferentes. Porque de una u otra manera, aunque no estén en un coro, están escuchando plenamente un piano allí, un violín, están escuchando instrumentos. Eso sucede en la escuela, porque se creó precisamente para estos niños musicales.

–¿Qué ha pasado con las giras?
–¡Hace tanto que no salimos de gira! Hemos recibido premios mundiales en muchísimos países, pero no tenemos los recursos para hacerlo. El primer viaje que hicimos a Europa nos lo pagamos cada uno, estoy hablando del año 1993. Siempre hemos viajado poniendo plata. No es fácil que te den subsidios, no es fácil que las grandes empresas te ayuden. Siempre hay otros intereses, aunque yo creo que el interés más importante es la formación del niño, del joven, para que tengamos ciudadanos sanos y podamos tener gobernantes mejores.

–¿Cómo cambió usted desde que empezó esta actividad hasta ahora?
–A los 20 años, cuando comencé en mi querida escuela Mariano Necochea, descubrí qué quería hacer. Yo venía como profesora de conservatorio y recuerdo que tenía 18 años y le pregunté a mi papá si podía presentarme a una suplencia, porque también soy maestra normal nacional, y me dijo que no. No quería que trabajara. Pero cuando me casé a los 20 años me independicé y fue mi propio padre el que me llevó a hacer mi primer remplazo. Empecé a trabajar y al poco tiempo me di cuenta de que necesitaba más y me puse a estudiar en la universidad, de la que egresé cuando ya tenía mi tercera hija. Me costó mucho, pero no me arrepiento de nada de lo que hecho. No sé si la música es mi cuarto hijo o el primero, pero está en mi vida. En la escuela Necochea formé mi primer coro. En los recreos venían corriendo y cantábamos dos compases. Fue mucha intuición. Ese coro de los recreos fue maravilloso.


Perfil: Juana Mauro de Fernández Directora de coros y docente

Su carrera

Docencia
. Egresada de la UNCuyo con el título de profesora de Cultura Musical, inicia su labor docente en 1966.

Coros. Fue directora del Coro de la Escuela Mariano Necochea, de los Pequeños Cantores de Maipú, creadora del Coro Femenino de la Escuela Normal Superior Tomás Godoy Cruz, del Coro Juvenil del Liceo Agrícola y Enológico Domingo Faustino Sarmiento y del Coro de la Escuela Química.

Niños cantores. Asumió por concurso de antecedentes, mérito y oposición la dirección del coro en 1985. Dirigió la agrupación en las más importantes salas de Argentina y el exterior, realizando giras por Europa, Estados Unidos, Canadá y América Latina. Bajo su dirección, el grupo ganó numerosos premios.

Escuela. Es la creadora y directora, desde 1991, del proyecto educativo de la Escuela de Niños Cantores y el Bachillerato Artístico Musical de Mendoza, único por sus características en nuestro país. La escuela funciona al lado de Le Parc.

Certamen. Fue directora artística y organizadora del Primer Concurso Internacional de Coros Niños Cantores de Mendoza.

Cuándo: hoy a las 21.30
Dónde: teatro Independencia (Chile y Espejo, Ciudad)
Entradas: $100 y $60 estudiantes y jubilados.
A la venta en la boletería del teatro

Fuente:

Más Leídas