espectaculos - Dolores Fonzi Dolores Fonzi
viernes 15 de julio de 2016

Dolores Fonzi, la actriz más buscada

Vive el mejor momento de su carrera con papeles en el cine y la TV. Una charla con la argentina más pedida por los directores.

La actriz argentina Dolores Fonzi considera que reconocimientos como los Premios Platino –para los que está nominada por su papel de mujer fuerte, víctima y heroína al mismo tiempo, en la película La patota– sirven para "unir fuerzas" en el cine iberoamericano y lograr traspasar fronteras.

"La comunidad del cine iberoamericano se empieza a sentir de alguna manera con este tipo de premios, que crean puentes entre países y, así, contribuyen a que las fronteras se vayan rompiendo", señala Fonzi en una entrevista a días de que se celebre la tercera edición de los Platino en Uruguay, el 24 de julio.

Aunque cree que el cine no es "milagroso", asegura que tiene el poder de cambiar las cosas, sobre todo en lugares que están "en búsqueda de algo" o en situación de necesidad porque rompe estructuras e inspira a las personas a pensar diferente.

En ese sentido, abastece ese hueco que existe en la sociedad, ya sea respecto a las mujeres, la pobreza o cualquier otra injusticia, algo fundamental en los países de habla hispana, donde lamentablemente existe una mayor desigualdad que en el resto.

La actriz argentina ha obtenido la nominación a los galardones Platino gracias a su papel en La patota, de Santiago Mitre, donde interpreta a una abogada que, empujada por sus ideales, decide marcharse al Norte del país para ejercer como maestra rural.

Paulina debe enfrentarse a una situación violenta que no esperaba y toma una decisión que nadie de su entorno, ni probablemente del público, comprende y que la convierte en una especie de víctima y heroína a la vez, una mujer que se hace fuerte apoyándose sobre su propio sufrimiento y que sobrevive gracias a sus convicciones.

Para Fonzi, no fue fácil abordar esa "intensidad" de la película y la postura de su protagonista, que se impone ante los hombres que la rodean y una sociedad que le recuerda todo el tiempo que es una víctima.

"Me costó muchísimo entenderla. De hecho, en un momento dejé de preguntarme y entendí que no iba a entenderla nunca", admite antes de revelar que a partir de ese momento pudo liberarse de la racionalidad de quien juzga sin haber vivido una situación de este tipo para "acompañar" a Paulina "sin cuestionarla".

Fonzi compite por el Platino contra la chilena Antonia Zegers (El club) y las españolas Elena Anaya (La memoria del agua), Inma Cuesta (La novia) y Penélope Cruz (Ma Ma). Todas ellas interpretan a "mujeres fuertes" que tratan de cambiar las cosas y que asumieron la responsabilidad de despertar algo en la audiencia.

"Todas hemos trabajado duro", asevera. Y por eso, gane quien gane, lo hará un personaje que está "tratando de dejar algo mejor para las mujeres que vienen", un referente potente con decisión.
En su caso, destaca la actriz que el personaje de Paulina: "Me hizo despertar y aprender más sobre el machismo y las estructuras patriarcales, que considero muy arraigadas en la sociedad actual".

Por eso está convencida de que el séptimo arte puede ayudar a salir de moldes rígidos. "Y las mujeres son las que los que rompen... o los hombres valientes", agrega.

La vencedora se conocerá dentro de unos días cuando, en una gala presentada por la actriz uruguaya Natalia Oreiro y el cineasta español Santiago Segura, se entreguen en Punta del Este los Premios Platino, promovidos por la Entidad de Gestión de Derechos de Productores Audiovisuales (Egeda) y la Federación Iberoamericana de Productores Cinematográficos Audiovisuales (FIPCA).

Entre las películas, parten como favoritas El abrazo de la serpiente, del colombiano Ciro Guerra, e Ixcanul, del guatemalteco Jayro Bustamante, que lograron ocho candidaturas, así como El club, del chileno Pablo Larraín, y El clan, del argentino Pablo Trapero, con seis nominaciones.

Fonzi apuesta a que va a ser una "fiesta" y una oportunidad para brindar y encontrarse con compañeros de todo el mundo en uno de los mayores eventos de difusión del séptimo arte en español y portugués.

"Siento que el cine es cine y el buen cine es el buen cine sin importar en qué idioma se hable", dice la actriz. Sin embargo, admite que es importante destacar el valor de las producciones de habla hispana por el gran trabajo que supone lograr que se difundan por todo el mundo.

"Mucho más que las que son grandes tanques de producción" como las que constantemente produce Hollywood, concluyó la actual novia del director Santiago Mitre.

Fuente: Efe vía Télam.
Fuente:

Más Leídas