espectaculos espectaculos
domingo 08 de enero de 2017

"Desierto": a la caza del inmigrante

El director Jonás Cuarón retrata los obstáculos que deben salvar los inmigrantes que intentan cruzan la frontera entre México y Estados Unidos.

La narración de la película «Desierto» encaja en los cánones del cine de terror y así la concibió su director Jonás Cuarón, aunque en realidad sea una llamada de socorro al inmigrante. «Quería utilizar este genero porque necesitaba conectar con el publico de una forma visceral y no intelectual» explica el hijo de Alfonso Cuarón.

La cinta cuenta la travesía de un grupo de inmigrantes que intentan cruzar la frontera entre México y Estados Unidos por el desierto de Sonora, desafiando las mafias, la naturaleza y la policía de inmigración. «Hemos mostrado lo que puede ocurrir como consecuencia de la división que existe en la población norteamericana, del odio que se ha generado con la retorica actual. Esta historia es una absoluta pesadilla» reconoce el protagonista de Desierto, el actor mexicano Gael García Bernal.

Durante su viaje, el grupo de emigrantes consigue salvar los obstáculos previsibles hasta que se encuentran con Sam, a quien da vida el actor Jeffrey Dean Morgan, un vigilante que no cesará en su empeño por eliminarlos a todos. «El odio, el racismo, aparecen en el gatillo de su rifle. Es un hombre que se siente validado por el miedo contra el inmigrante», admite Bernal. En su afán de provocar a la audiencia,

Cuarón crea un villano que no deja espacio para el debate. «Vivimos en un momento en el que parece que todo es debatible, pero hay acciones que surgen del odio que sinceramente no lo son», asegura el realizador. Curiosamente, ni Cuarón ni Gael pudieron pronosticar, cuando idearon «Desierto», que Trump iba a dar una segunda lectura a su película. «El filme es puro entretenimiento, una experiencia emocionante. Sin embargo, lo hice porque he visto este fenómeno empezar. He vivido en los Estados Unidos los últimos quince años y he escuchado el discurso contra los inmigrantes, contra los extranjeros. Este relato avisa de lo que puede suceder si seguimos promoviendo el odio», reflexiona Cuarón. Para García Bernal, la inmigración es parte integral del ser humano. «Mudarse de un lado a otro en busca de un lugar donde sobrevivir ha salvado a la humanidad, forma parte de nuestra historia. No entiendo que haya que construir muros», comparte irritado.

La mentalidad racista, desatada en Estados Unidos con la llegada del presidente electo, invita a que artistas mexicanos como Jonás Cuarón o Gael García Bernal se rebelen contra las que consideran palabras injustas. «El problema es que estamos construyendo un cuento cargado de mentiras. Los inmigrantes no son criminales, vienen a trabajar, el odio al extranjero no debe fomentarse. Nadie va a deportar a doce millones de mexicanos», comenta el actor. «Yo no vivo en Estados Unidos, pero siento curiosidad por saber que dicen los hijos de los inmigrantes que llegaron antes. La mentalidad de política electoralista es muy peligrosa y solo conduce al desastre. Es importante cambiar el discurso, hablar con un mensaje positivo, conciliador», añade.

A sus 37 años, García Bernal es uno de los actores mexicanos más reconocidos internacionalmente. Ganador el año pasado del Globo de Oro por la serie «Mozart in the Jungle» (por la que vuelve a estar nominado), Gael es un ferviente defensor de su país, de donde no tiene intención de irse. «México es hermoso, con una cultura riquísima, amo vivir en mi país. Lo malo es que tenemos un gobierno que es un desastre», sentencia el actor.
Fuente: abc.es

Dejanos tu comentario

Más Leídas