espectaculos espectaculos
viernes 25 de agosto de 2017

Death Note: El poder de asesinar con solo escribir un nombre

Netflix estrena la película que adapta el famoso manga de fantasía

Adam Wingard se dedica al cine para pasárselo bien. Muy bien. Y si por el camino consigue alguna vez dirigir una película de la franquicia Alien, entonces ya no habría nadie más feliz en el mundo. A base de filmes de terror, de serie B para abajo, se está labrando un currículum en el terreno que más le gusta. Su última aportación es la adaptación estadounidense del manga y anime Death Note,que estrena hoy Netflix. Y parece que le va bien: Warner le ha fichado para dirigir el enfrentamiento entre King Kong y Godzilla que se verá en las salas de cine en 2020.

Death Note cuenta la historia de un estudiante, interpretado por Nat Wolff, que se hace con un cuaderno que da el poder a la persona que lo posea de matar a quien quiera solo con escribir su nombre en sus páginas. Un poder otorgado por un traicionero dios de la muerte llamado Ryuj al que pone la voz Willem Dafoe.

Un famoso detective (interpretado por Lakeith Stanfield) tratará de resolver la plaga de muertes en extrañas circunstancias. El filme iba a ser rodado por Warner, e incluso directores como Gus Van Sant o Shane Black estuvieron a punto de dirigirlo. Al final, llegó Wingard, pero el estudio decidió producir menos películas y permitió al cineasta llevarse el proyecto a otro sitio. Poco después, Netflix ya lo había comprado para ponerlo en marcha.

Las quejas de los más fanáticos han surgido desde que se anunció que Hollywood iba a hacer una adaptación del exitoso manga (publicado entre 2003 y 2006), que tuvo su extensión en forma de serie animada (2006-2007), cuyos 37 episodios también se pueden ver ahora en Netflix en España. También se produjeron tres películas niponas que arrasaron en taquilla en Japón. "Son toneladas de responsabilidad. Para mí era importante tratar de hacer honor a los elementos temáticos. En general creo que hay un desagrado por defecto entre la comunidad anime cada vez que algo se adapta a una película de acción real", comenta Wingard a EL PAÍS en una habitacion de un hotel londinense. "Ha sido raro desde el principio. Cuando se anunció que yo haría la película, inmediatamente había gente dándome duro en Twitter diciendo: ¡has arruinado Death Note! ¿Cómo lo he hecho? ¡Si no habíamos rodado nada y ni siquiera entonces teníamos un guion completo!", dice el director.

La película toma el planteamiento y los personajes principales del manga, pero ha sido adaptada para un público occidental, desde su localización en Seattle a las referencias cinematográficas que han tomado Wingard y su habitual equipo de producción. "Siempre he visto esta película como una mezcla de géneros. En términos de inspiración, las escenas de muertes vienen muy directas de Destino final. Queríamos pasarlo bien con estas muertes, especialmente al principio de la película, cuando el protagonista todavía disfruta con el libro, queríamos que el espectador quisiera adivinar qué iba a pasar y que se lo pasara bien haciéndolo, con cabezas explotando. Lo que es muy diferente del material original, donde casi todo el mundo tiene ataques al corazón", comenta entre risas.

"Hemos decidido hacer algo más cinemático. Otras referencias son Heat, las películas de los ochenta, las de Michael Mann en general, Escuela de jóvenes asesinos (Heathers), y una mezcla de cosas oscuras de los años ochenta y películas de instituto con adolescentes", finaliza el director. Lo raro es que no citara también su gran pasión, Alien. Ya encontrará una película para inspirarse en ella.
Fuente:

Más Leídas