espectaculos - Star Wars Star Wars
lunes 19 de junio de 2017

Cocaína, heroína y éxtasis en la autopsia de Carrie Fisher

A pesar de este análisis, no se pudo determinar cuál fue la causa de fallecimiento de la actriz y guionista, famosa por su papel de Princesa Leia en Star Wars.

El examen toxicológico realizado al cuerpo de Carrie Fisher encontró rastros de cocaína, morfina, codeína y oxicodona, así como vestigios de heroína y éxtasis, según reveló el sitio TMZ citando documentos de la oficina del forense del condado de Los Angeles. La actriz y guionista murió el 27 de diciembre último tras sufrir un ataque al corazón en un vuelo con destino a esa ciudad californiana. La autopsia no logró demostrar fehacientemente que esas sustancias jugaran un papel determinante en su deceso, cuya causa fue definida en su certificado como una "apnea del sueño y otros factores indeterminados ".

Fisher luchó durante toda su vida adulta contra la adicción a las drogas y su bipolaridad, que incluso llegó a tratar con terapia de electroshock. Su novela Postales del abismo, que luego adaptó al cine, con Meryl Streep y Shirley MacLaine las ficcionalizaba a través de dos versiones transparentes de ella misma y su madre, la estrella de cine Debbie Reynolds (que murió pocas horas después que Fisher).

"Mi mamá luchó contra la adicción a las drogas y su enfermedad mental durante toda su vida -dijo en un comunicado publicado por People al conocerse el resultado de su autopsia su hija, la también actriz Billie Lourd -. Finalmente murió a causa de ellas. Siempre habló públicamente en su trabajo sobre los estigmas sociales que rodean a estas enfermedades, sobre la vergüenza que atormenta a las personas que los sufren y a sus familias. Conozco a mi mamá y sé que ella hubiese querido que su muerte ayudara a que otras personas hablaran de sus dificultades. Que buscaran ayuda y reclamaran financiamiento para programas públicos de salud mental. La vergüenza y los estigmas sociales son los peores enemigos del progreso, de la búsqueda de soluciones y, en definitiva, de la posibilidad de una cura".

Al momento de su muerte, Fisher, recordada por interpretar a la princesa Leia en Star Wars , había concluido el rodaje de Los últimos jedi, el episodio VIII de la saga creada por George Lucas, que como podía apreciarse en Bright Lights -el documental dedicado a su relación con su madre, estrenado hace pocos meses en HBO - le demandaba un estricto régimen alimenticio y físico. Su icónico personaje, luego de varias idas y venidas, finalmente no será parte del Episodio IX, con el que concluirá la saga de la familia Skywalker.

Tras una participación en la serie Catastrophe, la actriz se preparaba antes de su muerte para retomar la gira promocional de su libro de memorias Los diarios de la princesa, editado recientemente en la Argentina, donde confesaba sus dificultades en el set de La guerra de las galaxias, y revelaba que había tenido un romance con Harrison Ford cuando tenía 19 años.
Fuente:

Más Leídas