espectaculos - Julio Chávez Julio Chávez
lunes 18 de septiembre de 2017

Carla Quevedo: "La sensualidad es un rol que se me atribuye, no lo considero propio"

Habló la actriz de la ficción "El maestro" que protagoniza Julio Chávez.

Carla Quevedo tuvo debut artístico en la película argentina ganadora del Premio Oscar "El secreto de sus ojos" y luego participó de varias películas más.

En la noche del miércoles se estrenó "El maestro", Pol-Ka, ficción protagonizada por Julio Chávez, y en la cual Quevedo se destaca.

Embed

El sitio PrimiciasYa.com se contactó con la bella actriz quien comentó sus sensaciones de este auspicioso momento profesional.

-¿En qué momento de tu vida te cae esta propuesta de estar junto a un actor consagrado como Julio Chávez en El maestro?

Hace casi 8 años que me fui a vivir a Estados Unidos por trabajo. Estuve en Nueva York y Los Ángeles. Y durante estos años volví a la Argentina a hacer propuestas particulares que me llegaron a interesaron. El año pasado filmé una serie con Leonardo Sbaraglia, otro gran actor, que se estrena en octubre por HBO, que se llama El imnotizador, donde coprotagonizo. Cuando terminé de filmar eso, que fueron cuatro meses en Uruguay, volví a la Argentina a visitar familiares y amigos y me llaman para dos castings de Pol-Ka. Los hice y en diciembre me llamaron para una prueba de cámara con Julio. La hicimos y fue espectacular, conectamos un montón y me confirmaron el papel. Si bien hace diez años que vengo trabajando, esta es la primera vez que me llega una propuesta de tanta envergadura, de tanta carga popular en mi país, para mí era un proyecto soñado. Era algo que me emocionó desde el momento uno, un desafío enorme. No dudé, armé las valijas, dejé todo y me vine a instalar a la Argentina de vuelta para firmar El maestro.

carla quevedo.jpg


-Tu debut en cine fue El secreto de sus ojos, que recordás de esa experiencia ya que la película llegó a los más alto del mundo con el premio Oscar?

El secreto fue como un bautismo para mí. Fue donde me di cuenta que ésta era mi vocación. Siempre era algo que me había gustado pero nunca que éste era el camino que yo quería seguir para el resto de mi vida. Estando en ese set, rodeada de tanta gente talentosa, me sentí muy inspirada y segura. Y me di cuenta esta cosa que me pasa que me siento más cómoda frente a una cámara que frente a otra persona, es tremendo. Para mí es un lugar de mucha seguridad donde puedo vulnerabilizarme con cierta facilidad. Para mí fue una experiencia increíble. Yo tenía 19 años. Ricardo me cuidó mucho, fue hasta paternal. Tenía una escena súper difícil de resolver y tanto Ricardo como Juan Campanella y la producción me cuidaron un montón. Fue una experiencia súper gratificante que me abrió muchas puertas.

-¿Cómo es trabajar con grandes actores de trayectoria como Ricardo Darín y ahora Julio Chávez, entre otros?

Es un regalo enorme que me cayó de la vida. Tuve mucha suerte. Si bien hay que tener talento, ganas de trabajar y mucha perseverancia, también hay un cierto condimento de suerte de estar en el lugar adecuado y momento dado. Mi primera experiencia profesional fue en El secreto, tuve mucha suerte. He trabajado con actores con los que crecí. Y también en Estados Unidos, el año pasado protagonicé una serie con Winola Raider. Tenía 15 años y la veía a ella en Nueva York y yo decía: `quiero transformarme en esa mujer´. De golpe tener la oportunidad de compartir escenas con esta gente y la experiencia humana de contar historias y aprendizajes siento que me enriquece mucho y siento que trabajar con un gran compañero potencia también tu trabajo. Estoy muy agradecida de las oportunidades que tuve.

carla quevedo 2.jpg


-¿Sos de seguir el rating en general?

No soy de seguir el rating, primero porque me enteré que en Capital Federal sólo mil familias tienen el aparato. Prefiero creer que medio es una mentira. Por suerte nosotros medimos muy bien. Hoy en día también con las plataformas digitales a mí lo que me importa es que llegue a la gente y que les guste. Si lo disfrutaron o les pareció de calidad.

-En varios medios destacaron tu belleza en las fotos que compartís en las redes sociales, ¿cómo es llevar ese rol sensual y de actriz y a la vez?

El rol sensual es un rol que se me atribuye, que no lo considero propio. Nos gusta, y me incluyo, poner etiquetas y siempre que aparece una cara aparentemente nueva para lo que es lo más popular nos gusta ponerle un título. Yo siempre digo que tengo muchas ganas de que conozcan mi trabajo, que me vean actuar y que hablen de eso. Estoy preparada para recibir críticas para mejorar y de a poquito recibir halagos también. Después lo que es yo como persona me parece que no soy ejemplo de nada y trato en redes sociales, tal vez desde un lugar un poco ingenuo, de ser quien soy. Internet para mí es un gran aliado de ciertas situaciones que me cuesta atravesar como persona. Muchas veces mis amigos me dicen: `tené cuidado con esto que pones que pusiste de la depresión un post que te va a complicar a la hora de conseguir laburo´. Y la verdad que a mí no me parece que sea así. Uno elije qué mostrar y qué no. Pero para mí de esas cosas sobre todo hay que hablar. Me parece más interesante que me pregunten cómo atravieso la angustia que cuáles son mis rutinas de belleza. Con esa respuesta ojalá pueda llegar y ayudar a más gente que lo necesita. O también el mensaje que comunica mi personaje en la serie de que no hay que abandonar, que hay miles de `no´ en la vida y por ahí en un `sí´ todo vuelve a valer la pena. Y cuando parece que ya no hay esperanzas o que a nadie le importa o que somos invisibles, es cuando más fuerte hay que plantar los pies en la tierra y decir: `yo importo y sigo´. Al final del día siempre hay recompensa de alguna u otra manera.

carla quevedo 3.jpg


-Tenés varios tatuajes, ¿cuándo te surgió el amor por los tattoo y cuál es el más especial para ti?

Tengo 13 tatuajes. Me gustan mucho las palabras, la escritura, y para mí el tatuaje es como escribir y me pasa mucho en mi vida que escribo mucho. Siento que poner palabras en un papel o computadora es como enterrarlo, sacarlo del cuerpo y ponerlo afuera en un lugar que queda plasmado para siempre. Los tatuajes para mí son un poco eso, palabras o imágenes de un momento. Son cicatrices pero con historias lindas. El más especial es uno que tengo en la muñeca tatuado en blanco, que casi no se ve, que dice: tu risa continúa. Me lo hice en honor a una persona que ya no está, que quiero muchísimo.

Por Luciano López L. / lopez.luciano@primiciasya.com / @lucianolopez25

Fuente: Primicias Ya

Más Leídas