espectaculos espectaculos
viernes 06 de enero de 2017

Bustamante: "Soy movimiento"

La artista hace temporada en Buenos Aires con su show La vida según Edda. Inquieta como pocos y confiesa que no mira hacia atrás y que la fama es "congelamiento".

La actriz y bailarina Edda Bustamente comenzó ayer en el espacio porteño La Dama de Bollini un ciclo bajo el sugestivo nombre La vida según Edda, en el que canta, baila, narra con humor y dispara una serie de reflexiones a partir del modo en que influyeron en su vida cuatro hombres: Jorge Luis Borges, Mario Benedetti, Facundo Cabral y Jim Morrison.

En La vida según Edda se podrá apreciar lo más interesante de una actriz que vivió bajo el rótulo de femme fatale por su sensualidad, pero que dice: "Lo espantoso de la fama es el congelamiento al que te somete la gente".

"Siempre me estoy renovando, siempre estoy evolucionando, hablar ahora de mi pasado me parece lo más aburrido del mundo, te congela y es un gasto de energía. Lo más espantoso de la fama es el congelamiento que hace la gente de las personas. Hay artistas a los que les conviene, pero a mí para nada, porque yo tengo la cabeza en movimiento todo el tiempo; me tendría que cambiar el nombre todos los años a ver si la gente entiende que el congelamiento es malo; hay 500 mil cosas que se recuerdan de mí y no me interesan nada", asegura en esta charla periodística.

Presentado como un show, lejos del café concert y del unipersonal, Edda está acompañada por la saxofonista Paloma Sneh y contará en cada actuación con distintos invitados, como la banda pop Believen.

"Me encanta trabajar, hacer humor, proponer reflexiones, me encanta la situación donde fluyo, donde se da el intercambio con el otro, donde interactúo con el público y aparece la improvisación a partir de lo que te llega de la gente; es algo que me potencia y este año decidí meterme con esta línea de trabajo privilegiando la dinámica del show, con una puesta muy arriba", asegura.

En el espectáculo Bustamante habla de muchas cosas, de las coincidencias, por ejemplo, en las que dice encuentra "el peligro de que pueden llevar al estancamiento". Y de las certidumbres, a las que define como "un viaje de ida; la incertidumbre es mucho más interesante, abre miles de caminos".

La actriz aclara con énfasis que en La vida según Edda no lee a Borges, Benedetti o Cabral, sino que los usa "para hablar de lo que pienso sobre la vida. Ellos son referentes de hombres, es un poco sobre la manera como distintos tipos de hombres llegan a mi vida y pueden cambiarla".

–¿Y qué es lo que te apasiona de Borges?
–Los disparos mentales cósmicos que compartimos.

–El show parece proponer una Edda Bustamente muy distante de la que la gente construyó durante tantos años...
–Para mí la construcción viene del otro, es como el que trae los ladrillos, pero la casa la tenés vos en la cabeza, sos vos, tu cuerpo y tu mente están en paz más allá de eso. La fantasía está en los otros; yo siempre fui y soy lo que ves y tengo varias Eddas, una puede ser un amor con algunos y una maldita con otros; mis Eddas interiores chillan y dan el subtexto de mi vida, yo muestro y soy las Eddas también según las circunstancias, mientras las otras chillan en mi cabeza. Pero volviendo al show, ahí está la historia de darme cuenta de que tenía cuatro hombres que me estaban dando vuelta la cabeza, que me rompen la cabeza y por eso los traje.

–¿Qué materiales usaste, cosas que habías escrito?
–Escribo todo lo que hago y escribo obras, hago adaptaciones, tengo mis cuadernos escribiendo mi vida, pero todo lo tengo en la cabeza y no vuelvo a textos donde mi pensamiento fue una circunstancia pasada sino que siempre me renuevo en cuanto a lo que estoy sintiendo. Cuando se repiten cosas es porque eso me sigue divirtiendo, y eso es lo auténtico mío, que no uso las cosas por desesperación sino porque me divierten o me bajan en el momento.

–Es un salto al vacío también...
–Tenía un baúl fantástico que estaba lleno de papeles y cosas mías; hace cosa de un año agarré todo, busqué dos bolsas de consorcio, vacié el baúl y lo tiré. Ahí se fueron años de mi vida, sentía la necesidad de que desapareciera todo.

–Entonces no hay lecturas, definitivamente...
–Para nada, hablo de lo que influyeron en mí estos cuatro hombres, saco de ahí temas, son personas que influyeron en mi vida y no los juzgo porque creo que a los que dejaron huella no hay que juzgarlos. Hay gente que vive de los otros y se la pasa juzgando, eso es muy triste, como los que juzgan a Maradona, es tremendo, el tipo está ahí, dejó su huella.

–¿Y el show tampoco tiene una letra a la que estás atada?
–No, para nada, tiene una estructura distinta del café concert, de la comedia, del unipersonal. Se trata de un show, es ese género, canto, bailo, invento, hay cosas pautadas, claro, tengo una línea de lo que voy a hacer pero no me aprendo una línea de memoria sino que me empapo de una idea. Y después transito la situación.

–¿Cómo te definirías?
–Me defino como una artista y, en esencia, soy bailarina. Soy movimiento.

"Lo más espantoso de la fama es el congelamiento que hace la gente de las personas. Hay artistas a los que les conviene, pero a mí para nada, tengo la cabeza en movimiento todo el tiempo"
Fuente: Télam

Más Leídas