espectaculos espectaculos
viernes 15 de abril de 2016

Bicho Gómez: el humor como principal obsesión

El comediante y actor, que a la popularidad saltó cuando en 2014 ganó el "Bailando por un sueño" hoy vuelve a las tablas del "interior"

Nació en Río Cuarto, Córdoba, hace 53 años, y se podría decir que la carpa de circo fue su cuna. Desde temprana edad participaba con números de acrobacia en espectáculos circenses de su familia. Se podría decir el hombre nació riendo. O por lo menos, así se lo propone cada despertar.
Por eso era previsible que su formación sea la humorística y que –de forma visible o no– lleve en sus personajes la nariz colorada.

El comediante y actor, que a la popularidad saltó cuando en 2014 ganó el "Bailando por un sueño" pero que los pasos en su carrera los dio junto a maestros como el recordado Jorge Guinzburg (para el programa Mañanas informales creó al payaso Mala Onda), hoy vuelve a las tablas del "interior".
Sale otra vez de gira, no ya en carpa sino en avión y para recorrer importantes ciudades del país con uno de los mayores éxitos teatrales de los últimos años: Toc Toc.

La obra, en cartelera porteña desde hace seis años, tiene un elenco para presentaciones en el resto del país para el que fue convocado Bicho Gómez. Y al que no se resistió. "Las comedias con humor que incomoda, que te dejan pensando, son las que me enamoran", confirma. Él y Sabrina Carballo son las incorporaciones de un elenco que completan Ernesto Claudio, Lara Ruiz, Verónica Piaggio, Diego Freigedo y Gabriela Licht.

–Vos, que has viajado por todos lados con el circo, ¿cómo vivís la previa a subirte a la ruta para girar con una obra de teatro?
–Lo vivo con mucha ansiedad y alegría a la vez. Me encanta y hacía mucho tiempo que no giraba por el país. Así que cuando me convocaron para hacer esta obra en las provincias no lo dudé. Aparte porque Toc Toc es una obra que lleva seis años de éxito, ahora arranca su cuarta temporada en gira. Era fácil prenderse.

–Imagino que debe ser más tentador a probar suerte con algo nuevo...
–Sí, esta obra viene con un rodaje importantísimo, y además la obra es genial, muy divertida, la pasamos muy bien nosotros arriba del escenario y los de abajo, el público, también. Por eso cuando te convocan para algo tan importante, que te divierte y con el que aprendés, no podés negarte.

–¿Qué personaje te tocó?
–Yo hago el personaje de Camilo, el taxista, que tiene el trastorno de sacar cuentas, contar todo, tiene una obsesión con los números. Podemos creer que es una persona normal, pero no lo es.

–¿La obra te acercó a tus propios TOC?
–Y... sí. Viste que todos tenemos algún trastorno obsesivo compulsivo, más o menos visible a los demás. Yo tengo varios... por ejemplo, me gusta mucho lavarme las manos. Y lo que me encanta de la obra es justamente que parece una comedia liviana pero en el fondo está hablando de una enfermedad que es muy fea para el que la padece.

–En el verano te subiste a Stravaganza, seguís conectado a tus raíces circenses dirigiendo un espectáculo de clown y ahora estás en Toc Toc. ¿Te sentís un artista versátil?
–Disfruto de hacer lo que me gusta, me gusta mucho actuar, me gusta dirigir, me gusta aprender. Soy un tipo curioso que tiene la necesidad de aprender todo el tiempo. Vivo poniéndome desafíos. Podría estar tranquilamente haciendo el payaso Mala Onda o el Mariachi Loco y sin embargo elijo correrme de ese lugar para seguir creciendo, que es lo que más me interesa.

–¿Y no te cuesta despedir a tus personajes por los que la gente te identifica?
–Es que no me despido, están dentro mío siempre. Cada cosa que hago arriba del escenario es un poquito de mi esencia, de mi manera de ser. Digamos que a mis personajes los jubilo pero los visito cada tanto.

–¿Disfrutás mucho del humor o tenés el rol dramático como una materia pendiente en tu carrera?
–No. Yo la paso muy bien como humorista. Me gusta mucho el humor negro, irónico, incómodo, el que deja un mensaje... Ese humor que maneja Toc Toc, justamente. Es que para mí el humor es sanador, reflexivo, la gente necesita reírse y cuando lo hacés con buena leche, eso llega, y por eso después ves la recompensa. Ser convocado para esta obra y salir a recorrer el país, es algo muy importante para mí y estoy muy agradecido. No soy ambicioso y no me olvido de dónde vengo.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas