espectaculos - Ashton Kutcher Ashton Kutcher
martes 29 de marzo de 2016

"Ahora sólo cuento las historias que quiero contar"

Lo dijo el actor Ashton Kutcher en una entrevista con el Diario La Capital de Rosario.

Por Luciana Boglioli
De La Capital de Rosario

Su verdadero nombre es Chris. Y lo cambió por Ashton, su segundo nombre, cuando se lanzó a la fama en los '90. "Aprendí muchas cosas siendo Chris, y una de las más importantes es que lo más sexy del mundo es ser inteligente. Todo lo demás es basura", aseguró el actor en el polémico discurso que dio al ganar el Teen Choice Awards en 2013.

Es que al actor, empresario, ex modelo y productor Ashton Kutcher nadie le regaló nada. Trabajó desde los 13 años arreglando techos con su padre, lavó platos y hasta trapeó en una fábrica. Es el autor de su propio destino y trabajó muy duro hasta convertirse en la estrella de Hollywood que es hoy: una de las 100 personas más influyentes del mundo, según la revista Time, y una de las celebridades más poderosas según Forbes.

El protagonista de Two and a Half Men, That '70s Show, El efecto mariposa, Guardianes de altamar, Amigos con derecho, Jobs y Dude, Where is my car? estuvo en la Argentina para promocionar su nueva serie The Ranch, que se estrena este viernes por Netflix y mantuvo una entrevista íntima con La Capital de Rosario acerca de su gran regreso a la comedia. Y por supuesto que su presencia revolucionó el país. El actor paseó por el cementerio de Recoleta, visitó el Monumental de River, se sacó selfies con sus fans que lo acecharon a cada minuto y la rockeó en el festival de música Lollapalooza.

Una década después del final de la exitosa That '70s Show Kutcher y Danny Masterson vuelven a reunirse en esta nueva sitcom, de la que participan también Sam Elliott y Debra Winger, que indaga en el humor ingenuo con una divertida impronta granjera.

Ex esposo de Demi Moore y actual de Mila Kunis, con quien tiene a su hija Wyatt Isabelle, el actor de 38 años llegó a la entrevista –en el Hotel Four Seasons de Capital Federal– de muy buen humor, vistiendo un jean negro, remera blanca y cárdigan gris, que no concuerda con el estereotipo de "homme fatale" de la pantalla grande, sino más bien con un niño adulto, que mantiene el perfecto equilibrio de frescura y sensualidad.

El astro nacido en Iowa aseguró que quiere desafiar las convenciones de la sitcom y que su triunfo como actor es contar las historias que quiere contar. Además habló sobre Thorn, la organización que lidera que defiende a los niños abusados: "Es una gran responsabilidad emocional cuando viene un niño a mi organización", expresó con preocupación.

Dijo que es un honor ser una de las personas más influyentes del mundo y analizó la postulación de Donald Trump, el candidato republicano a presidente de Estados Unidos: "El éxito de Donald Trump tiene que ver con el descontento de la gente con el sistema político".

–¿Cómo describís a tu nuevo personaje de Colt?
–Colt es un hombre que quería probar suerte jugando al fútbol. Cuando terminamos la secundaria queremos decirle a nuestros padres y amigos: "voy a hacer algo grande con mi vida", creo que es una situación por la que pasan muchos a esa edad. Y el gran miedo es fracasar. Y eso fue lo que le pasó a Colt, que se vio obligado a volver a su pueblo a vivir con su familia. Él se siente un fracasado entonces trata de recuperar sus años de gloria y juventud. Y encontrar un lugar en la vida donde pueda hacer algo significativo. A la vez, trata de reconstruir los lazos del pasado, con su familia y amigos.

–Volvés a compartir un proyecto con Danny Masterson, que ahora interpreta a tu hermano mayor. Esta serie muestra cómo reconstruís tu vínculo con él y con tu padre Beau (Elliott), a quienes no has visto en 15 años mientras tratan de mantener el negocio familiar a flote. ¿En qué se conecta esta historia con tu adolescencia?    
–Esta serie se centra en la historia de una familia conflictuada. Mis padres se divorciaron cuando yo era chico y la pasé mal por eso, además peleaba mucho con mi hermana mayor. Todos tuvimos ese tipo de infancia. Y lo que muestra este show es que los conflictos entre padres e hijos y hermanos tampoco desaparecen cuando los chicos se van de la casa. También se trata de llevar adelante un negocio familiar en la granja, que viene de muchas generaciones, en un momento de grandes corporaciones. Yo vengo de un pueblo muy chico, donde todos nos conocemos y es muy difícil representar a personas así.

–¿Cómo fue el desafío de hablar como un granjero?
–Ninguno de los dos sabíamos cómo debían sonar nuestros personajes, entonces empezamos a salir con Sam (Elliot). Y nos dimos cuenta que teníamos que sonar como él. Mi personaje ha estado viajando y jugando fútbol en Canadá por lo que habla casi en neutro, entonces cuando vuelve al pueblo, el dialecto se vuelve cada vez más local. Cuando volvía a Iowa después de filmar seguía hablando con el tono del personaje (risas). (Habla como su personaje): El tono es cantado y lento, nos tomamos nuestros tiempo para decir lo que queremos decir.

–Fuiste nombrado una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time y una de las celebridades más poderosas según Forbes por tu éxito como inversor en empresas emergentes como Airbnb, Skype y Lenovo. ¿Cómo te sentís en ese lugar? ¿Cuál es el lado negativo de ser tan popular, tan famoso y tan influyente?
–Creo que hay dos partes. Por un lado, esto me permite ser parte de la futura plataforma económica de jóvenes (World Economic Forum). Esto conlleva una gran responsabilidad porque afecta a millones de millones de personas. También me estoy dedicando a la lucha contra el abuso sexual de los niños. Y es una gran responsabilidad emocional cuando viene un niño a mi organización pidiendo ayuda y no podemos averiguar quién es. Tener plataformas de medios de comunicación ayuda a hacer entender a la gente cuán conectados estamos todos. Y la única manera de ser mejores individuos es trabajando todos juntos. Es una gran responsabilidad pero una hermosa oportunidad. Y el lado negativo de todo esto es que pensás que estás en una posición en la que pensás que tenés una gran libertad en todo sentido: podés ir a los lugares más top, comer en los mejores restoranes; pero en realidad no podés, porque todo lo que hacés es público. Es tramposo, pero puedo sobrellevarlo. Y en definitiva, es un honor estar en este lugar.

–Después de tu extensa trayectoria en el cine y la televisión, ¿cómo ves tu evolución como artista y por qué decidiste producir y protagonizar esta nueva sitcom?
–En realidad no pienso en mi evolución como actor, sino que trato de hacer proyectos desafiantes y que me diviertan. La evolución principal es contar buenas historias. Al principio agarrás cualquier historia y te pasás la mayor parte de tu carrera sin parar, agarrando un trabajo tras otro. Pero llegué a un momento de mi carrera en el que ahora sólo cuento las historias que quiero contar. Y en The Ranch hay un mensaje en cada diálogo. Antes le daba más importancia al entretenimiento, pero ahora me importa el impacto social de cada una de mis líneas.

–El formato televisivo se fue transformando y hoy Netflix es tan popular que mucha gente prefiere armar su programación antes que limitarse al primetime. ¿Cómo ves la actualidad de los programas de TV?
–Hay cosas que no cambiaron desde que era chico, de alguna manera todas las comedias siguieron con el legado de series de los '50 como I love Lucy. Con Netflix la gente puede decidir si ver un episodio por semana o todos juntos. Con esta serie queremos desafiar las convenciones de la sitcom. Como no hay pausas publicitarias, no tenemos que tratar el material de la misma manera ni poner un chiste al final de cada escena. No tenemos un límite de tiempo, lo que nos permite contar muchas más historias y profundizar más en la trama. El entretenimiento cambió, ya que la gente está todo el tiempo con su celular, y mirar una serie se ha vuelto una experiencia aislada e individual. Nosotros queremos que nuestra serie sea una experiencia compartida. Porque la clave de la humanidad es que compartamos lo que sentimos y creemos.

–Muchos artistas estadounidenses, como Miley Cyrus y Cher, expresaron su descontento en contra de las declaraciones xenófobas de Donald Trump. ¿Creés que puede llegar a ser el futuro presidente de Estados Unidos?
–Una de las cosas buenas de esto es que las opiniones políticas pueden ser mantenidas en privado. Pero igual voy a responder a tu pregunta. No creo que Donald, en realidad, no creo que ninguno de los candidatos conservadores representen la perspectiva conservadora de la mayoría de los estadounidenses. El éxito de Donald Trump tiene que ver con el descontento de la gente con el sistema político; ya que al haber dos partidos políticos, cualquier cosa que un partido promueve, el otro lo bloquea. El sistema está establecido así para mantener la estabilidad. La gente alineada bajo su partido es la que piensa que el sistema está roto, más que alineado detrás de sus ideas. La gente que tiene miedo no debería tener tanto miedo.
Fuente:

Más Leídas