espectaculos - Mendoza Mendoza
domingo 09 de julio de 2017

Acordes que conjugan lo clásico y lo popular

Albertina Crescitelli. La reconocida pianista mendocina presenta esta noche en el teatro Independencia su último trabajo discográfico, Trompetango, donde de la mano de un grupo de talentosos músicos pasea por nuestra música ciudadana y el jazz

La mendocina Albertina Crescitelli es una notable pianista, de sólida formación académica. Recibida en la Academia Liszt de Budapest, como concertista se ha presentado en diversos escenarios de ciudades europeas, especialmente en Viena y en importantes salas, teatros y festivales internacionales de Argentina, Chile, Venezuela, México, Suiza, Austria y Hungría.

Pero ahora va por un nuevo desafío, en la presentación esta noche en el teatro Independencia de un personalísimo disco, TrompeTango, que fusiona el jazz, el tango moderno y la música clásica, proyecto que nació hace dos años y medio y para cuya grabación reunió a destacados nombres de la música de diferentes géneros.

Esta noche va a estar acompañada de su papá, Roque Crescitelli, Juan Lázaro Méndolas, Jordi Clua, Oscar Giunta, Lucas Altamore y Fabrizio Colombo, en una coproducción con la Secretaría de Cultura de Mendoza como parte de los festejos de gala por la independencia argentina.

"Es mi primer disco de estas características, eso es lo interesante, porque los trabajos anteriores han sido como pianista clásica, pero hace algún tiempo decidí abrirme a otros estilos, como el tango moderno y el jazz. De allí surgió la idea de hacer esta fusión entre la pianista clásica y estos otros géneros", explica Albertina.

Además en este trabajo no sólo es pianista, sino también compositora, arregladora y directora del trabajo musical en su conjunto.

Portada del disco con letras en blanco.jpg

Selección de notables
Cada uno de los músicos elegidos para la grabación del disco y la presentación de esta noche –porque no son exactamente los mismos– fueron seleccionados con mucha rigurosidad, no sólo por sus méritos como artistas, sino en función de cómo podían articularse con los propósitos estéticos de la obra en general.

En primer lugar está Roque Crescitelli, que además de ser una figura destacada de nuestro jazz, es el productor del disco y padre de Albertina, con lo cual su presencia es doblemente gratificante para ambos.

"Fue un proyecto muy largo, porque vinieron músicos de Europa (el violinista Craig Stratton de Londres y el contrabajista Jordi Clua Soba de España) para grabar en Buenos Aires. A ellos se sumó Lázaro Méndolas, que en ese momento no estaba viviendo aquí, sino viajando por diferentes lugares y los demás con su respectivas agendas en Argentina. Por eso fue todo un reto lograr que todas estas personalidades se pudieran encontrar un momento para la grabación", explica Albertina acerca de la complejidad del proyecto, cuyo mastering terminó realizándose en Viena (Italia).

Con respecto al concierto, la intención desde el inicio fue que TrompeTango se presentara en Mendoza, y quienes deseen adquirir el CD podrán hacerlo a la salida del concierto en el teatro Independencia.

Foto de la contratapa del disco.jpg

Selección del repertorio
El azar no ha sido el artífice de la elección de los temas incluidos en este trabajo y para cada autor o temas Albertina tiene una razón para dar. "Con Adiós Nonino, de Astor Piazzolla hice un arreglo para este disco, pero la idea original surgió hace años, cuando murió mi abuelito, que era italiano. Cuando él falleció hice un arreglo para recordarlo a él para piano solo y luego se fue modificando hasta llegar a como está en el disco, que es para piano, bandoneón y trompeta", detalla Albertina de este tema que la acompaña hace muchos años.

La inclusión de Piazzolla es lógica, porque cuando uno habla de tango en el mundo su nombre surge espontáneamente, pero no era la intención hacer sólo eso, sino incluir otros autores argentinos. Así estarán presentes el Gato Barbieri (con sus aires de jazz en la música que compuso para la película del director Bernardo Bertolucci, Último tango en París), Juan Carlos Cobián y Enrique Cadícamo, con su tango Los mareados y el mendocino Tito Francia. En este último caso, además de que Albertina lo considera como uno de los máximos exponentes de nuestra música, con el gran guitarrista la unió una amistad.

La pianista también incluyó un tema propio, Alvaro, dedicado a su esposo.

Clásico y popular
"Hace mucho tiempo estoy trabajando, como una filosofía mía, en intentar romper los prejuicios dentro del arte. En el caso de la música clásica, creer que está divorciada de la música popular. La idea es juntar a compositores como Piazzolla o Tito Francia o cualquiera de los que hemos elegido para el repertorio, y juntarlos en una dinámica de forma clásica, con muchísimo cuidado en el tratamiento de los instrumentos y por eso se puede decir que es tango de cámara", refiere la concertista.

Este trabajo se emparenta con la música clásica, entre otros aspectos, por el cuidado y tratamiento del sonido o por los contrapuntos que se van a escuchar. "En este disco queríamos llevar un poco la idiosincracia de la música clásica a la música popular y me siento absolutamente feliz por la libertad que se tiene al tocar estos géneros, que no es la misma que cuando se interpreta música clásica", completa la idea Albertina.

A tal punto esta experiencia ha llegado a completarla que dice que ya no se imagina dejando de lado en su repertorio el tipo de música que está en este CD y que defiende porque los grandes compositores de siglos pasados no surgieron para deleitar a unos pocos, sino que gozaron del favor de ser populares.

"Uno de los compositores que yo más estudié e interpreté en mi vida, Franz Liszt, era un improvisador. Se dice que muchas de las obras de él no las tocaba dos veces iguales. Yo creo que la música clásica se ha ido divorciando del origen popular con el que nació y se ha ido academizando, estructurando, con muchas máscaras que no tienen que ver con sus inicios", cuenta Albertina, entendiendo que esta sería una de las razones por las cuales este tipo de composiciones ha perdido mucho público, sobre todo joven.

Esencia argentina
Con la consigna de "llevar lo popular a lo clásico y lo clásico a lo popular" este trabajo discográfico ha tenido como idea rectora que todos los compositores que figuren sean argentinos, con lo cual el hecho de que se presenten en la gala del 9 de julio adquiere una enorme importancia.
Más aún al saber que pasear las obras de nuestros artistas en diferentes lugares del mundo donde van a presentarse en gira con este disco. "Dentro de unos meses tenemos programada una gira por Europa, con la intención de llevar lo nuestro a otras ciudades, a otros países, como Budapest, Bélgica, Viena y Alemania y muy probablemente en Roma", concluye Albertina acerca de este tour que llevará a músicos de diferentes nacionalidades a pasear los sonidos argentinos por el mundo.
Fuente:

Más Leídas