espectaculos - Humor Humor
lunes 08 de agosto de 2016

"A los programas de archivo se les dio un uso político"

Luis Rubio, el hombre detrás de Eber Ludueña, vuelve a la conducción desde hoy, en TV or not TV, por el canal de cable TBS.

El humorista y hombre de televisión Luis Rubio es un experto en programas de archivo. Pocos saben que además de estar al frente del El ojo cítrico, Demoliendo teles y Ran 15, él fue productor de la sección Zapping de CQC, que devino en el popular programa que condujeron Guillermo López y Julieta Prandi durante varios años.

Además de haberse destacado como humorista gracias al icónico personaje de Eber Ludueña, el también conductor de 50 años supo hacerse un lugar como guionista y actor de películas.

Sin ir más lejos, en 2014 encarnó a Damián para la película Un amor en tiempos de selfies, junto con el actor Martín Bossi.

Si bien su personaje de Eber, el futbolista frustrado, es por lo que más se lo recuerda, Rubio es un avezado hombre de los medios y es por eso que el canal TBS (que pertenece a la cadena Turner y desembarcó hace dos años en Argentina tras formar parte de la grilla de canales de cable de Estados Unidos) no dudó en abrirle las puertas cuando se acercó a ellos con un proyecto propio, cargado de humor y originalidad.

De esta manera, nació TV or not TV, un envío de humor de 13 capítulos que utiliza el archivo televisivo para reciclar, intervenir y convertir a la televisión actual en un collage menos nocivo y mucho más divertido.

Además de la presencia de Rubio, habrá invitados reconocidos de la pantalla chica, como Mariano Peluffo, Diego Reinhold, Mariano Iúdica, Fabián Doman y Felipe Pigna, entre otros.

Este nuevo show, que promete media hora de humor absurdo, se podrá ver todos los lunes, martes, jueves y viernes, a la medianoche por la pantalla del canal de cable TBS.

Previo al estreno del programa, que ya está rodando su segunda temporada, el rosarino atendió a Diario UNO y contó cómo será el proyecto que debuta esta medianoche.

–¿Cómo es "TV or not TV" y cómo se diferencia de los otros programas de archivo que hiciste en el pasado?
–Este es un proyecto que presenté a Turner y que responde a una idea que siempre tuve y que esperé poder concretar en algún momento de mi carrera. Si bien es un programa de archivo, se trata de una oferta más lúdica, porque no buscamos bajar línea ni estamos buscando errores o equívocos de la gente, sino que tratamos de usar el archivo de la tele resignificándolo y armando un collage. De esta manera, se pueden sacar cosas de contexto y hacer segmentos muy graciosos.

–En Argentina, en los últimos años, los programas de archivo se usaron como arma política...
–Sí. La verdad es que hubo un uso más político de los programas de archivo, buscando contradicciones y usando eso para denunciar de alguna manera. Sirvieron para mostrar la falta de coherencia de algunos funcionarios. La idea de TV or not TV es otra, porque no tenemos ese objetivo y la idea es divertirnos. Es un programa más naif, que busca entretener y no criticar. Lo que sí hacemos es ser críticos con el medio en sí y algunas de las prácticas que tienen los medios.

–¿Cómo es la mecánica? ¿Vas a ser el conductor y además te acompañan invitados?
–Como no tengo presupuesto para escenografía ni para otro conductor, digamos que yo me voy metiendo en programas de distintas estrellas de televisión y comparto momentos, que son de archivo, con ellos. Una de las estrellas serán, por supuesto, los grandes momentos de Susana Giménez. He trabajado con mucho cromo. Es un programa de mucho truco y mucha posproducción.

–Pero también vas a hacer algunos personajes, ¿cómo van a ser?
–Son varios, tenés por ejemplo a Brian Colusso, el apuntador de los famosos, y a Claudio Buljubacich, el conductor de un ciclo que prioriza un PNT antes que sacarle el jugo a su entrevistado. También está el abogado de la tele, un riguroso asesor letrado que rechaza las más clásicas e ingenuas ideas de la TV de todos los tiempos. Todos son fácilmente identificables.

–¿Te gusta más conducir que trabajar como actor?
–Me gusta conducir, pero esto también es una especie de actuación, porque hago de un presentador que es muy aparato y que usa anteojitos. Hay toda una preparación detrás de este presentador que hago. En este caso, estoy feliz porque tengo la chance de hacer de la conducción una situación humorística.

–Eber Ludueña es un personaje icónico de la TV argentina, pero hace rato que no se lo ve al aire, ¿sigue activo?
–Aparece en una columna semanal que hago para una radio de Rosario y lo suelo hacer mucho en los eventos privados y fiestas de fin de año, que es mi otro trabajo. Es una figura muy pedida.

rubio-4.jpg

"Si bien es un programa de archivo, se trata de una oferta más lúdica, porque no buscamos bajar línea ni estamos buscando errores o equívocos, sino que tratamos de armar un collage"

"Hubo un uso más político de los programas de archivo, buscando contradicciones y usando eso para denunciar. Sirvieron para mostrar la falta de coherencia de algunos funcionarios"

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas