espectaculos - España España
viernes 24 de junio de 2016

Una mujer entre el misterio y la culpa

Julieta, de Pedro Almodóvar. La última película del director español, estrenada en las salas de Mendoza, vuelve a indagar sobre el inagotable universo femenino.

El cineasta Pedro Almodóvar vuelve a indagar en el mundo femenino con su nuevo filme, Julieta, estrenado ayer en nuestro cines y con el que compitió en el último Festival de Cannes. En esta ocasión se basó en tres cuentos de la premio Nobel de literatura canadiense Alice Munro para dar vida a su historia.

Adriana Ugarte y Emma Suárez son las actrices que componen a un mismo personaje, Julieta, una mujer madura que está lista para dejar Madrid e iniciar una nueva vida con su pareja cuando se encuentra con Bea, la amiga de infancia de su hija Antía, y entonces cambia sus planes.

Bea le cuenta que una semana antes se encontró con Antía y Julieta alimenta entonces la esperanza de volver a ver a su hija después de muchos años en los que no ha tenido noticias de ella.

Se decide a escribirle todo lo que ha guardado en secreto; habla del destino, de la culpabilidad, de la lucha de una madre que debe superar la incertidumbre, y del misterio que obliga a abandonar a seres queridos, borrándolos como si nunca hubiesen existido.

Se trata, y eso queda muy claro, de la fragilidad frente a hechos trágicos y los sentimientos de culpa que desencadenan en una mujer a la mitad de su vida, una serie de acontecimientos desafortunados que terminan acorralándola entre la espada y la pared, envejeciéndola de golpe.

Tres décadas atrás, viajando en tren, la joven Julieta conoció a un joven pescador quien, al filo de enviudar, la sedujo, y con el que más tarde convivirá y tendrá una hija, sin imaginar que en buena medida el azar terminará oscureciendo al límite del negro absoluto una vida que parecía ideal y feliz hasta que de golpe dejó de serlo.

Almodóvar regresa a un mundo femenino en el que los hombres ocupan un lugar secundario, esta vez poniendo énfasis en un personaje al que la vida desafía.

Julieta

La experiencia con Almodóvar
Emma Suárez no esconde que, cuando leyó el guión, ya quedó "sobrecogida" por las circunstancias vitales de la protagonista y de qué manera "un accidente la fractura y la hace convertirse en otra, cómo el dolor la transforma".

También trata del sentimiento de culpa, de "cómo lo transmitimos a nuestros hijos", de las ausencias, del abandono, de que "cuando alguien se marcha está más cerca que cuando estaba".

Adriana Ugarte, la otra protagonista, señaló que Almodóvar tenía muy claro que lo más importante de las dos actrices que dieran vida al personaje de Julieta es que "tuvieran una manera en común de entender el dolor. No intentó que fueran idénticas: está claro que son dos personas distintas".

"Lo que más me gusta -prosiguió- es que la película es muy realista, muy como la vida, donde no nos permitimos desgarrarnos, aunque llevamos el dolor atravesado".

Pero, al igual que Suárez, cree que en la película hay esperanza. "Aunque la vida no sea un paraíso, sí es una aventura, y hay momentos tan maravillosos que merece la pena vivirlos", apuntó.

Completan el elenco Daniel Grao, Rossy de Palma, y el argentino Darío Grandinetti , quienes ayudan a consumar una original aproximación al universo literario de Munro, ya explorado por Sarah Polley en Lejos de ella.

Estreno con mucho estrés
Cuando el filme se estrenó en Canes, el director manchego estaba en el centro de una controversia de repercusiones mundiales, el denominado Panamá Papers, que incluso llevó a la suspensión de muchos eventos de promoción del filme cuando Pedro y su hermano Agustín aparecieron como apoderados –desde junio de 1991 hasta noviembre de 1994– de una sociedad registrada en las Islas Vírgenes Británicas, un territorio que en España se considera un paraíso fiscal.

Y si bien Cannes fue bastante benévolo con la recepción de la película, no sucedió lo mismo en el resto del mundo, especialmente en España, donde se convirtió en el peor estreno de taquilla de Pedro Almodóvar de los últimos 20 años. Las especulaciones periodísticas hablaban de si el escándalo de los Panamá Papers habría afectado su llegada al público.

Homenaje a sus maestros
Como ocurre en buena parte de las obras del mexicano Arturo Ripstein, otro cineasta que considera como gran maestro, Julieta es llevada al límite de la angustia pero, a diferencia del azteca, prefiere tener piedad de su criatura, al abrirle una puerta a la esperanza.

"Traté de que sea un filme distinto a los anteriores, pero como ocurre en todos, vuelvo al universo femenino y el de la maternidad que es un tema que siempre me ha resultado muy atractivo", aseguró enfático Almodóvar.

"La culpabilidad fue un elemento que apareció a último momento, cuando ya tenía el guión escrito. No es culpa en el sentido extremo, o no ha sido mi intención que sea así, ni una culpabilidad católica, judeocristiana, sino un sentimiento laico, el de aquel que se siente responsable o insatisfecho porque le ocurre algo terrible en su vida", explicó.

"Quería imitar a mi maestro Luis Buñuel que en Ese oscuro objeto de deseo dividía el papel femenino en Angela Molina y Carole Bouquet, que tenían la misma edad y en este caso no me gusta la caracterización, el maquillaje para envejecer y quería que en el rostro de la actriz efectivamente el tiempo pasara, porque la mirada es imposible de maquillar, y siempre tuve en claro que debía dividir a la Julieta joven de la más madura que almacena dentro de sí años y años de dolor", explicó con respecto a la elección de dos actrices para un mismo personaje.

Fuente: Efe vía Télam
Fuente:

Más Leídas